Judo verbal 2
Judo verbal 2

Por todas partes veo consejos para emprendedores. Todo está cada vez más lleno de una cultura startup difusa y llena de buenas intenciones y de vendedores sin escrúpulos escondidos tras algunas de ellas.

Pero la realidad es que la mayoría de consejos para emprendedores que emanan de ahí no resultan útiles para el día a día.

Por eso, he querido dar mi punto de vista y tratar de equilibrar todo eso con consejos para emprendedores que sí funcionan.

Son los que le daría a mi mejor amigo o a un hermano, en caso de que un día me dijeran que quieren crear una empresa.

1. Olvídate de la pasión y busca un mercado que compre, el más importante de los consejos para emprendedores

El primer consejo para emprendedores es ignorar todos esos otros que hablan de pasión, ideas e iniciativa.

Si un mercado no compra algo, da igual lo apasionado que estés por ello. No hay premios al esfuerzo ni al entusiasmo, hay premio a satisfacer una demanda.

Por eso, el consejo más importante a la hora de crear una empresa es analizar el mercado antes que nada y estar 100% seguros de que es rentable y necesita algo como lo que hacemos.

Este consejo lo podremos aplicar en la práctica unido al siguiente.

2. Prueba el agua antes de saltar a la piscina

Uno de los principales problemas de muchos emprendedores es lo que se llama técnicamente: «Exceso de optimización anticipada».

En la práctica quiere decir algo que he visto mil veces: te pasas mucho tiempo terminando y perfeccionando un producto, que luego no se vende porque el mercado no lo quiere.

Para evitar esa pérdida de dinero, tiempo y una parte del corazón que también se rompe, hay que probar primero.

¿Cómo sabemos que hay una demanda? En realidad no lo sabemos a ciencia cierta, pero podemos minimizar las probabilidades de equivocarnos probando.

¿Cómo? De la siguiente manera:

  1. Creamos una página web con una descripción del producto, por ejemplo. Que sea atractiva y exprese bien nuestra ventaja competitiva.
  2. Creamos una campaña de anuncios en Facebook Ads o Google Adwords y le asignamos un presupuesto limitado. Digamos unos 300 euros, aunque dependerá de lo competido que esté el sector. Es importante que estemos dispuestos a perder ese dinero.
  3. Podemos poner un medio para apuntarse con el email cuando salga el producto, por ejemplo, para valorar mejor la respuesta.
  4. Analizamos los datos de ese experimento cuando se acabe el presupuesto para anuncios.

¿Se ha pinchado a menudo en el anuncio? ¿La gente ha visitado la página y se ha apuntado? ¿Hemos recibido mensajes?

Todas esas preguntas dan pistas sobre el verdadero interés del mercado antes de invertir nuestro tiempo, dinero y esfuerzo.

Es importante comprender que, incluso el interés negativo es interés. Al menos, esa negatividad implica que el tema que tratamos es importante y toca una fibra, con lo cual puede ser rentable con un nuevo enfoque. Sin embargo, lo peor que le puede pasar a un emprendedor es la indiferencia.

Si vemos que existe ese interés, adelante. Si no, en realidad no hemos perdido 300 euros, hemos ganado todo ese tiempo, euros no gastados en algo que el mercado no quiere y enormes cantidades de salud y sueño, que habríamos perdido por habernos lanzado sin mirar a una piscina en la que no había agua.

3. Ata bien el tema dinero, uno de los consejos para emprendedores más ignorados

Esto significa que hacemos un presupuesto de ingresos y gastos y, sobre todo, un presupuesto de tesorería. Después cogemos ese presupuesto y calculamos un escenario pesimista donde hay muchas menos ventas.

¿Podemos sobrevivir a ese escenario?

Porque es probable que, especialmente durante los primeros meses, la vida de nuestra empresa se parezca mucho a eso.

Si no tenemos bien atado el dinero, nada más funcionará.

Parece un consejo para emprendedores muy básico, pero es increíble la cantidad de ellos que lo subestima y no tiene una mínima cultura financiera. O empieza a planear todo excepto el dinero.

Una vez averiguamos que el mercado tiene interés, deberíamos empezar a hacer números a ver si nos cuadran.

4. Piénsate muy bien con quien te asocias

Este consejo para emprendedores es fundamental, porque elegir un socio es como casarse, teniendo en cuenta que, especialmente al principio, la vida juntos va a ser estresante y «el niño» (la empresa) va a demandar el 110% de nuestra atención y dinero. ¿Podremos soportar esa presión?

Caracteres incompatibles, socios desconocidos, amigos (es mi experiencia, mejor separar amistad y negocio) son candidatos bastante pobres.

Además de socios en sí, haría extensible este consejo para emprendedores a clientes y proveedores.

Ya comenté en su día qué clientes hay que dejar ir. Peor mejor aún que dejarlos ir es no captarlos en primer lugar, así que debemos estar atentos a las señales que dan de antemano y si pertenecen a alguno de los 3 tipos horribles que comento en el enlace anterior.

5. Ten muy claro cómo vas a conseguir clientes

Después de trabajar con infinidad de emprendedores, he aquí el plan de marketing de la mayoría: sentarse y esperar. Como mucho, algún anuncio suelto cuando la cosa, obviamente, empieza a ir mal.

Si nosotros no somos buenos vendedores, ni extrovertidos, debemos buscar a alguien que lo sea. Porque especialmente al principio vamos a tener que ir hasta la puerta de los clientes y tocar en ella.

Si estamos creando una empresa, deberíamos olvidarnos del Inbound Marketing y centrarnos en el Outbound Marketing.

Creer que vamos a conseguir visibilidad y atracción de buenas a primeras es una ilusión. Todo está muy saturado y los mejores clientes no tienen tiempo de dar paseos y, con suerte, ver nuestra web o encontrarnos. No nos necesitan porque nuestra competencia ya ha ido activamente a por ellos y les está satisfaciendo sus necesidades.

6. Sé el mejor o no seas nada

No solo hay que encontrar un mercado que compre, tenemos que ofrecer una solución superior porque de lo contrario van a comprar, sí, pero a otros.

Ya hay un montón de empresas en prácticamente todos los sectores. La suerte es que la mayoría son mediocres, dan lo mínimo y no se preocupan de verdad. Parece duro, pero no hay más que mirar a cómo nos han tratado muchas veces, como si fuéramos un número.

Siempre hay sitio para una solución más que sea excelente, pero no para lo mismo de siempre. Lo último que necesita el mundo es esto último.

Este tema lo desarrollé más a fondo aquí.

7. No caigas en la definición de emprendedor incompetente

Hace mucho tiempo escuché la que, probablemente, es la mejor definición de incompetencia: «Ocuparse de los detalles antes de haber terminado lo principal».

No voy a negar que, especialmente al principio, yo caía mucho en este error y que, de los consejos para emprendedores que doy, este fue mi punto débil.

Algunas de las manifestaciones habituales de esta incompetencia son, por ejemplo, cuando a un emprendedor le preocupa más el despacho que va a alquilar, el logo de la compañía o el portátil que comprará, en vez de estar buscando y firmando clientes.

Primero lo importante, luego los detalles.

Eso también permitirá que desarrollemos otra habilidad del emprendedor verdaderamente eficaz: Terminar proyectos y sacar productos al mercado, en vez de estar, eternamente, con trabajos que no se acaban.

8. Mantén una sana distancia emocional respecto al día a día

Poco se habla de que emprender es, en gran parte, un juego mental. Y cuando se habla de este aspecto interno, se pone el énfasis en elementos equivocados.

Por todo esto, uno de los mejores consejos para emprendedores es el de mantener una sana distancia respecto a lo que ocurre diariamente. Si nos atamos a los resultados de cada día, cuando vendamos seremos los reyes del mundo y, cuando transcurra la típica semana en la que no cierras nada, nos sentiremos un fracaso total.

Eso nos cobra un peaje psicológico demasiado alto. Lo principal en la práctica para aplicar este consejo es ampliar el campo de visión y examinar tendencias.

Por supuesto, debemos controlar, pero podemos hacerlo teniendo en cuenta tiempos amplios, un mes, por ejemplo, no el día a día. ¿Ha sido un buen mes? ¿Cómo ha sido respecto al anterior? ¿Cómo puede haberle afectado la estacionalidad (si, por ejemplo, es agosto y vendemos a otros negocios, las cifras serán más bajas y es normal)?

Debemos ser profesionales y mantener esa distancia. Si no, va a ser una montaña rusa constante en la que nos comportaremos de manera muy inestable.

9. Ten en cuenta que todo cuesta más de lo planeado

Esto ocurre en casi todos los ámbitos y, en algunos de ellos, se hace realidad en sentido literal. Eso significa que los costes de nuestros presupuestos, por ejemplo, tienden a ser más de los que planeamos y hay que controlarlos bien.

Pero no solo se refiere a eso.

Los proyectos cuestan más tiempo de lo que parece también, las ventas tardan más de lo que pensamos, todo tiende a necesitar más de lo que tenemos previsto, así que hay que corregir nuestras previsiones para incluir este sesgo cognitivo.

10. No pasa nada por abandonar, uno de los consejos para emprendedores más contraintuitivos

Otro de esos horribles consejos para emprendedores que suele haber por ahí es el de: «Nunca abandones».

Suena muy bien, pero la vida no es absoluta y sus reglas tampoco. Nuncas y siempres no tienen sitio a la hora de emprender. Por eso, el mantra de «nunca abandones» solo es efectivo para quien te quiere vender el libro o el discurso que incluye esas nociones infantiles e irreales.

Abandonar es perfectamente legítimo y la estrategia correcta en muchos casos.

¿Por qué atarse a un barco que se hunde y morir con él? Mejor salir a tiempo, minimizar los daños y vivir para emprender otro día.

Para aplicar esto bien, recomiendo leer Cómo saber cuándo abandonar y cuándo seguir

Hay más, pero estos son los 10 consejos para emprendedores más importantes y efectivos. Son el fruto de muchos años en muchas iniciativas, trabajando con muchos clientes.

Y en cuanto a consejos para emprendedores, mejor no comprar humo, porque el fuego que hay debajo, pero no vemos, nos puede quemar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here