Los 5 peores errores en el marketing online

Errores marketing online

Una de las consecuencias de este 2020 ha sido que las empresas han tenido que digitalizarse rápidamente, tanto en métodos de trabajo como en promoción y marketing.

En esos casos, lo primero y más efectivo es conocer cuáles son los errores más comunes dentro del marketing online, para evitarlos y ahorrarnos esos costosos fallos.

Y por experiencia, los 5 principales fallos que se cometen son:

1. Realizar acciones sin una estrategia

Ponerse a remar sin saber hacia dónde no nos va a llevar al lugar que queremos.

Muchas empresas se lanzan a digitalizar su marketing y el resultado es que realizan acciones aisladas sin un objetivo claro, en vez de ser una parte bien integrada de un sistema.

Los resultados son mediocres, el marketing online se convierte en un «invitado incómodo» y pronto se deja de lado, porque no parece que consigamos mucho.

No podemos confundir el movimiento de cualquier manera con una acción efectiva.

La solución

Todas las acciones de promoción online deben estar encuadradas dentro de la estrategia general de marketing y contribuir a conseguir unos objetivos claros.

Pero muchas empresas no tienen siquiera esos objetivos planteados, así que ni mucho menos tienen la estrategia (que no es más que definir claramente cómo se hará para llegar a ese objetivo).

2. Ser demasiado generalistas

Este es el error más común que devora rápidamente el presupuesto de marketing online, especialmente cuando se usan los medios de pago por clic, como Facebook Ads o Google Adwords.

Y en muchos casos, este error deriva de la propia «estrategia» fallida de posicionamiento de una empresa, que también trata de ser todo para todos, lo cual es la fórmula del desastre, porque así jamás apasionarás a nadie.

Así, si definimos que nuestro cliente son «emprendedores» y apuntamos a esa palabra clave tan genérica que abarca tantas cosas, muy pronto todo nuestro presupuesto se ha ido en anuncios que no han llegado a nuestro verdadero público objetivo.

O, por ejemplo, vendo un programa de «facturación» y, de nuevo, apunto a ese término clave tan difuso para que se muestren mis anuncios a quienes buscan eso. Pero de nuevo es demasiado general, lo cual va acompañado de mensajes de marketing igual de genéricos, que tampoco llaman la atención de nadie.

La solución

Este problema de marketing online pasa primero por definir bien quién es nuestro cliente ideal y especializarnos en un nicho concreto.

A partir de ahí, en palabras de Íñigo Campos, gerente de la empresa DND y experto en marketing de clínicas dentales:

La clave del éxito en el marketing online es que puedes «apuntar con láser» a un cliente ideal muy concreto y bien definido, presentando un mensaje personalizado al milímetro para sus principales necesidades.

Hoy día, ser genérico es un lujo que una pequeña o mediana empresa no se puede permitir. Ni en su marketing ni en su actividad en general.

En esos casos, los expertos se llevarán a los clientes, mientras que nuestros esfuerzos quedarán demasiado diluidos para nada.

3. Querer estar en todas las redes y usar todos los medios

Dentro del ímpetu de digitalización, muchas empresas se lanzan a estar en todas las redes sociales y probar todos los medios de marketing: email, PPC, SEO…

Y el resultado, de nuevo, es que el esfuerzo se diluye sin que dé resultado.

Querer estar en todo (igual que querer que todo el mundo sea nuestro cliente) es la receta para que nada funcione y nos cansemos pronto.

La solución

Escoge 2 redes y 2 medios de marketing online y domínalos. Concentra tu esfuerzo y presupuesto en aprender las mejores prácticas en esos pocos frentes.

La mayoría de empresas ya tiene recursos demasiado ajustados para el marketing, estirarlos en todas las cosas no nos traerá resultado en ninguna.

4. Desatender nuestra web

Nuestra web puede ser un excelente medio para obtener leads e interesados, pero muchas empresas la tienen descuidada, sin actualizar, sin optimizar tiempos de carga o con errores en las páginas.

Es más, he visto a menudo excelentes anuncios online que hacen su papel de llamar la atención, pero luego te llevan hasta una web con la que tienes una mala experiencia… y ya no vuelves.

Recordemos que no hay una segunda oportunidad de causar una buena primera impresión. Nuestra web es nuestra casa y nuestra tarjeta de presentación, lo primero que verá un posible cliente y a partir de la cual extraerá muchas conclusiones sobre nuestra profesionalidad y modo de trabajar.

Si la tenemos descuidada, no podemos culparle de que crea que también somos descuidados en otros ámbitos.

La solución

Sencilla, al menos en teoría. Es fundamental hacer una auditoría de nuestra página y que esta tenga un diseño moderno, atrayente y profesional. Que incite a contactar para saber más y en el que el visitante encuentre rápidamente la información que busca.

Si no limpiamos nuestra casa y la tenemos perfecta, de nada van a servir nuestros esfuerzos para promocionar que vengan.

5. No tener en cuenta el retorno de inversión

El concepto de retorno de inversión es el más importante y poderoso del marketing, tanto online como de cualquier otro tipo. Porque mientras mis retornos de la inversión sean buenos (es decir, obtenga más de un medio de marketing de lo que pongo en él) tengo, prácticamente, la «fórmula del dinero gratis».

Es decir, puedo invertir más porque seguiré ganando.

Pero el error más común es que se emplean demasiados esfuerzos en actividades que no tienen ningún retorno.

Por ejemplo, dedicar demasiado tiempo a posts en redes sociales que luego casi nadie lee o pasar demasiado tiempo en ellas (nada más fácil que perder una mañana ahí para nada).

Del mismo modo, muchas nuevas empresas (o empresas sin visibilidad todavía) se centran en el Inbound marketing y el SEO, que está muy bien, pero no va a dar resultados a corto plazo. En esas situaciones, es mucho más rentable emplear la mayor parte de esfuerzos en Outbound marketing, como el email en frío o los anuncios PPC.

La solución

La solución es el fundamento general para un marketing de éxito: medir todo lo que hacemos.

Tener en cuenta siempre lo que obtenemos de cada acción respecto a lo que invertimos (ese Retorno o ROI), así como porcentajes de clic en los anuncios, cifras de visitas, de conversión en la web…

Si hemos puesto unos objetivos y definido una estrategia (punto 1 de este contenido), debemos medir constantemente si vamos en la buena dirección y cuánto nos queda para llegar.

En definitiva, la digitalización y el marketing online son imprescindibles. No hay vuelta atrás y este 2020 ha supuesto una aceleración drástica de este proceso. Pero si no queremos estrellarnos a toda velocidad, lo primero es tener en cuenta estos 5 errores demasiado habituales, para no caer en ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba