Qué plataforma web elegir para emprender en Internet

Este va a ser un artículo corto y al grano, porque no merece la pena producir una «parálisis por análisis» reseñando un montón de plataformas distintas.

Lo he probado casi todo: aplicaciones de blog, de tienda online, portales más extensos de gestión de contenido…

Personalmente creo que a veces se produce un efecto de centrarse demasiado en la herramienta, cuando lo importante es lo que se hace con ella. Un buen artesano hace mucho más con un martillo mediocre de lo que alguien que no tiene ni idea hará con un martillo caro.

Por eso, en vez de centrarnos en la herramienta, hemos de centrarnos en los procesos, en establecer un buen calendario de contenido, en empujar cada día en la dirección adecuada, hacer contactos, darnos a conocer, intercambiar enlaces, escribir otro artículo…

A veces, estar demasiado pendiente de la herramienta es un impedimento para todo eso.

Por ello, para el 90% de los emprendedores en Internet, recomiendo WordPress instalado en un servidor propio y con un dominio propio.

Ventajas de WordPress en un alojamiento propio

La razón es sencilla, WordPress es tan usado, que (casi) todo lo que quieras hacer con la web, podrás hacerlo gracias a que tiene plugins o complementos adicionales para casi todo. ¿Quieres poder vender en la web? Puedes. ¿Quieres crear una lista de correo? Puedes. ¿Quieres crear galerías para tu trabajo? Puedes. Y así con todo.

Personalmente creo que todo emprendedor en la red que sea mínimamente serio, debe tener alojamiento y dominio propios, y si lo tienes, instalar cualquier cosa excepto WordPress te limitará en el tiempo. Puede que hoy no, pero ¿y si mañana quieres hacer algo con la web que hoy no has pensado todavía? Probablemente con WordPress puedas fácilmente y con las demás herramientas te resulte más difícil.

Y hay otras aplicaciones que me resultan interesantes y atractivas (Ghost, por ejemplo, aunque es para usuarios con un perfil informático más avanzado, al menos en cuanto a instalación), pero en general, la vida como los negocios es una cuestión de compromisos, de ceder en X para obtener Y.

Y ahí es donde entra WordPress. Tienes una enorme cantidad de temas para elegir de manera que la web luzca como quieras y tienes una enorme cantidad de plugins adicionales para que te permita conseguir hacer lo que deseas.

Cuándo no usarlo

En caso de que el modelo de negocio sea de tienda online pura, con multitud de productos donde la generación de contenido y el instaurarse como autoridad es más secundario, entonces WordPress se quedará corto y hay soluciones mejores en lo que se refiere a aplicaciones de tienda especializadas (hablaremos de ellas).

El E-commerce en WordPress, aunque decente, siempre ha tendido a darme ciertos problemas con el tiempo. Con unos pocos productos hay soluciones interesantes, pero si tienes un amplio catálogo y tu modelo es el de poner una tienda completa, mejor ir a una aplicación especializada.

Si no estamos en este caso, de veras que la herramienta ha de estar a nuestro servicio y no nosotros al de ella. Complicarse demasiado con elecciones y pruebas, puede llevar a eso.

Los grandes «noes» de elegir una plataforma web

Elijas WordPress o no, hay una serie de cosas que, si uno quiere ser mínimamente serio a la hora de emprender, no ha de hacer nunca.

  • No escoja sitios web sin tener o apuntar a un dominio propio. Un dominio puede valer entre 12 y 15 euros al año. Si no nos molestamos en comprar uno, es que no nos estamos tomando en serio lo que hacemos. La percepción que daremos es de que es un sitio aficionado, no uno profesional. Además, haremos difícil encontrarnos cuando la dirección sea: miiniciativadeinternet.blogspot.com.es o similar.
  • No escoja cualquier diseño. Si la primera impresión cuenta en el mundo real, en Internet cuenta mucho más todavía, pues esas primeras impresiones se forman más rápido y, sobre todo, es mucho más fácil hacer clic e irse de ahí que marcharse de una interacción física. Un diseño poco cuidado dice mucho de nosotros.
  • No escoja cualquier tipografía. Cualquier dificultad a la hora de leernos harán que se vayan. De vez en cuando veo webs con tipografías de fantasía o similares, en webs profesionales. Eso sólo va a conseguir que salgan corriendo.
  • No escoja cualquier alojamiento web y menos uno gratuito. Sé que los hay muy baratos, pero es mejor escoger uno con garantías. Hay alojamientos gratuitos con publicidad y otros sin publicidad. No escoja ninguno de esos, el alojamiento web es una de las cosas más baratas que tendrá en su iniciativa, escatimar en él hará que ahorres apenas nada y estés maldiciendo tu decisión constantemente. Porque te fallará en el momento más inoportuno.

En definitiva, la herramienta ha de servirnos a nosotros y no al revés, me es imposible saber su situación y sus objetivos al emprender en Internet, pero para el 90% de las situaciones, un WordPress instalado en alojamiento propio, con dominio propio, es la respuesta más adecuada.