Qué NO hacer con la web de nuestra empresa

Muchos de los que visitan esta página tienen una web propia de su empresa o de su negocio. La web es una herramienta más que nos puede ayudar a conseguir nuestros objetivos o bien puede ser un gasto mensual que no aporta nada excepto más coste. De hecho muchas veces la estrategia web de una pyme suele ser : hago la web, pago el dinero, se sube a Internet, languidece para siempre con alguna visita esporádica y cuando alguien llega no hace nada. No contacta, no pide más información… o lo que es mucho peor, cuando un posible cliente entra en nuestra página nos descarta como opción a considerar nada más ver nuestra web.

Efectivamente nuestra web, en vez de ayudarnos, de darnos imagen y transmitir información, nos sabotea. Veamos algunos motivos.

Muchas veces ese "descarte" es debido a que cuando la web se crea lo último que tenemos en mente es al usuario, nos cegamos en nuestra posición y por eso lo que creemos que es tan bueno cuando miramos desde nuestra empresa, es un inconveniente para el que nos visita.

Habiualmente visito webs de otras empresas, tengo curiosidad por el diseño, por ver lo que dicen y transmiten… y en muchas ocasiones resulta sorprendente la cantidad de webs de pymes o de negocio en las que, nada más pisar su página, recibes una estridente invitación a marcharte de allí sin haber visto nada…

Y es que entras en muchos sitios y ocurre… suena una música a todo gas y comienza la carga de una presentación en flash que, en realidad, no suele aportar nada excepto una pérdida de tiempo

Si uno está muy interesado en la pyme en cuestión (cosa extraña) puede que busque rápidamente ese pequeño enlace de "Saltar presentación", si no, tiendes a cerrar el navegador rápidamente e irte a otra página de la competencia donde sí puedas encontrar enseguida lo que buscas. Es así, nadie se queda a ver la presentación, hoy día eso no impresiona a nadie.

Una empresa o negocio que conozca mínimamente el comportamiento del internauta y haya planificado su estrategia web con sentido no se le ocurrirá poner una presentación flash en el inicio… está invitando a que 9 de cada 10 internautas se vayan… es más, alguna vez como experimento me he quedado a ver la presentación entera: suele ser un cúmulo de música y palabras que no dicen realmente nada (léase, "valor", "sinergia", "innovación", etc.) y que aparecen y desaparecen con vistosos efectos.

Conclusión, tiempo perdido que no me aporta información útil sobre lo que busco.

Se me escapa el motivo por el que se hace esto, uno no suele poner a la entrada de la oficina una fanfarria y fuegos de artificio para cuando entre alguien por la puerta… suele poner a alguien que, de manera agradable, le ayude fácil y rápidamente con lo que busca nada más entrar…

Esa presentación ha quedado tan estupenda en la reunión con el diseñador web, además ha trabajado tanto en ella… una pena que las páginas que funcionan de verdad están enfocadas para lo que quiere el internauta y no para la empresa que se mira sólo a sí misma y sonríe pensando "qué presentación tan espectacular, seguro que todo el mundo está deseando verla una y otra vez…"

Seguro…

Hay más cosas, pero de hecho, probablemente uno de los artículos más claros y reveladores sobre el tema es esta traducción que han hecho en Microsiervos sobre cosas que no debes hacer al construir un sitio web. Tenerlas impresas y dárselas a quien se encargue de nuestra página es probablemente una de las acciones más sabias que podamos realizar.

De hecho Microsiervos es uno de los lugares que más merece la pena visitar con regularidad, tiene algo, algo que le hace ser el Blog líder en España por cierto.

Ir arriba