El Marketing, por definición, tiende a exagerar. Por eso si le digo que esto es lo más importante que va a leer nunca si es un emprendedor (o va a serlo), usted tenderá a la incredulidad. Y hace bien, porque yo mismo soy un tremendo escéptico. Pero de veras que, si esto no acaba siendo lo más importante en su caso (pues cada uno es un mundo), sí va a estar siempre entre las cuatro o cinco cosas más importantes que vaya a aprender. En serio.

Si está pensando en empezar un negocio, lo ha empezado ya o conoce a alguien que está en ello, no debe dejar de leer esto bajo ningún concepto.

Verá, aparte de Recursos para Pymes, en estos más de diez años que llevo volando solo he comenzado otras iniciativas de negocio. Algunas fueron por puro motivo económico, pues vi una oportunidad, otras nacieron de la pasión y el dinero quedaba en un plano más secundario. No obstante siempre fui consciente de que al menos tenían que cubrir costes si quería que se mantuvieran abiertas y haciendo su labor. Este es el mundo real al fin y al cabo.

Tras mucho ensayo y error, tras aprender también del trabajo codo con codo con clientes y otros emprendedores, aquí conocerá el elemento más importante para tener éxito en una iniciativa de negocio. De eso va este material y le aseguro que, Marketing aparte, sólo cuenta la verdad y toda la verdad.

En breve, tras más de un año de trabajo, cuidado, correcciones, diseño, etc, saldrá un nuevo libro en Recursos para Pymes sobre cómo empezar un negocio. En él intento volcar lo más importante de mi experiencia, hacerlo real, completo y sin mitos que suenan bien pero no funcionan.

En ese material se comienza exactamente por este tema porque es el que va a determinar, con un 90% de probabilidad (y esto no es exageración de Marketing), el éxito o fracaso de una pequeña y mediana iniciativa de negocio.

Por dónde se empieza un negocio

En la mayoría de literatura de empresa, cuando uno empieza a pensar en su negocio le recomiendan que defina su visión, su misión, etc.

Ese es un enfoque egocéntrico y no funciona.

Por eso, bajo ningún concepto, recomiendo empezar por ahí.

Tómelo como una declaración de intenciones, pero no vamos a empezar por nosotros mismos, sino por el mercado al que vamos a servir y al que le vamos a resolver los problemas. Si uno quiere tener una mínima posibilidad de éxito, debe dejar de mirarse el ombligo y enfocarse, al cien por cien, en aquellos a los que va a servir, en el mercado.

Por eso lo primero es analizar el mercado y, si este análisis no resulta positivo y el mercado no parece idóneo para nosotros, personalmente ya no me molesto en continuar. Hacerlo, seguramente, será esfuerzo perdido.

Mi enfoque de negocio actual es comenzar iniciativas que vayan a ser rentables. Pues bien, que algo sea rentable o no va a venir dado, en el 90% de los casos por si el mercado que elegimos es adecuado.

Sé que queda mucho mejor (y más de moda) hablar de pasión, de seguir el corazón y todas esas cosas que son bonitas y aparecen por todas partes. Pero que algo suene bien no significa que sea verdadero. Tenemos una tendencia natural a creer las frases atrayentes, porque nos gustaría que las cosas fueran así, pero eso no significa que lo sean.

No basta con seguir lo que nos apasiona para que el dinero aparezca con el tiempo, eso depende del mercado y de si está dispuesto a comprar lo que hacemos.

No importa lo mucho que le apasionen a alguien las máquinas de escribir, los videoclubs o la linotipia, nadie va a pagar por eso ya. Son mercados muertos y da igual la pasión, las horas y el dinero que pongamos, si nos dedicamos a eso, es casi imposible ser rentables.

Quizá alguien pueda desarrollar un buen hobby alrededor de eso y es genial, pero aquí estamos hablando de negocios. Si nos metemos en un mercado inadecuado, el negocio será insostenible.

Hay un dicho entre los marineros: «el mar es un monstruo». El mar puede ser precioso y alimentarte y has de navegar en él, pero no tiene misericordia. Castigará tus errores de cálculo y en un día de tormenta puede tragarte sin que le importe lo más mínimo. Igualmente el mar es inmenso y, nosotros, con nuestro pequeño barco, somos impotentes para influir en él.

Pues bien, si algo he aprendido estos años es que el mercado es como el mar. No va a tener compasión alguna, no le va a importar lo mucho que amemos lo que hacemos, las noches en vela o que hayamos empeñado todos los ahorros. Si el mercado no quiere comprar lo que hacemos, nos lo hará saber y no importará lo que trabajemos o roguemos. Nos tragará y habremos de cerrar.

Es muy importante entender eso. Tenemos un poco más margen de acción que el pescador en su bote, pero si somos pequeños y sin mucho dinero, nuestro poder es insignificante al lado del que posee el mercado.

Por eso olvidémonos un momento de la pasión, lo buenos que somos y los sueños de grandeza. Lo primero para empezar un negocio es mirar, de manera fría y sincera, al mercado.

Durante los próximos días voy a seguir hablando de temas importantes y en el siguiente artículo vamos a ver el método práctico que utilizo para analizar dicho mercado, según los factores que he visto que son más importantes.

Tranquilidad, porque el análisis no será complicado, ni llevará mucho tiempo, ni será lioso.

[box type=»info»] Este artículo es un breve extracto del libro Cómo empezar un negocio, que puede encontrar aquí.[/box]

3 Comentarios

  1. Buenos días,

    Muchas gracias por todo tu trabajo,
    Una vez más, me ha encantado ler otro de sus recursos.
    Así es!!!!!!

    Saludos de Alfredo

  2. Excelente articulo, en cuanto salga el libro de «como emprender un negocio», lo quisiera comprar, por que yo tambien quiero empezar el mio, seria bueno que incluyas un capitulo en el mismo acerca de como elegir un negocio, por ejemplo ¿yo quiero abrir un negocio, pero no se de que? ¿como elegir algo que sea rentable?, y quisiera orientacion al respecto, seria bueno que incluyas eso en el libro; pero un favor quisiera que veas alguna manera en que se pueda comprar el libro sin tarjeta de credito, pues estoy seguro que al igual que yo hay varias personas que no te pueden comprar por no tener la tarjeta, creo que una buena opcion seria wester union, talvez el pago sin targeta tenga un costo adicional pero podrias agregar ese costo al precio de compra.

Comments are closed.