Aunque el Marketing Social, ahora mismo, no es el rey del Marketing online, se ha vuelto un medio de marketing que no te puedes permitir no tener. Es decir, aunque no sirva (todavía y quizá en el futuro tampoco) como medio directo de venta eficaz, todo el mundo espera que participes en la red social y que interactúes. De hecho, para lo que más suele servir este marketing es para dar una imagen positiva, humana y también como medio de apagar crisis y fuegos que surjan.

Hoy día, es posible que ese tuit promocional no consiga apenas nada, pero la gente echará un vistazo a tu twitter, o tu facebook para ayudarse a decidir sobre si comprarte o no. Páginas que no se actualizan o cuentas de Twitter sin un rasgo de humanidad, pueden ser un punto negativo en la balanza cuando una persona está pensando si comprar o no.

Es decir, aunque no es ese medio el que vende significativamente a día de hoy, ayuda a vender por otros medios y todo el mundo espera que lo tengas y va a buscarte. Así que se ha convertido en una especie de elemento que no te puedes permitir no tener.

A fin de gestionarlo mejor, hoy vamos a recopilar una serie de reglas de uso que se han demostrado eficaces basándose en investigar y medir si dichas reglas dan resultado o no. Es decir, que son cosas comprobadas más allá de lo que muchos gurús dicen sobre estos temas y que no es más que mera opinión.

Vamos a ver dichas reglas.

Algunas reglas generales para todas las redes sociales

Compañías de marketing en redes sociales, como Buffer, Hubspot, Outbound Engine, expertos como Chris Brogan y otros, comprenden que el Marketing social es Marketing al fin y al cabo, así que recogen y muestran resultados de sus pruebas y estrategias, por eso se recogen aquí algunas de las más útiles.

1. Comparte varias veces al día, pero no todo seguido

Especialmente si utiliza Twitter, deberá compartir varias veces al día contenido si es que quiere tener algún impacto. Ya lo vimos en los estudios que mostraban la frecuencia óptima de compartir contenido.

Sin embargo, si lo va a hacer, no lo haga todo a la vez y luego permanezca en silencio. Esos instantes en los que apretamos el gatillo y no dejamos de disparar muchas cosas seguidas son la causa más habitual de dejar de seguir a alguien según los estudios. Y además, con diferencia.

A mucha distancia le siguen los siguientes motivos de unfollow:

  • Temas poco interesantes.
  • Detalles mundanos.
  • Política.

Utilice alguna herramienta que le permita programar dichos tuits y programarlos a lo largo del día. Hoy no es difícil y hay bastante donde elegir. Si utiliza las redes sociales para su negocio, es posible que, sobre todo para Twitter, use una herramienta más sofisticada que la oficial. Si no es así, le recomiendo que lo haga, una búsqueda rápida en Google le dará alternativas.

2. Responda a los comentarios tan rápido como pueda

Un estudio reveló que el 53% de usuarios que se comunican con una marca, esperan una respuesta en menos de 60 minutos. Es lo que hay, y no es bonito para nosotros, porque vivimos en una cultura de la inmediatez que puede ser algo insoportable. Pero ya que no vamos a poder cambiar eso y nos afecta a todos, al menos aprovechémoslo.

3. Los hashtags, en la cantidad adecuada

Imagino que sabe lo que son los hashtags, esos términos precedidos del símbolo almohadilla (#). De uno a tres #hashtags en su mensaje está bien, encajar 10 como sea, no tanto. Según algunos estudios, estas son las conclusiones sobre hashtags según las redes.

  • Twitter – 2 hashtags parece lo ideal.
  • Facebook – usar hashtags puede, de hecho, disminuir la interacción y la implicación.
  • Instagram – La excepción que confirma la regla, curiosamente 11 o más hashtags son los que obtienen más implicación.
  • Pinterest – no se recomiendan hashtags.

Los hashtags sirven para añadir implicación y visibilidad, pero el número ideal es muy variable.

4. Entretén primero, vende después

Como ya se insiste, al menos a día de hoy, las redes sociales no son todavía un canal efectivo de venta. Son lo que son y la gente acude por el entretenimiento. Dicho esto, lo ideal es usarlas, sobre todo, para eso. Para entretener, divulgar contenido interesante, hablar de cosas, de nosotros, y mostrar que somos humanos y gente en la que se puede confiar… Así que en nuestro uso debemos, primero informar, que vender ya viene después.

He visto cuentas que no paran de enviar mensajes de “compra esto, compra lo otro”, todo el rato, sin interacción alguna, escupiendo mensajes gastados de marketing como si fueran bots. No comparten ningún contenido útil, nada que incentive al usuario que les sigue (y que pronto deja de hacerlo). Pues bien, oh, sorpresa, eso no funciona.

Según diversos medios, se recomiendan distintas reglas en cuanto a ratios de mensajes de información/entretenimiento y mensajes de venta. Unos hablan de 4/1, otros de un tercio… Es obvio que si es un Twitter de una empresa o marca, el que le sigue espera ya esa promoción, pero no todo el rato, de hecho, ni siquiera la mayor parte del rato.

Hemos de ponernos en la piel del usuario de las redes, una cualidad que parece más rara cada vez. Las redes sociales las usamos para entretenernos y conectar, principalmente. Prácticamente nadie entra en las redes a comprar. Pero si conseguimos conectar y que se impliquen, algunas empresas usan exitosamente esas redes para hacer promociones de productos, concursos, sorteos y ofrecer cupones.

La premisa básica del Marketing es que para conseguir que el otro se mueva hacia donde queremos hay que darle un incentivo a hacerlo. Si no se proporciona dicho incentivo, el otro no hará nada. Mensajes publicitarios todo el rato no son un incentivo ni provocan relación e implicación.

5. Comparta contenido de otros

Yo, yo y yo, nuestro tema de conversación favorito. Un tema que, resulta que es el menos favorito de aquel que nos lee. Por cierto, que ese que nos lee quiere algo que tenga que ver con él. La cuestión es, en las redes sociales también queremos crear relaciones, que sean otros los que nos recomienden, nos retuiteen o compartan nuestros envíos a Facebook.

Una de las mejores maneras es compartiendo nosotros primero los contenidos de otros y comentándolos. Generar relaciones y alianzas es fundamental, usar una red como altavoz solitario es inútil. Obviamente la mejor manera de forjar esas relaciones es mediante la reciprocidad. Si nosotros compartimos contenido de gente interesante, y creamos una comunicación y relación, es probable que ellos acaben compartiendo lo nuestro.

En ocasiones no será así, pero una cosa es cierta, si no lo hacemos, nunca será así. Recuerde que el Marketing es un juego de números, algunos con los que tengamos relación acabarán compartiendo nuestras cosas, otros no y otros sólo muy eventualmente. Es lo normal y así tenemos que esperar que sea y no frustrarnos.

Por supuesto, cree relaciones reales, no meramente interesadas. Aunque ya vimos que el halago funciona, incluso cuando el otro sabe que el halago es interesado, lo ideal es que seamos auténticos en esas relaciones y cumplidos.

Curiosamente, la empresa Buffer probó a compartir, en el 90% de las ocasiones, contenido propio solamente. No vieron un impacto especialmente negativo en bajar el porcentaje de contenido que compartían de otros en cuanto a seguimiento de usuarios, claro que, dicho contenido propio era información útil para su público, no posts publicitarios.

6. Usar la primera persona adecuada

Para hablar sobre la empresa, lo ideal es usar la primera persona del plural en las redes (nosotros). Para hablar en nuestro nombre propio o si estamos construyendo una marca personal, lo mejor es decir “yo”. Si uno es un emprendedor solitario, intentar aparentar que son muchos o una gran empresa no tiene sentido.

Hasta aquí, estas reglas básicas generales que funcionan. En otras entregas veremos reglas más específicas y demostradas, según la red social que utilicemos.