El secreto de productividad de Jerry Seinfeld

Recientemente ma ha llamado la atención un artículo publicado en Lifehacker (enlace en inglés) por Brad Isaac (enlace también en inglés), programador y «blogger» sobre productividad y objetivos. Se trataba del secreto del famoso comediante Jerry Seinfeld para ser más productivo en lo que hacía (productivo y sin duda exitoso en su caso).

Como todos los buenos secretos es simple y muy útil, adecuado para cualquier objetivo que nos hayamos propuesto, incluido los de nuestra pequeña y mediana empresa.

la cadena de Seinfeld

El

artículo original en inglés se puede leer aquí

, pero para los que no entiendan del todo el idioma de la Gran Bretaña o quieran algunos detalles ampliados sobre cómo usarlo, he aquí

en qué consiste y cómo sacarle provecho.

Jerry Seinfeld es un famoso comediante norteamericano, conocido principalmente por una serie de éxito que también se emitió en España hace tiempo y Brad, el autor del artículo, se encontraba en el club donde Seinfeld iba a actuar, de modo que viendo su oportunidad de aprender se acercó y le preguntó el secreto de su éxito.

Lo que le dijo y el sistema que utilizaba lo aplicó el tal Brad con bastante éxito pues era simple, elegante y efectivo.

Seinfeld le comentó que para ser mejor cómico había que escribir mejores chistes y eso sólo se conseguía escribiendo todos los días.

He aquí la clave para ser mejor, muchos no paran de buscar ese secreto rápido que creen que les va a dar el éxito en su empresa o su negocio, pero la realidad es que lo único que importa es ser un poco mejor cada día y para ser un poco mejor cada día hay que trabajar y trabajar hasta que la práctica haga la perfección.

La clave es ponerse un objetivo y trabajar cada día en él, para ser productivos y tener resultados, hay que insistir todos los días (al menos un poco) en caminar hacia ese objetivo.

El poder reside en pequeños pasos todos los días, en vez de en un esfuerzo supremo durante un poco de tiempo y luego un largo abandono sin hacer nada.

Esta situación de intermitencia suele ser muy habitual en la pequeña y mediana empresa: los planes de marketing o de empresa, las promociones, el trabajar en ese nuevo producto… primero se empieza con mucha ilusión, pero en seguida el ánimo cede (la gran mayoría de veces porque no se ve resultado aparente) y poco a poco se va dejando hasta que esas cosas importantes no son más que un recuerdo en un cajón y uno pasa los días ocupándose de las cosas importantes, de «apagar los fuegos que van surgiendo».

Para conseguirlo Seinfeld hacía lo siguiente. Primero se buscaba una página o calendario donde pudiera ver los días del año que había por delante, tras proponerse un objetivo (ser mejor cómico) y saber qué debía hacer todos los días (escribir) se aplicaba en la tarea y cuando en un día había realizado la labor, tachaba ese día en el calendario con una X roja.

Tras tres o cuatro días trabajando en la tarea uno ya tiene una cadena de X rojas. La cuestión es proponerse como meta ineliduble, como objetivo imprescindible, no romper nunca esa cadena de X, una cadena rota es la imagen de que no se va a conseguir el objetivo y una cadena sin fisuras, cuanto más larga, significa más camino recorrido y estar más cerca del objetivo.

¿Suena simple? Bien, porque con cosas complicadas acabamos fallando más fácilmente. Si uno tiene a la vista la cadena y ve cómo va creciendo (siendo consciente de que eso significa que estamos más cerca de lo que queremos) tendremos un incentivo a sentarnos, trabajar en el objetivo y no romper la cadena.

Además, hay una efecto psicológico muy importante, si uno se salta un día la rutina, es mucho más fácil que esa dejadez se contagie al día siguiente. Piense en la última vez que dejó de hacer una tarea o proyecto que requería varios días para completarse, es muy posible que no lo retomara hasta varias jornadas después y que con cada día que pasaba le costara más y se sintiera más desubicado.

NO hay que romper la cadena, una cadena rota es la imagen de que hemos abandonado nuestro camino hacia lo que queremos y cuando la vemos podemos ser conscientes de que la responsabilidad de que no sea una hilera constante de X rojas es nuestra, y no de nadie más. Con esa mentalidad, muy posiblemente nos sentaremos todos los días a hacer algo.

Como todo en esta vida la cuestión es probar y ver si nos funciona, probablemente a los pocos días, con esa concepción de que no romper la cadena es una misión crucial (porque de eso depende conseguir lo que queremos) estemos trabajando de manera constante en nuestro proyecto como no lo habíamos hecho antes.