La estrategia 70/20/10 de Google y cómo aplicarla

La estrategia 70/20/10 de Google

Eric Schmidt, actual presidente ejecutivo de Google y anterior CEO, ha comentado alguna vez que una de las estrategias que más resultado le han dado a Google, tanto para crecer como para innovar, es la del 70/20/10.

Y lo mejor de todo es que se puede aplicar a todo tipo de negocio de cualquier tamaño, desde el autónomo solitario a la empresa con muchos empleados.

Por eso, es interesante conocerla y ponerla en marcha, ya que, en realidad, es muy sencilla.

Qué es la estrategia 70/20/10 de Google

Esta regla, principio o estrategia se basa en lo siguiente:

  • El 70% del tiempo, recursos y dinero se dedican al núcleo de negocio. Lo que da ingresos.
  • El 20% a proyecto adyacentes, que no necesariamente tienen como objetivo principal la rentabilidad.
  • El 10% de dedica a proyectos más locos, con una visión experimental, que es muy difícil que lleguen a puerto, pero que pueden transformar todo en caso de hacerlo.

Estas cifras representan la proporción en la que Google reparte su tiempo, dinero y esfuerzo a lo largo del día.

Es decir, que Google se dedica en un 70% a mejorar su motor de búsqueda y su negocio de publicidad Google Ads.

El 20% lo dedica a líneas de negocio adyacentes que se salen del área anterior (que es la que supone su principal fuente de ingresos). De este modo ,el 20% de su tiempo, esfuerzo y recursos los ha ido empleando en su servicio de mapas, de vídeo, etc. Con el tiempo, mucho de ese 20% se ha acabado integrando en el 70% (y otras cosas no, y no pasa nada), porque los mapas, al principio, no eran rentables, pero ahora son claves, por ejemplo, en el posicionamiento local de negocios y su visibilidad.

El 10% restante lo utiliza en experimentar cosas nuevas, probar líneas de negocio distintas, ver si una idea puede ser viable. Hace unos días dijeron que era probable que hubieran creado un cristal del tiempo dentro de uno de sus ordenadores cuánticos, así que…

Esta estrategia representa un equilibrio entre el pragmatismo y la innovación que le permite estar un paso por delante de los demás y es un esquema efectivo aplicable a cualquier empresa.

Cómo aplicar la misma estrategia que Google

Para ello, sigamos estos pasos:

  • Definamos bien cuáles son las actividades realmente rentables. El núcleo de negocio que sostiene a la actividad y proporciona la mayor cantidad de ingresos.
  • Una vez definidas, tengamos en cuenta que de ellas depende que nuestra empresa crezca, así que asignamos el 70% de los recursos, del dinero y del tiempo de trabajo. Y sí, con toda probabilidad serán las actividades menos excitantes.

Si realizamos un servicio, dediquemos el 70% de su tiempo a prestarlo y, cuando no, a mejorarlo constantemente, como hace Google con su motor de búsqueda y sus plataformas de publicidad. Si vendemos un producto, dediquemos el 70% de su tiempo a ello y a mejorar el proceso de venta, la calidad de lo que hacemos o a crear formas de promoción con las que vender más. Igual que dedicamos el 70% del presupuesto de marketing a eso más rentable.

Esto no es nada nuevo, pero tras un análisis sincero, muy pocas empresas dedican ese 70% a su núcleo de negocio. Desde clientes y correos que no van a ninguna parte, hasta insistir demasiado en productos que no son realmente rentables, muchas empresas viven apagando fuegos y a salto de mata.

Pero claro, si solo nos dedicamos al núcleo, no se producirá innovación, nos quemaremos y estancaremos. Hay que dar espacio para que crezcan otras cosas.

Experimentar las cosas que pueden fallar

Nuestra tarea es escoger y emprender proyectos interesantes anexos al núcleo de negocio. Que con el tiempo puedan aportar algo (imagen de marca, identidad propia, satisfacción personal, nuevas prestaciones al núcleo principal…) y dedicarles el 20% de recursos y tiempo.

Por último, guardemos un 10% para probar cosas nuevas sin temer equivocarnos, sin prejuicios, con la tranquilidad de que, si no funcionan, el futuro de la iniciativa no se verá comprometido.

La finalidad es generar innovación porque esta es una carrera que no se acaba. De ese 10% pueden surgir cosas que luego tengan la suficiente entidad como para pasar al grupo del 20 y, en caso de ver que son rentables en el tiempo, puede que acaben dentro del selecto grupo del 70. O puede que nos sirvan para pivotar cuando los ciclos de negocio y producto entren en un declive (natural o no).

La única manera de ir un paso por delante en esa carrera de la que hablamos es dejar espacio a algo nuevo y para eso sirven el 20% y el 10%.

Google ha lanzado muchas iniciativas de prueba que luego ha cerrado. De hecho, demasiadas, pero no ha pasado nada, porque siguiendo la regla del 10% no ha hipotecado el futuro de su empresa. Ha actuado como el que antes de lanzarse al agua mete un poco el pie para ver lo fría que está.

Igualmente, Google está teniendo mucho éxito con otras de esas iniciativas que nacieron dentro de ese 10% (como su suite ofimática en la web) y con el tiempo se han integrado en el núcleo del negocio.

La dificultad de esta estrategia no es su comprensión, como vemos, es muy fácil. Lo difícil es que el 70% importante también tiene la cualidad de no ser lo que más apetece la mayoría de los días. Y que no somos buenos separando prioridades. Pero ¿quién sabe? Igual podemos ser la próxima Google, a ellos les ha funcionado bastante bien hacer esto.

Ir arriba