tres-emails
tres-emails

Muchas iniciativas que emprenden en Internet lo hacen sin haber pensado su modelo de negocio, o bien habiéndolo pensado apenas un poco.

El modelo de negocio es la forma elegante de decir: «Cómo voy a ganar dinero con mi iniciativa», y muchas veces se anteponen la pasión u otras cosas igualmente intangibles, hasta que viene la dura realidad a decirnos que, sin dinero, no hay negocio y tendremos que cerrar.

De hecho, muchas empresas se centran en generar una audiencia, que está muy bien y tiene todo el mérito del mundo, pero no han pensado bien cómo van a monetizarla y, sobre todo, cómo van a hacerlo en un volumen suficiente como para que la empresa sea rentable.

Y dentro de esos posibles modelos de negocio online que tienen posibilidades de funcionar, he aquí 5 que lo están haciendo.

Como todo, que a algunos les funcione no significa que sean necesariamente fáciles. Muchos no calibran bien la cantidad de trabajo y de tiempo que hace falta. Nos puede la tentación del éxito rápido pero, como decía hace poco, el éxito rápido es mentira.

Veamos esos 5 modelos de negocio que funcionan.

1. El modelo de agregación y comparación de compras

En este modelo, un sitio web se dedica a juntar, en un solo lugar, la enorme cantidad de información y opciones que hay sobre un producto o servicio. Y no sólo eso, realiza el trabajo duro de filtrar, ordenar y mostrar los resultados relevantes que desea el usuario, según sus preferencias.

¿Cómo se gana dinero? Normalmente el sitio ofrece una cuota a las empresas de servicios y productos a las que apunta, a cambio de la cual aparecen listados. O bien se les paga por cada clic que el usuario del servicio de comparación hace en su enlace listado.

Esos modelos proporcionan el enorme beneficio de ahorrar tiempo y esfuerzo, aglutinando y ordenando la enorme cantidad de información que hay en la web.

Un ejemplo de este servicio es esta web que analiza seguros de coche. Uno puede ir ahí, ver las distintas opciones que existen, clasificarlas y obtener el seguro de coche que resulta óptimo en su caso.

Otras opciones son por ejemplo webs que recopilan móviles, como el gigante Kimovil, todas esas páginas de búsqueda de viajes, hoteles y demás. No sólo se trata de seguros coche o servicios en general.

La cuestión con este modelo de negocio es que requerimos una buena tecnología de agregación y clasificación que de verdad aporte valor, y hay páginas poderosas, con una tecnología importante detrás, que están bastante instauradas, con lo que sería cuestión de buscar un nicho no saturado.

2. El modelo de curación de contenido

De manera similar al anterior, hay una cantidad enorme de información en Internet pero, ¿cuál es el problema? Que la gran mayoría no es muy útil y nos hace perder el tiempo, sin poder encontrar lo que buscamos.

Aunque Google y otros buscadores se esfuerzan por resolver este problema, la realidad es que hay información muy buena, verdaderas gemas, escondidas porque no están optimizadas para aparecer alto en los rankings.

Ahí es donde entra la tarea de coger toda la información sobre un tema y extraer esos diamantes de la enorme cantidad de basura y tierra que hay.

Cualquier tema, que tenga una buena audiencia y un buen volumen de búsqueda, es susceptible de este modelo de negocio.

La manera de hacer dinero es, o bien que se pague por ese contenido (normalmente una pequeña cantidad) o bien aprovechar el siguiente modelo, el publicitario, que es todo un clásico en Internet.

3. El modelo publicitario

Yo ofrezco algo interesante gratis: contenido o un juego, e inserto publicidad de anunciantes que me pagan. El modelo no está muerto, está más vivo que nunca y ha evolucionado.

Para empezar, en lo que se refiere a contenido, se ha desplazado hacia lo audiovisual. Todos hablan de la monetización de Youtube, todo el mundo quiere ser youtuber de mayor.

Lo mismo pasa con los llamados influencers en las redes sociales. Se les paga por hacer publicidad de marcas.

Igualmente, el contenido escrito y los famosos anuncios Adsense siguen funcionando pero, como digo, el verdadero valor, especialmente para negocios nuevos, se ha desplazado, sobre todo a lo móvil.

Haz un juego o una aplicación para móvil, bajo modelo publicitario, y seguramente comenzarás con más probabilidades que con un blog lleno de anuncios de Adsense.

4. Vender tus productos online

Por clásico que sea, no puedo dejar de nombrarlo porque, igual que los anteriores modelos, funciona si se hace bien,

Puedes vender algo que los demás no, como un producto propio, o puedes vender lo que los demás, como zapatos, o suplementos deportivos.

En ambos casos, pero sobre todo el último, tu tienda ha de tener una ventaja de alguna clase y, la verdad, ese es un modelo muy copado por Amazon y otros gigantes sectoriales.

En esos casos, la logística y el servicio al cliente deben ser espectaculares, de otro mundo. Y lo cierto es que el cliente de producto online se inclina por el precio. Es más, es todo un clásico mirar en tiendas físicas y después ir a la red a ver si lo encuentras más barato. Así que debemos tener esto muy en cuenta.

5. Vender tus servicios online

¿Tienes algo que ofrecer personalmente? ¿Asesor, informático sin par o psicólogo? Puedes vender tus servicios por Internet. Puedes hacer de ello un canal de atracción y ventas hasta tu puerta física, o puedes adaptarlo al mundo online y hacerlo a distancia.

Sea como sea, no sirve cualquier cosa. Debes ser un experto y debes ser visible.

Voy a modificar lo anterior: Debes ser el mejor y debes ser visible.

El marketing de contenidos y las relaciones son claves en este modelo, porque van a ser claves en tu visibilidad. El marketing de contenidos, bien entendido y con una estrategia, ayudará a esa visibilidad y a pre-persuadir, mostrando que realmente tienes conocimiento y sabes lo que haces.

Y en este enorme mar de Internet, vas a precisar relaciones. Las redes sociales pueden ayudarte a obtenerlas (que no a vender mucho por ahí, no funcionan demasiado bien para hacerlo directamente, la verdad sea dicha).

Establecer alianzas, ser conocido en el sector, saber quiénes son los «Alfa» de dicho sector y que te conozcan va a ser fundamental. Porque si no, vas a ser invisible.