Test empresarial. Cómo saber si tenemos los principales puntos de nuestra empresa funcionando como deben

test-empresarial

Siempre he pensando que, en realidad, emprender no es más que un continuo responder a las preguntas que importan, a las preguntas duras. Y hacerlo con sinceridad.

Por eso, esta semana le propongo este test, rápido y sencillo.

El objetivo del mismo es conocer si tenemos en orden los elementos del negocio necesarios para poder tener una iniciativa sostenible y a largo plazo.

Es muy fácil, el test está dividido en una serie de apartados que corresponden con las partes más importantes de una iniciativa. Fundamentos básicos, marketing y clientes.

Lo que tiene que hace es muy sencillo, vaya punto por punto y, si lo que dice ahí lo cumple, «táchelo». El objetivo final es tener tachados casi todos los puntos (idealmente, todos, pero el mundo ideal y el real no suelen coincidir demasiado).

Vamos con ello

Fundamentos básicos de una iniciativa rentable

  • Tengo una gama de productos y ofertas lo suficientemente amplia. No soy un «one-shot que depende del éxito o fracaso de un solo producto.
  • Tengo pasión por lo que hago.
  • Poseo alguna diferencia fundamental. Si somos indistinguibles siempre estaremos peleando por la atención de los demás y porque nos elijan.
  • Tengo unos objetivos claros y cristalinos para esta semana.
  • Tengo unos objetivos claros y cristalinos para mi iniciativa en general. Con números y fechas.
  • Comprendo que todo lo que perdura en el tiempo viene de una mejora continua, lo que se traduce en que busco cada día cosas nuevas con las que mejorar lo que hacemos.
  • Estoy en un mercado que compra.

Marketing.

  • Establezco una red de contactos y aliados, trabajo en ello de manera habitual y sistemática, en vez de cuando «surge» la cosa.
  • Tengo una serie de mecanismos mediante los cuales puedo, de nuevo de manera sistemática y continua, poner mi mensaje ante posibles clientes e interesados. Que nos vean y nos encuentren NO depende del azar y circunstancias fuera de control.
  • Tengo un mecanismo de prueba de nuestro marketing para ir mejorando los anuncios.
  • Tengo un mecanismo de recogida de datos mediante el cual saber de dónde vienen los clientes y cuánto me está costando adquirirlos.
  • Tengo una diferencia reseñable con la que poder distinguirme, con la que atraer a un grupo determinado. Es decir, tengo una ventaja que me hace destacar de los demás y evitar la trampa mortal de la pyme.

Clientes

  • Recojo datos de los clientes y los tengo almacenados para su gestión y que me sirvan cuando sea necesario (a la hora de comunicarme, etc.).
  • Tengo un mecanismo (y una disciplina) de comunicación más o menos regular, que no consiste sólo en enviarles nuevas ofertas.
  • Recojo periódicamente opinión y feedback sobre el producto, el servicio y cómo puedo mejorar.
  • Sé en todo momento cuáles son mis mejores clientes, y tengo un mecanismo especial de contacto y comunicación con ellos, pudiendo hacer así ofertas adicionales, servicios personalizados, etc.

La cuestión es, de esos tres pilares, ¿cuántos puntos he podido tachar siendo dolorosamente sincero? Porque por la experiencia de estos quince años como emprendedor, son los que más diferencia han marcado.

Tenga éxito en su idea con el Curso GRATIS para emprendedores

Ir arriba