El renting a largo plazo para PYMEs ¿Es viable?

renting para pymes

El renting de coches es una tipología de contrato de alquiler que, a partir del pago de una cuota mensual, trimestral o anual, ofrece la posibilidad de disfrutar de los servicios de un automóvil. El renting constituye una modalidad de contrato disponible tanto para personas físicas como para autónomos y negocios. De hecho, el renting para empresas con compañías como myCarflix es cada día más frecuente.

No obstante, son muchas las empresas que todavía tienen dudas con relación al renting, puesto que desconocen algunos de los aspectos fundamentales de este tipo de contrato de alquiler. Por ello, a continuación, abordamos algunas cuestiones que demuestran que el renting a largo plazo es una opción viable para la mayoría de las Pymes.

La cuota

El precio de la cuota que se deberá abonar tras el establecimiento de un contrato de renting variará significativamente en función tanto del modelo de vehículo como de la empresa con la que fijemos el contrato. Con todo, debido a la gran diversidad de compañías y modelos, siempre es posible encontrar la oferta que más se ajusta al presupuesto manejado. Gracias al renting, cada empresa podrá disponer del vehículo que desea sin necesidad de tener que desembolsar una gran cantidad de dinero, por lo que tampoco tendrá que solicitar ningún tipo financiación.

Asimismo, la cuota que se deberá abonar periódicamente es fija, por lo que siempre sabremos cuál es la cantidad que deberemos abonar. Además, el renting también conlleva un cierto ahorro para las empresas, ya que estas no se deberán hacerse cargo de los gastos asociados a los impuestos, los seguros y el mantenimiento, cuyos costes asumirá el propietario del vehículo.

Los beneficios fiscales

Establecer un contrato de renting tiene beneficios fiscales para las empresas. De este modo, los empresarios y autónomos pueden deducir al 100% la cuota del alquiler sin IVA en el Impuesto de Sociedades o en el IRPF. Además, en cuanto al IVA, la desgravación varía en función del grado de utilización del vehículo para la actividad profesional: se podrá desgravar el 100% en el caso de los vehículos comerciales y un mínimo de un 50% en el de los turismos.  

Las deducciones se aplican de forma inmediata, puesto que el renting se considera un gasto para las empresas y no un activo. Por esta razón, las empresas tampoco tendrán que crear un cuadro de amortizaciones ni imputarlo en el balance.

Todo incluido

Más allá de los aspectos económicos, el renting también conlleva otros beneficios que harán que las empresas no deban preocuparse prácticamente de nada. De esta manera, gracias al renting podremos jugar con una gran variedad de posibilidades. Así, por ejemplo, una vez acabado el contrato podremos optar por formalizar uno nuevo, por renovar el que tenemos o, directamente, por comprar el vehículo.

Además, el renting también es ideal a la hora de proporcionar vehículos adecuados a comerciales o altos cargos de la empresa. En este sentido, estableciendo un contrato de renting a largo plazo se contará con un vehículo con todas las garantías, mantenimientos y seguros, es decir, se tendrá asegurada una estabilidad a largo plazo en este aspecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba