agencia-de-marketing
agencia-de-marketing

No importa el tamaño de la empresa ni a lo que se dedique, hoy día resulta imprescindible tener una presencia online profesional.

Eso no quiere decir que hagamos una página web, la soltemos en el mar que es Internet y procedamos a abandonarla. Todo lo contrario.

Eso significa que hemos de tener no sólo presencia, sino también utilizar la red como medio de marketing y ser activos en ella.

La mayoría de pequeños emprendedores no ve claro que para su humilde negocio, a veces de ámbito local, eso sea necesario. Sin embargo, esa percepción es completamente errónea. ¿Por qué? Porque la primera forma de búsqueda por parte de los clientes es ya la red, y es algo que sólo va a ir a más.

Y da igual que sea el negocio más local y más humilde. Hace poco yo mismo requería la retirada de un electrodoméstico viejo y, ¿adivina qué es lo que hice y quién se llevó el negocio? Aquel al que encontré más fácilmente en Internet y más rápido respondió.

Si no tienes un marketing digital (y lo gestionas adecuadamente, claro) estás perdiendo dinero y cada día que pasa se pierde más.

El marketing digital implica acción online

Por supuesto de nada sirve que nos encuentren y luego que nadie responda a los mensajes o que la web parezca abandonada desde 2012.

Eso tiene un efecto negativo peor incluso que el de no estar, porque da la sensación de que uno no se preocupa por lo que hace, de manera que transmite la percepción de que mejor no contratar a esta persona, o seguramente nos tratará a nosotros con un abandono igual.

Principales beneficios de una presencia online activa

El principal beneficio es una mayor visibilidad.

La «oscuridad» es el principal enemigo del pequeño emprendedor, nadie sabe quién eres, nadie te ve, tienes que esforzarte cada día por tocar una nueva puerta, hacer sonar un nuevo teléfono. Una presencia online contribuye a reducir esta oscuridad y establecer un canal a través del cual encontrar clientes.

El otro gran beneficio es la capacidad de manejar la conversación sobre nosotros: porque estemos o no estemos en la red, **se va a hablar de nosotros. Tarde o temprano. **

Por eso queremos «dominar» esa conversación, estar presentes cuando se hable, participar y además «controlar» qué aparece cuando se nos busca en la red.

Con una presencia activa influimos en eso, aparece lo que nosotros deseamos, en vez de una queja no respondida en un cierto foro cuando se busca nuestro nombre.

La mala imagen y el volumen de negocio que podemos perder con eso es terrible.

El mejor consejo posible de gestión

Muchos emprendedores con los que he trabajado o a los que les he expresado la necesidad de que hagan todo esto me dicen lo mismo:

«Ya hago mil cosas y no tengo mucha idea, si tengo que aprender y trabajar eso también, no voy a tener tiempo para trabajar en lo que hago».

Y estoy totalmente de acuerdo, un pequeño emprendedor ya está lo bastante saturado como para imponerle una carga más. Por eso precisamente repito el mejor consejo posible de gestión: «Es que no lo tienes que hacer tú, tienes que delegarlo».

Francamente, mejor una agencia de marketing digital que sabe lo que hace, lo que funciona y lo que nos convendría en nuestra situación.

Es ahí donde entra la segunda reacción más común:

«Una agencia de marketing es para empresas grandes y con dinero, no para mí».

No, no necesariamente, esa es una noción muy común, pero errónea. Existen agencias de marketing digital como Pixel y Roi que, precisamente, se centran en pequeñas y medianas empresas. Y no son cualquier agencia, al frente tienen a personas como Raquel Huebra, especialista en marketing digital con más de 12 años de experiencia.

Pixel y Roi está ubicada en Madrid y Valladolid, pero trabajan a nivel nacional y puede encontrarse más información en la página de facebook Píxel y Roi.

Sin una presencia online estamos perdiendo negocio, oportunidades y afectando negativamente a nuestra empresa, porque de veras que la impresión que da no tenerla es francamente mala. Y no hay excusa para que no atendamos a ese frente de nuestra estrategia de marketing, porque sin él, se quedará coja.