Marketing de Guerrilla con tarjetas de visita

Imaginemos un típico caso, alguien conoce a un posible contacto interesante para su negocio, puede ser en una comida, en un seminario, en una feria o por casualidad en la situación más inverosímil, al poco tiempo es probable que haya un intercambio de tarjetas, es una cuestión casi de cortesía y que ocurre muy a menudo. O bien alguien se interesa levemente por su negocio, realiza un par de cuestiones y pide una tarjeta antes de marcharse.

La realidad es que eso ocurre tan constantemente que es muy probable que aquel que se lleva la tarjeta tenga algo así como cientos de papelitos similares de cientos de negocios similares que se acumularán en un cajón o en un tarjetero para no volver a ser tocadas jamás, pero ese no tiene por qué ser el final si se hace bien.

Si se hace "bien" significa simplemente ser conscientes de que la tarjeta de visita es un elemento más de marketing y que como tal nos puede ayudar a que nos elijan o por el contrario puede contribuir a que nos olviden en un abrir y cerrar de ojos.

De hecho, ya hay todo un Marketing de Guerrilla en lo que se refiere al tema de tarjetas de visita y que consiste en utilizar algo tan antiguo y habitual como las tarjetas de una manera realmente novedosa, buscando el impacto, buscando que nos recuerden, buscando que nuestra tarjeta no sea una más en la montaña de tarjetas que nuestro posible contacto va a acumular (y si es un buen contacto tendrá muchísimos de esos cartones llenos de direcciones y números).

Veamos un ejemplo, veamos esta tarjeta de visita de un dentista (vía Creative Bits).

tarjeta de visita de un dentista

Esta imagen ilustra el concepto de Marketing de Guerrilla perfectamente. Uno puede encargar sus tarjetas como siempre o invertir un poco más y ser diferente, hacer de su tarjeta un verdadero elemento de Marketing de Guerrilla que ayude a que le recuerden. Aunque sean más caras, posiblemente también serán más rentables porque a la hora de considerar un dentista ¿no es mucho más probable que recuerden a este cuya tarjeta era una dentadura con seda de limpiar intercalada?

De poco sirve tener 100 tarjetas más baratas si acaban en el fondo de un bolsillo y nunca más se miran, ni se recuerdan.

Hoy en día hay una situación de daturación, donde los clientes y posibles aliados están más que colapsados por la cantidad de mensajes de marketing y el número de opciones a elegir, por eso la única manera de que se den cuenta de que estamos ahí es sorprender, impactar y llamar la atención. Esa es la base del Marketing de Guerrilla.

Nuestras tarjetas de visita pueden ser un buen comienzo y para aquellos que precisen ideas he aquí unas cuantas (en inglés, pero las fotografías hablan por sí solas).

Diseños impactantes de Tarjetas de visita

Comparte si crees que este contenido es interesante

Tenga éxito en su idea con el Curso GRATIS para emprendedores

Ir arriba