Por qué fracasa una empresa
Por qué fracasa una empresa

En caso de que alguien no lo sepa, quizá inundado por esos miles de artículos y posts sobre que hay que emprender y que todo es maravilloso y lleno de filtros de Instagram cuando lo haces, la mayor parte de empresas que empiezan fracasan y tienen que cerrar.

Es la realidad, emprender es una de las cosas más difíciles que se pueden hacer.

Una de las formas de evitar que eso sea así, o al menos de reducir las probabilidades de que ocurra, es conocer los principales motivos por los que esto ocurre. Pero los principales motivos mirando las cifras reales, no las opiniones de supuestos gurús.

Porque cuando haces esto te das cuenta de que los motivos de cierre, lo que se supone que tendrías quehacer trabajado y tenido bien amarrado, no se suele parecer a aquello en lo que insisten la mayoría de libros y seminarios sobre el tema.

Es más, en todos estos años de experiencia por eso precisamente me decidí a escribir Cómo empezar un negocio, donde se da una perspectiva 100% práctica y diferente de cómo emprender algo.

Hoy vamos a ver esos motivos a través de una infografía (en inglés) basada en los datos de un estudio de CBInsights, dedicada a la inversión, especialmente en emprendedores.

No se preocupe si no entiende el inglés, al final lo que nos interesan son las 3 o 4 razones principales. Ellas explican la enorme mayoría de cierres y, si nos preparamos en lo posible para afrontarlas, tendremos muchas probabilidades de sobrevivir.

Por supuesto (y como veremos en la infografía) nada que sea mínimamente importante tiene una sola causa, siempre es el producto de la actuación de varias de ellas. Por eso en una misma empresa que tiene que cerrar pueden aparecer varios de los motivos que veremos (y por eso en la infografía es obvio que la suma de dichos motivos es más del 100%).

Vamos a ver los motivos principales de ese estudio, porque esos son sobre los que tenemos que actuar principalmente y en primer lugar, pues es así como conseguiremos un mayor impacto.

Índice de contenido

Motivo principal: la falta de una necesidad en el mercado (42% de los casos)

Qué «sorpresa». No es ni la pasión, ni la idea, ni nada, es básicamente, que el mercado no quiere lo que hacemos. Por eso en Cómo empezar un negocio se insiste en que primero has de analizar el mercado y, si no parece bueno y dispuesto a comprar, no sigues adelante con nada más.

Te ahorrarás mucho dinero, esfuerzo y lágrimas.

Se lo repito a todo emprendedor que se acerca a menos de 10 metros: en una nueva empresa, el 99% de probabilidades de que sobrevivas dependen del mercado que elijas.

Somos pequeños y no vamos a poder cambiar a dicho mercado, no somos Apple y no vamos a poder convencer a la gente de que unos horribles auriculares sin cable, que quedan como si te saliera algo extraño del oído, valen 159 dólares.

Y no sirve que al mercado le «guste» lo que hacemos, ni que le parezca una «buena idea». Eso no es lo mismo que estar dispuesto a comprar algo, a coger el dinero que tanto cuesta ganar y dárnoslo.

Motivo 2: Se termina el dinero (29% de los casos)

El dinero contante y sonante es la sangre en las venas de una empresa. Si no hacemos dinero hay que cerrar, así de simple. Por eso, después del mercado, es necesario irnos a lo incómodo y atar bien el tema del dinero.

En la práctica eso significa varias cosas:

  • Tener muy claro el modelo de negocio: es decir, cómo vamos a hacer dinero. Esos modelos de empresas que viven del dinero de inversores hasta que tienen que cerrar porque nunca pensaron cómo iban a rentabilizar sus aplicaciones o webs no nos sirven.
  • Concretar objetivamente los presupuestos de ingresos, gastos y sobre todo tesorería: antes de seguir adelante con el resto del plan de empresa. Primero mercado, segundo, dinero. Nadie empieza por ahí, todos por que si Visión, Misión, producto, etcétera.

Y recordar también otra de las cosas sobre el dinero que suelo decir todo el rato a esos emprendedores que se acercan: si necesitas dinero NO montes un negocio.

Un negocio no sólo no te va a dar dinero rápido el 90% de las veces, sino que va a pedir el que tengas ahorrado o el que pongan tus inversores y socios. Un negocio necesitará y devorará dinero durante sus primeros tiempos.

Motivo 3: El equipo no es el adecuado (23% de los casos)

A menudo he reverenciado en Recursos para Pymes el libro Good to great de Jim Collins, donde estudió durante años y años qué era lo que tenían en común la mayoría de empresas exitosas.

La conclusión principal fue: las personas. Sobre todo, tener a las personas adecuadas en los puestos adecuados, no necesariamente tener a fichajes estrellas.

Las personas marcan la diferencia y, sobre todo, la relación entre ellas. Cuando empecé a trabajar tras terminar la carrera de Economía, lo hice en una ONG. Hacían una labor loable, oscurecida por las malas relaciones entre algunos miembros que la llevaron a pique.

Ese es también el poder (oscuro) de las personas.

Motivo 4: Ser superado por la competencia (19% de los casos)

La realidad es que, cuando uno comienza una empresa, ha comenzado una carrera que no termina. Y no está solo en esa carrera.

Siempre he puesto el símil de la cinta de correr, si nos paramos o vamos más lentos, en realidad no nos quedamos quietos, vamos hacia atrás, como si estuviéramos encima de esa hipotética cinta de correr.

Estos no son los únicos motivos, hay más: precios y costes mal puestos, un producto malo, una falta de modelo de negocio, marketing pobre, etcétera.

Puede verlos todos en la imagen de más abajo y comprobar de veras cómo, curiosamente, muchos libros no tratan principalmente los motivos de fracaso, empiezan por otras partes menos importantes, aunque quizá más «agradables».

Una empresa, como todo proyecto serio, requiere que hagamos lo importante en cada momento y no lo agradable en cada momento.

motivos de fracaso de una empresa