Broker online
Broker online

Recuerdo perfectamente dónde estaba el once de septiembre de 2001, suelo recordar también otros momentos similares, de cambio importante, de acontecimientos que varían el rumbo de las cosas. Y, a veces de manera un poco culpable, cuando se pasa la impresión inicial, se me cruza por la cabeza otro pensamiento:

«He aquí una oportunidad para invertir».

En esos tiempos es cuando la bolsa y los mercados de inversiones experimentan grandes variaciones y resultan una oportunidad global de poder operar con un broker online, por ejemplo, para conseguir rápidamente buenas oportunidades de inversión.

Porque esta es la realidad de dicho mundo de la inversión, las ventanas de oportunidad son escasas, inesperadas y, sobre todo, rápidas y breves. Duran poco y, o se aprovechan en el momento, o se pierden hasta el siguiente acontecimiento inesperado. Que puede suceder o no.

Hoy día, y como hablábamos hace poco, la velocidad es más importante que nunca y la tendencia es que cada vez lo sea más.

Recuerdo también algunos de aquellos tiempos, en lo referido a invertir y operar. Era un mundo complejo, lleno de intermediarios, donde la rapidez y la facilidad estaba sólo en manos de unos pocos que podían tomar ventaja de aquello. Mientras, la mayoría, cuando quería reaccionar, o su medio de invertir se lo permitía, o ya llegaban tarde. Si vimos hace poco que cuatro segundos le costaban a Amazon 1.600 millones de dólares en pérdidas, un fenómeno similar ocurre con las oportunidades de inversión.

Afortunadamente eso ha cambiado como de la noche al día. Ahora hay herramientas de broker online que permiten operar desde cualquier parte, en cualquier momento, con una estructura de precios y comisiones transparente y sencilla, de hecho hay hasta algún broker online que ofrece un sistema de tarifa plana.

Comparado con aquellos tiempos, en que todo era mucho más complejo incluso cuando tenías a la espalda cierta experiencia y cinco años de Economía como yo, la diferencia con la nueva generación de herramientas es abismal.

La buena noticia para los pequeños inversores es que eso iguala, al menos un poquito, el campo de juego, especialmente a la hora de poder operar y aprovechar las mayores oportunidades, antes al alcance de sólo unos pocos.

Recuerdo un cliente de los primeros tiempos de mi etapa como asesor fiscal y económico. De eso hace ya más de quince años. Su dedicación, plena y que consideraba un trabajo al que le sacrificaba jornadas laborales completas, era la gestión de un patrimonio familiar.

Un día tuve la oportunidad de ver la plataforma con la que trabajaba para las inversiones en bolsa. Aquello no sólo parecía algo más perteneciente a la NASA que otra cosa, sino que había supuesto una inversión muy cara y al alcance de sólo unos pocos.

Y no le voy a engañar, porque esa es la regla número uno de la web, esa herramienta le daba una ventaja que por entonces apenas nadie tenía.

Especialmente para la gran masa de inversores pequeños, que ya suelen invertir, comprar y vender cuando es algo tarde, los nuevos broker online son la oportunidad para aprovechar lo más importante a la hora de invertir, la velocidad para poder atravesar esas escasas ventanas de oportunidad antes de que se cierren.

Para cualquier tarea, la herramienta que «tienes en la mano» es lo más importante. Muchas veces una buena inversión es un juego de segundos, donde tienes que valorar la oportunidad de comprar, vender y que luego comisiones e impuestos no den al traste con la rentabilidad. Si tu herramienta no te permite eso, has perdido.

Este mes de agosto lo estamos dedicando a la velocidad, porque el mundo se ha hecho algo más sencillo bajando las barreras de entrada a la hora de invertir o emprender, como vemos, pero también se ha hecho más rápido.

Si no estamos entendiendo esto, probablemente entrar más fácil a emprender o invertir sólo significa «perder más fácil».