En ocasiones algún cliente me ha preguntado por la tecnología que uso para mi iniciativa y hoy me gustaría comentar un poco sobre ella.

Uno de los objetivos principales que me planteé con esta iniciativa es el de poder trabajar con libertad en lo que me gusta, esté donde esté, porque soy poco de pisar oficina o restringirme a un único sitio, especialmente cuando estoy bloqueado. En esas situaciones un cambio de contexto suele ayudar para seguir avanzando.

Para ello he tenido que disponer una estructura tecnológica que me permita ese objetivo.

Eso implica dos cosas:

  1. Centralizar en la nube (o «cloud») mis procesos de trabajo y las aplicaciones que utilizo para trabajar.
  2. Poder estar conectado a menudo.

Trabajando en la nube

Poder trabajar desde cualquier sitio y de manera sincronizada, la mayoría de las veces sin depender de un sistema operativo específico, ese es mi objetivo principal.

Para conseguirlo, uno de los aspectos más importantes es el hosting, o alojamiento web. En este aspecto dispongo de varias cuentas, una es obviamente la que aloja la web de Recursos para Pymes, otras pertenecen a diversas iniciativas, personales y profesionales, que también tengo en marcha.

Y otras más me sirven para tener instaladas mis aplicaciones de trabajo y acceder a ellas esté donde esté.

Una de esas aplicaciones, por ejemplo es una propia de CRM, así como otra de gestión de listas de clientes, que es clave en mis campañas de Marketing.

Para las listas de interesados suelo utilizar servicios de terceros, para las de clientes, utilizo un hosting propio, con aplicación dedicada, como en el caso del CRM.

¿Por qué lo hago así?

Es una elección personal, basada en una cuestión de control de mis datos más valiosos. Lo valoré durante mucho tiempo y no digo que sea la respuesta adecuada en todos los casos, pero es la que mejor funciona en el mío.

Acceso a archivos y «backup»

Otro de los motivos importantes de haber creado esa infraestructura tecnológica es ese tan importante que no estamos haciendo: las copias de seguridad de la información importante.

Personalmente tengo todo respaldado en una nube propia y además en otra ajena, totalmente sincronizadas. Cuando toco algún archivo en cualquier ordenador, automáticamente se actualizan y sincronizan las copias de seguridad en dos sitios distintos.

Lo hago así, principalmente, por dos motivos.

  1. No quiero volver a pasar por el trago de haber perdido información.

Puede que sea algo poco probable, pero le garantizo que, cuando ocurre, puede destrozar el esfuerzo de mucho tiempo.

  1. Me permite acceder a toda mi información y documentos desde cualquier parte, incluso desde mi móvil.

Antes trabajaba sólo con copias de seguridad locales y, francamente, no hay nada peor que la duplicidad de archivos y no saber cuál era realmente el más actualizado, o dónde estaba.

Coordinación de equipos de trabajo

Normalmente trabajo solo excepto para ciertas tareas que delego o en ciertos proyectos donde he contratado a alguien más experto que me ayudara (es decir, que hiciera el trabajo pesado que yo no controlo).

Para esos casos preciso poder trabajar de manera coordinada y para ello también suelo utilizar aplicaciones en la nube, porque, simplemente, el email se suele quedar corto muy pronto en un proyecto mínimamente complejo.

Si su iniciativa tiene un equipo de trabajo, mi recomendación es que investigue la posibilidad de trabajar de una manera similar. El ahorro de tiempo, costes y, sobre todo, quebraderos de cabeza, es considerable.

Y si tiene una infraestructura que va más allá de un pequeño equipo, valore crear una nube privada de empresa y servicios de hosting dedicado, no se arrepentirá.

La conexión

Siempre cuento la anécdota de que, los días en que mi proveedor de Internet falla, son los más productivos que recuerdo. Y es verdad, pero otros días le aseguro que me ha hecho perder bastante dinero.

Actualmente uso cable de fibra óptica para mi conexión principal, aunque en su día estuve investigando sobre ADSL, SHDSL y otras opciones. Para cuando estoy en movimiento, utilizo la posibilidad de un punto de acceso wifi portátil a través de mi móvil.

Lecciones aprendidas

Las principales lecciones que he aprendido sobre tecnología y web en estos años han sido las siguientes.

  • No hay una solución perfecta.

Tarde o temprano debes adoptar una solución de compromiso entre lo que necesitas y lo que estás dispuesto a sacrificar. Personalmente quiero poder coger un portátil, que alguien me deje uno en una urgencia o incluso el móvil y poder gestionar «todo» de manera centralizada.

No he conseguido ese «todo», pero casi.

Por supuesto, esto tiene inconvenientes, pero las ventajas pesan mucho más y, en el mundo real, eso es lo que debe primar, porque si buscamos la solución perfecta, nos pasaremos el tiempo buscando y no solucionaremos nada.

  • Como siempre en esta vida, sueles obtener lo que pagas.

Al principio no le daba importancia al tema del hosting y servicios de acceso a Internet, no diferenciaba unos de otros, así que hacía lo que cualquier otro cliente que no diferencia, me guiaba por el precio.

Hasta que algo ocurría (y con la tecnología siempre acaba ocurriendo algo, ya se lo anticipo). Entonces es cuando aparecen las diferencias entre unos y otros. Falta de comunicación, servicio inadecuado en caso de que surgiera algún inconveniente, poca flexibilidad cuando precisaba algo especial…

Como casi siempre, todos los barcos flotan con el mar en calma y parece que cualquiera sirve para llevarte al puerto, pero tarde o temprano la tecnología falla. En esos momentos querrías haber pagado el servicio caro (e incluso más).

Personalmente tengo una relación de amor-odio con la tecnología, pero así es como son las relaciones de verdad. Es una herramienta y, para mí, fundamental, pero la buena noticia es que Internet no va a ir a ningún lado excepto a crecer más todavía.

Eligiendo bien, es el aliado perfecto para trabajar mejor y vender más, se lo aseguro.

2 Comentarios

  1. Muy buenas, de antemano lo felicito por la iniciativa de contar su experiencia en su vida profesional e ir ahorrándonos tiempo en cierta manera.

    mi inquietud es sobre saber cuales con los servicios que utiliza actualmente para sincronizar mis archivos, se que no se trata de ir haciendo propaganda a distintos software de otras empresas, pero seria fenomenal si al menos pudiera nombrar a la empresa que ofrece los servicios, muchas gracias.

    • Estimado Ronny:

      Pues le comento un poco. Hay una nube privada y personal, con un servicio de varios teras para tener todo sincronizado y físicamente en lugar propio y seguro. Todo se realiza con un NAS, que hace de servidor de archivos, multimedia, etc y se puede acceder desde cualquier lugar con Internet (si buca NAS en Google verá a lo que me refiero). Por otra parte, últimamente se cambió el servicio de almacenamiento en la nube adicional que se tenía. Al principio se trabajaba con Sugarsync, pero ahora se hace con Google Drive. Puestos a venderle el alma (perdón, los datos) a alguien, se decidió hacerlo por ellos. De momento y en lo personal funciona bastante bien y siempre hay dos copias de todo, una en discos físicos de nuestra propiedad y otra en los servidores de Google.

      Aparte de eso se utiliza el servicio Amazon S3 para algunas cosas (como ofrecer descargas de archivos) y Dropbox, para trabajos puntuales donde hace falta estar sincronizado rápidamente.

      Esas son las marcas, no tengo inconveniente en nombrarlas.

      Espero haberle aclarado algo.

      Un saludo.

      Isaac

Comments are closed.