ticket de gasolina edenred
ticket de gasolina edenred

Una de las preguntas que más me hacían cuando era asesor económico tenía que ver con el coche de un autónomo. ¿Se puede desgravar? ¿Es un gasto de empresa o no? ¿Lo puedo usar para lo personal y lo profesional? Francamente, en todos estos años y más ahora que nunca, quizá la pregunta es otra: ¿Y el combustible? ¿Cómo ahorrar con él?

Los precios vuelven a subir, la tendencia es que sigan haciéndolo y, obviamente, hay que seguir visitando clientes y haciendo desplazamientos para nuestro trabajo.

Desde el día uno, el coche es un gasto constante y el principal tiene que ver con el combustible.

Esto viene a colación de que, recientemente, me han preguntado por ciertas tarjetas que al parecer permiten ahorrar en gasolina para empresas y autónomos, y cuál era mi opinión al respecto, si eran útiles o no.

En concreto, he estado revisando a fondo la tarjeta ticket de gasolina de Edenred. Conocía ya Edenred porque ofrecen tarjetas para empresas que cubren fácilmente ciertas necesidades, como tarjetas de crédito corporativas, tickets de restaurante, de transporte e incluso tickets regalo o de guardería. Y no lo sabía, pero ahora también ofrecen esta tarjeta ticket de gasolina.

¿Merece la pena? La conclusión es que si nuestra actividad lidia habitualmente con tranporte, vehículos de empresa y similares, sí.

Y por varios motivos, desde el ahorro directo en gasolina (entre el 3% mínimo y el más habitual 5%) como, sobre todo, la capacidad de desgravar fácilmente el IVA del combustible en aquellas actividades que puedan hacerlo como suministro.

Esta parte, que a lo mejor no parece la que más resalte a primera vista, a mí me ha parecido una de las más interesantes en mi experiencia.

Y sí, tiene que ver con mi deformación profesional, lo sé, pero es que mis primeros años como autónomo fueron de asesor económico y fiscal. Y constantemente me encontraba con lo mismo a este respecto, problemas para desgravar la gasolina en los clientes cuya actividad tenía que ver con transporte, o sociedades con vehículos de empresa.

Cada mes recibía una maraña de tickets, facturas fragmentadas, otras que correspondían a un trimestre anterior porque se olvidó de pedir la adecuada en tiempo y forma…

Y esto parece una tontería, pero no lo es por el tema del IVA, que es lo más cuantioso a desgravar.

Cómo ahorrarte el 21% del IVA en la gasolina

Como quizá sepa, hace ya tiempo que el ticket no es un documento válido de cara a la justificación de gastos y desgravaciones frente a hacienda. Siempre hace falta factura (o documento equivalente, pero entramos en riesgo de que hacienda no considere equivalente lo que nos den, así que factura).

No se puede imaginar los tiras y afloja al respecto de lo que se puede desgravar o no (por falta de documentos correctos) que tuve esos años con mis clientes y con la Agencia Tributaria.

Y una de las comodidades de la tarjeta ticket de gasolina de Edenred es precisamente que tú la utilizas para pagar y, al final de mes, te llega tu factura, correcta, completa y agrupada, del consumo. Resulta totalmente válida para desgravar toda la gasolina en las actividades y empresas que pueden hacerlo.

Sólo por eso, en nombre de los asesores, ya merecería la pena, así que, por favor, hacedlos felices.

Puede que haya empezado la casa por el tejado, pero de veras que es algo importante, porque el grueso de lo que se puede ahorrar va a venir de la desgravación del IVA.

Cómo funciona la tarjeta

Esta es una tarjeta sólo para empresas, que no exige consumo mínimo y que funciona en las gasolineras de Solred, que son la red mayoritaria en España y está formada por Repsol, Campsa y Petronor.

Aunque no puedas usarla en todas las estaciones de servicio, problema no hay para encontrar una adherida, pues son las más comunes. De todas maneras, la tarjeta tiene una app para móvil que, entre otras cosas como anular la tarjeta en caso de extravío o similar, te busca la gasolinera más cercana.

La tarjeta puede configurarse a crédito, o bien como prepago.

La recarga en este segundo caso se hace mediante una transferencia a una cuenta llamada Corporate. El saldo se reparte entre las diversas tarjetas que tengamos activadas y quien esté encargado de eso puede ver consumos en tiempos reales y repartir saldos entre tarjetas. De esa manera no es necesario que el poseedor de la tarjeta esté pendiente de recargas y permite a la empresa controlar en todo momento el gasto.

¿Cuánto se ahorra realmente?

Pagando con ellas, un porcentaje del repostaje (mínimo un 3%, normalmente un 5%) se descuenta directamente.

Además, cada fin de mes te llega la factura, una única, que permitirá desgravar el 21% IVA.

Un ejemplo rápido. Si llenamos 6 depósitos al mes a unos 50 euros de nuestro coche de empresa, nos saldría por unos 300 euros. Si nos descuentan como mínimo un 3% (9 euros) y la posibilidad de desgravar completamente el IVA (63 euros en este caso), de esos 300 euros nos hemos ahorrado 72.

Si tenemos el descuento habitual del 5%, podría ascender hasta 78 euros al mes de ahorro.

La cuestión con los trabajadores

Conozco a una amiga que trabaja con unidades móviles en el sector de enfermería del trabajo. Uno de los engorros de su día a día es que también es la encargada del mantenimiento de la unidad, y más de dos veces ha tenido que adelantar dinero de repostaje, que la empresa se lo devuelva a posteriori, acordarse de pedir factura en cada estación de servicio…

Si tenemos trabajadores a nuestro cargo, la tarjeta permite el pago cómodo y claro, sin necesidad de adelantar dinero, compensar, agrupar tickets para tener factura acudiendo a cada sitio o tener dudas sobre la cuantía y los consumos concretos cada mes.

Comisiones y coste

La tarjeta, obviamente como es de esperar en temas empresariales, no es completamente gratuita. Puedes llamar o pedir información en la web de Edenred para cada caso personal. Según nuestra actividad y necesidad, la tarjeta tendrá unas comisiones.

Es cuestión de hacer un cálculo de cada situación, pero será rentable con un mínimo de uso que tengamos del vehículo.

Ventajas

  • Control total y en tiempo real del gasto de gasolina.
  • Ahorro directo de un porcentaje de repostaje (entre 3% y 5%).
  • Desgravación fácil y correcta del 21% del IVA, sin confusión.
  • Comodidad recibiendo una factura total a final de mes.
  • Optimización del proceso: Eliminación de la necesidad adelantar dinero, cuadrar pagos o preocupación por parte de los trabajadores.

Desventajas

  • No es posible usarla en todas las gasolineras, aunque Solred abarca la gran mayoría.
  • No es totalmente gratuita.

En definitiva, si nuestra actividad tiene que ver con el transporte, poseemos coches de empresa o podemos desgravar temas de combustible y vehículos, merece mucho la pena.