Curioso artículo hoy en El País que viene a corroborar algunas sospechas que un servidor tenía de antemano…

Supongo que cuando el error va unido al dolor, sí aprendemos hasta que el tiempo, que todo lo cura, lo diluye. Entonces nos damos cuenta de la poca memoria que tenemos para algunas cosas…

No se aprende de los errores