superar el miedo al coronavirus

Como ya vimos en el primer artículo de esta serie, la gestión de la mentalidad y el miedo son cruciales, porque nuestro estado mental determina nuestras acciones.

En situaciones de emergencia como la del coronavirus, un montón de miedo y ansiedad vivirá dentro de nosotros. Es normal, somos humanos.

En una situación como esta, en la que nos enfrentamos a algo que nunca habíamos vivido, eso se redobla por culpa de la incertidumbre ante un escenario con muy pocos antecedentes similares.

Por eso, lo primero que tenemos que hacer antes de gestionar nuestra empresa es gestionar nuestro miedo.

Seamos realistas. Es imposible librarse completamente de los temores ante esta crisis del coronavirus, pero deberemos mantenerlos a raya lo suficiente como para que no nos impidan actuar.

Como siempre, esto es más fácil de decir que de hacer, pero no debemos de dejar de lado nuestra parte emocional y hemos de cuidarla.

10 Consejos que funcionan para gestionar la ansiedad por el coronavirus

El problema para muchos emprendedores y autónomos no va a ser que no tengan el tiempo de pensar, planificar o actuar. El problema es que no van a tener la disposición mental. Estás delante del ordenador pero con la cabeza en otra parte. O has tenido que seguir trabajando, pero no dejas de pensar en lo mismo en vez de lo que tienes frente a ti.

En tu cabeza no hay espacio para otra cosa, tratas de ponerte a planificar una solución, cosas que harás, pero miras el WhatsApp, las redes sociales y preguntas cómo están los tuyos todo el tiempo.

Es normal, es humano.

No soy experto en este tema ni psicólogo, pero sí puedo compartir mi experiencia personal y, además, debemos fiarnos de los que sí saben.

Uno de los mejores recursos para gestionar nuestro miedo o ansiedad por el coronavirus son los consejos y técnicas proporcionados por el área de salud de la Universidad de Harvard, así que aquí están junto a parte de esa experiencia propia.

Son muchas cosas y es mejor así, porque en estos casos lo que les funciona a unos no les funciona a otros, así que es recomendable tener un buen arsenal e ir probando qué encaja mejor en nuestro caso.

1. Busque sólo hechos de fuentes oficiales

Los bulos y el alarmismo innecesario campan a sus anchas en momentos como estos.

No constribuyamos reenviando así como así y tratemos de esquivarlos o borrarlos sin leer.

Sé que es muy difícil, pero es importante cubrir esa necesidad de informarse de fuentes oficiales o de medios de prestigio.

2. Mantenga la perspectiva y empiece una «dieta de información»

Hemos de estar informados, pero no pendientes cada segundo. No aporta nada excepto más miedo y agitación. Hemos de reducir el tiempo dedicado a noticias y datos.

Del mismo modo, mantengamos la perspectiva centrándonos también en lo que pueda ser positivo y tengamos que agradecer, incluidas las pequeñas cosas.

Si estamos en reclusión total, hemos de mirar también lo que va bien, si tenemos comida, que hay héroes en las primeras líneas de supermercados, hospitales, logística, etc. Que están peleando y al final ganaremos, que tenemos capacidad de acción para contribuir, aunque sea quedándonos en casa, parece que no estamos haciendo mucho, pero en realidad estamos haciendo lo más importante.

Mirando con perspectiva, esto nos puede dañar, pero no nos va a destruir.

3. Gestione la preocupación y la ansiedad con técnicas probadas

Es normal sentirnos superados y con miedo. La primera técnica a usar contra esto es la aceptación. Hay toda una rama de la terapia (terapia de la aceptación y el compromiso) que ha demostrado su eficacia contra la ansiedad.

Muchas veces, todo comienza por reconocer esa ansiedad y repetirnos conscientemente que no es la respuesta:

«Reconozco que estoy ansioso y es comprensible en esta situación. Entiendo que la preocupación no es una manera efectiva de responder».

Igual que la aceptación, debemos ser pacientes, empezando con nosotros mismos. Nunca, bajo ningún concepto, debemos machacarnos por sentirnos mal o con miedo, sino todo lo contrario, perdonarnos.

Aquí tiene 3 técnicas de la terapia de la aceptación contra la ansiedad.

También puede buscar más sobre el tema en Google usando esos términos.

4. Practique el mindfulness además de la aceptación

Seguramente habrá oído hablar del minfulness, está muy de moda. Es importante, en la medida de lo posible, aunque solo sea un minuto o dos, o varios al día, pararnos un segundo y centrarnos en respirar hondo.

No importa sin son 3 o 5 respiraciones, ayudarán más que cero.

He aquí algunas técnicas sencillas de mindfulness

Aprovechemos la tecnología, busque aplicaciones para móvil de mindfulness, relajación y similares que le guíen.

5. Encuentre actividades que le den un sentido de maestría y control

Por muy simples que sean: hacer la cama, la colada, fregar…

En un ambiente en el que parece que no controlamos nada, hemos de buscar lo que sí.

Además, ocuparse es fundamental.

La cabeza siempre busca estar ocupada. Si no nos ponemos con algo sencillo y controlable, ella se pondrá a llenar el hueco con lo de siempre.

6. Piense en qué le diría a un amigo

Esto nos ayudará a adquirir perspectiva, dar un paso atrás y alejarnos del remolino de emociones.

Imagine qué le diría a un amigo que le confiesa que no está bien. Seguramente le daría ánimos, le recordaría que es más fuerte de lo que se piensa, le perdonaría teniendo paciencia y comprendería cada acto, cada pensamiento derrotista.

Eso es precisamente lo que debemos hacer con nosotros mismos.

Debemos ser nuestro mejor amigo en este momento.

7. No se regodee en pensamientos catastrofistas

Imagínese afrontando situaciones de manera efectiva, note cómo actuaría, qué haría o diría en ese caso. Véase a sí mismo siendo eficaz frente a situaciones difíciles.

Esa es la clase de visualización efectiva que usan los deportistas de élite. No se imaginan victoriosos, se imaginan haciendo perfectamente su trabajo a la hora del reto.

8. Sea consciente de cómo su cuerpo puede contribuir a la ansiedad

Lo que hace el cuerpo influye enormemente en la mente.

No permanezca en la cama o tirado. Muévase, sea consciente de las cosas a su alrededor, salga al balcón o la terraza y fíjese en todo eso de lo que no nos hemos dado cuenta tanto tiempo por darlo por sentado.

Cuide de sus animales y plantas, limpie, estire y levántese de la silla.

Haga ejercicio, no hay mejor antídoto contra la ansiedad. Hay muchas iniciativas al respecto en las redes. Cánsese de la manera correcta, contribuirá a reducir enormemente su estrés.

Si hace sol, asómese a la ventana o al balcón, cierre los ojos y relájese en la calidez de la luz. La vitamina D la cogemos del sol y es fundamental para el sistema inmunitario y contra la depresión.

En mi experiencia, el movimiento cura el cuerpo y la cabeza, la ocupación en tareas también.

9. Mantéganse más conectado que nunca

Muchos estamos en nuestras casas aislados, pero gracias a la tecnología podemos conectar más que nunca, de muchas más formas que nunca. Es el momento.

Llame, conecte con grupos de WhatsApp, sepa de amigos de los que hace mucho tiempo que no sabía nada. Use las redes sociales de una manera constructiva.

Sea el líder en esas situaciones, anime, dé fuerzas, actúe.

10. Canalice la energía nerviosa en acciones productivas

Tenemos la oportunidad de ser mejores, de ser ejemplo, de coger toda esa energía que nos recorre como un temblor y enfocarla en algo creativo y positivo, para nosotros y para los demás.

Todos estamos en esto, saldremos, venceremos juntos.

El que está a nuestro lado en la trinchera, física o virtual, nos necesita y le necesitamos.

Es la hora de dar lo mejor que tengamos, no importa si ya no nos queda.

Debemos gestionar el miedo y la ansiedad ante el coronavirus y sus consecuencias antes de ponernos con el resto de cosas. De veras que lo que hemos visto aquí nos ayudará.

Pronto, más estrategias para superar esta crisis en nuestro negocio.

1 Comentario

  1. Hola Amigos
    Estupendos consejos los comenzaremos a llevar a cabo y seguro nos ira muy bien
    les mando muy buena vibra desde Mexico y a ponerle muchas ganas
    no hay de otra
    gracias por el espacio
    saludos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here