marketing-de-contenido
marketing-de-contenido

Lo he dicho muchas veces, el marketing de contenido (o content marketing) es uno de los pilares fundamentales hoy de cualquier estrategia de marketing, se dedique a lo que se dedique la empresa y aunque su actividad ni siquiera sea primordialmente online.

¿Por qué? Porque ya no importa que operes en Internet o no, lo que importa es que lo primero que hace el usuario en los estadios iniciales de compra es recurrir a la red.

Busca información sobre la empresa, sobre el tema en general y sobre posibles opciones. Por eso hemos de hacer un esfuerzo en dominar esa conversación y búsqueda, o al menos en estar presentes en ella. Cuando el posible cliente echa mano de la red, queremos aparecer.

La realidad es que hoy día el panorama de Internet empieza a estar saturado, cada vez es más difícil destacar, muchas pequeñas iniciativas generan contenido, pero no tráfico. El marketing de contenido les parece un esfuerzo importante, pero que da poco resultado.

¿Es así? No. Lo que es así es que, como toda estrategia de Marketing, hay que saber usarla y saber qué funciona. Y sí, lo sé, son demasiadas cosas ya que mantener en equilibrio cuando somos emprendedores como para tener que dominar y dedicar tiempo a otra más con un calendario tan limitado.

Por eso mi recomendación es la misma de siempre: en esos casos delega en un experto.

Y francamente, para estrategias de content marketing para empresas, la mejor plataforma hoy día es Coobis, con diferencia, y eso que he trabajado con unas cuantas.

Por qué delegar en un mal servicio es peor que no hacer nada

En muchos casos, hacer un poco o hacer de cualquier manera es mejor que no hacer nada, pero eso no es así cuando estamos hablando de marketing de contenido. ¿Por qué? Porque si se hace mal, los buscadores (es decir, Google) van a penalizar nuestra página y buena suerte librándonos de las consecuencias de eso, pues nos va a costar un mundo salir de ahí.

En el mundo del marketing de contenido, hay muchos servicios baratos que acaban consistiendo en:

  • Artículos mal redactados por gente que no domina los temas. Lo cual dañará nuestro prestigio y la confianza del cliente. Si usted lee un horrible artículo sobre una empresa, ¿qué va a pensar? Que probablemente la empresa es tan chapucera con el producto y el trato que da como lo ha sido con el artículo. Si eso es lo que tienen que decir sobre el tema, no son los que estoy buscando. El content marketing debe transmitir valor. La gente acude a informarse y decide quién es el experto o no según lo que lea. Si lee eso y está relacionado con nosotros, no vamos a ser ese experto a sus ojos.
  • Artículos directamente copiados de otras partes. Que harán que Google nos penalice, además de ocurrir de nuevo lo dicho en el punto anterior.
  • Artículos y enlaces en sitios dudosos. Desde las llamadas «granjas de links» hasta páginas ya penalizadas por prácticas dudosas.

No nos equivoquemos, como siempre en el mundo de los negocios, lo que nos cuesta pocos euros va a tener un valor de pocos euros y, en este caso, puede incluso dañarnos.

Los objetivos de un marketing de contenido

En el marketing de contenido hay dos objetivos fundamentales:

  • Visibilidad de nuestra empresa en la red. Tanto porque se encuentren fácilmente artículos que hablen de nosotros, como por los beneficios SEO (optimización de nuestra posición en buscadores) que proporciona el hecho de que webs reputadas nos enlacen y hablen de nuestra empresa.
  • Transmitir valor y confianza, de manera que parezcamos la mejor de las opciones, la que sabe lo que hace, la que recomiendan webs y personas que son expertas y saben lo que dicen. El buen marketing de contenido pre-vende nuestro producto y/o servicio.

El problema es que, si no conseguimos eso con nuestro content marketing, podemos conseguir sin querer lo contrario, parecer poco serios y chapuceros, además de vernos penalizados por buscadores.

Por eso recomiendo Coobis, si eres una empresa seria, ellos también trabajan sólo con empresas y medios serios. Todo el material y contenido que generan es 100% original, de expertos y sólo en webs de referencia que proporcionan esas ventajas de cara al SEO y de cara también a la confianza del cliente.

El problema de la escalabilidad del marketing de contenido

Escribir buen contenido por nuestra parte, aunque no sea nuestra actividad principal, es posible, el problema es que no es algo escalable. ¿A qué me refiero? A que un buen contenido precisa conocimiento y tiempo para realizarse, no es algo que se pueda escalar fácilmente, como la producción de muchas otras cosas. Si quieres generar tres artículos buenos, has de emplear el triple de esfuerzo y tiempo, no hay manera de optimizar y encontrar un atajo.

Además, si no es nuestro campo, eso nos va a costar mucho más tiempo que delegar en manos expertas.

¿Cuánto ganaría si dedicara ese tiempo a asesorar, trabajar o lo que sea que haga en su actividad? Muchos emprendedores todavía no han aprendido a pensar así, y es la manera correcta de hacerlo si eres un profesional. Nuestro tiempo es oro, mucho más valioso casi siempre de lo que pensamos. Por eso insisto siempre en delegar.

Además, especialmente si estamos empezando, vamos a necesitar que, aparte del contenido propio que generemos, otras webs hablen de nosotros y nos enlacen, a fin de ganar tracción. Esa clase de alianzas son difíciles de conseguir, algo muy intensivo en tiempo. Con servicios como el de Coobis podemos obtenerlo de un modo mucho más fácil y económico.

El marketing de contenido es hoy una necesidad inevitable, si queremos aprovecharlo al máximo, esta es una de las mejores opciones.