tarjeta de visita

En este artículo se va a detallar posiblemente la estrategia de Marketing más efectiva para que lo que hagamos con el fin de convencer a nuestros posibles clientes tenga algún efecto.

Es una de las claves fundamentales desarrolladas en Marketing de Guerrilla para pymes, autónomos y emprendedores y de hecho este boletín es un breve extracto de la información contenida en dicho producto, a raíz de varios e-mails e inquietudes que han llegado esta semana hasta Recursos Para Pymes se ha pensado que lo que aquí se dice puede ser de enorme interés y sobre todo, de gran utilidad práctica.

Una de las claves básicas a tener siempre en cuenta en su Marketing de Guerrilla (y el Marketing en general) es

Ponerse en la piel del cliente

, es decir, salir de nuestra posición de empresarios y esforzarnos todo lo posible por pensar, ser y actuar como el cliente a la hora de realizar cualquier acción de marketing.

Nunca algo ha sido tan efectivo y por desgracia tan poco practicado en el día a día real, que es lo que cuenta.

La creatividad y la originalidad que promulgan el marketing de guerrilla no nos van a servir absolutamente de nada si no están siempre ligadas a hacer las cosas desde la perspectiva del que nos va a comprar, a buscar siempre lo que el cliente busca, a hacer siempre lo que vaya a llamar la atención del cliente (y no la nuestra) e incrementar de verdad su deseo de elegirnos.

Ser originales y creativos "porque sí" es una pérdida de tiempo y recursos, para evitar esa trampa habremos de actuar y ponernos siempre en la piel del cliente.

Esa es la única perspectiva que importa, todo lo demás es autoengaño.

Que a usted su producto le parezca espectacular, que crea que soluciona la vida y que además sus amigos y socios estén de acuerdo en eso puede convertirse en una creencia ciega y falsa si su cliente no lo piensa así.

No importan las horas de trabajo ni el esmero que haya puesto, si aquellos a quienes quiere vender no ven en su producto (o servicio) algo verdaderamente útil y destacable, de nada sirve todo ese esfuerzo. No le van a comprar como compensación a las noches sin dormir, sólo le van a comprar si de verdad ellos ven que les puede solucionar algo y están dispuestos a pagar el precio que pide por ello.

Esta es una de las verdades más crudas del mundo de los negocios, pero es cierta todas y cada una de las veces.

Muchas empresas caen víctimas de esta "miopía", de hecho el gran problema es que viven inmersas en mirarse el ombligo y creen que su punto de vista indulgente va a ser el mismo que tengan sus clientes.

Error grave.

En el Pack Como Conseguir Clientes se habla también de este tema ya que es prioritario, las empresas que son capaces de ver a través de los ojos de sus clientes, consiguen clientes, las que no utilizan esta clave siempre que vayan a hacer algo, no suelen conseguir mucho.

Para que esto le sirva de verdad lo que puede hacer a partir de ahora es lo siguiente:

Piense en esta clave siempre antes de planificar y ejecutar sus acciones de marketing, antes de hacer una promoción, antes de modificar ese folleto con un nuevo texto, poner un precio o planificar un descuento y piense siempre y sin excepción (desde la perspectiva de su cliente) si lo que va a hacer le va a motivar, de verdad, a elegirle.

Si es necesario cuelgue un post-it o una nota en el tablón bien a la vista que diga "Piensa antes de hacer nada", la cuestión es que cuando se ponga a trabajar en su Marketing de Guerrilla debe verse poseído por el espíritu de su cliente, ver por sus ojos y pensar con su cabeza.

He aquí una táctica práctica para ayudarle con este tema tan fundamental:

Pregunte.

Así de sencillo, pregunte a sus clientes, tenga procedimientos por los cuales sondear su manera de pensar y pedirles opinión sobre los productos, sobre qué es lo mejor y qué es lo mejorable.

La información que obtenga es oro puro, especialmente la negativa, que es la que le permitirá corregir sus debilidades.

Muchas empresas no tienen métodos para preguntar a sus clientes, no se molestan en hacerlo y actúan basadas en suposiciones en vez de en la realidad. Le preguntan la opinión sobre el marketing a sus socios, a otros miembros de su empresa, incluso a amigos… esos resultados no sirven, siempre van a ser sesgados.

Hacer eso es el primer paso para ser una empresa miope… y también para el desastre.

En una entrevista a Jay Conrad Levinson (el primero que acuñó el término Marketing de Guerrilla y realmente un experto) dijo una frase que es para enmarcar en todas y cada una de las empresas bien a la vista de todos:

“La gente que más te quiere es también la que da los peores consejos de Marketing.”

Recoja la opinión de clientes actuales, mañana mismo puede ponerse a ello, detalle primero qué le gustaría saber, pregunte con educación y, si lo cree necesario, ofrezca algo a cambio de la respuesta para incentivar que le contesten.

Igualmente también puede sondear a clientes potenciales, mucha gente estará encantada de que le escuchen, de comentar sus problemas y deseos (esos que usted satisface con su negocio) y de que tengan en cuenta su opinión. También es cierto que muchos no le contestarán o no "tendrán tiempo", pero los que sí, le estarán dando claves de enorme valor.

Tenga siempre los pies en la tierra, tenga siempre contacto con la realidad y sepa lo que quieren sus clientes, si actúa así, si establece acciones para recoger esa información (plantéese sinceramente cuáles tiene en marcha ahora mismo y cuáles más podría tener) entonces ya puede comenzar a ser creativo, original y diferente en su Marketing.

Sin embargo sin ese constante chequeo de realidad lo que haga será muchas veces original, pero poco útil.