Cómo conseguir los objetivos del plan de marketing en 5 pasos

Cómo cumplir los objetivos de un plan de marketing

He hecho más planes de marketing de los que puedo contar. También he visto y analizado una enorme cantidad de ellos, cosas de haber tenido ya incontables clientes en dos décadas. Y hay un problema con los objetivos de los planes de marketing.

Por eso, hoy me gustaría compartir cómo conseguir las metas de un plan de marketing. O al menos, cómo aumentar las probabilidades de hacerlas realidad, porque en el mundo real nunca hay garantías del 100% en nada.

¿Lo mejor de todo? Que es aplicable a cualquier clase de objetivo que nos pongamos.

Las 2 claves fundamentales para conseguir los objetivos de un plan de marketing

La solución pasa por poner en práctica, de verdad y de manera comprometida, estos dos principios:

  1. Simplicidad.
  2. Pasos pequeños y manejables.

De hecho, esa es la filosofía de mi propio software de plan de marketing, ahora liberado gratis para todo el mundo, usado estos años por decenas de miles de empresas de todo tipo. De hecho, también se enseña y se usa en varias universidades, dentro de sus asignaturas y másters de marketing.

Los 5 requisitos para cumplir los objetivos de un plan de marketing

La premisa fundamental es que los grandes planes siempre fracasan. Esa es la realidad que he vivido siempre.

Sus objetivos acaban aplastados bajo los escombros de su propia complicación.

Por eso, si queremos cumplir dichos objetivos del plan de marketing, tenemos que optar por un plan que sea:

  1. De pequeño tamaño.
  2. Con pocos objetivos en el plan de marketing.
  3. Que estén centrados en lo prioritario.
  4. Controlado.
  5. Con una fecha de finalización cercana en el tiempo.

Veamos cada punto en detalle, porque su aplicación será la que nos permita alcanzar las metas del plan de marketing y, en general, de cualquier plan o cosa que nos propongamos.

Objetivos pequeños para el plan de marketing

1. Objetivos pequeños en el plan de marketing

Sí, todos tenemos grandes sueños, todos queremos alcanzar grandes hitos. Pero la manera de llegar hasta eso es con pasos pequeños, un pie detrás de otro, una etapa detrás de otra.

Si pensamos en hacer un viaje de mil kilómetros, y no hacemos más que fijarnos en el horizonte, siempre parece estar demasiado lejos.

Esa sensación de que nuestra meta sigue siempre a casi mil kilómetros es descorazonadora, produce un efecto devastador en nuestra motivación y en el cumplimiento del plan.

Te esfuerzas, vuelves agotado y tarde a casa y, ¿dónde parece estar la meta? Todavía a casi mil kilómetros, todavía ni la ves.

Eso propicia el abandono de los planes de marketing y negocio.

Para cada viaje largo, para cada meta enorme que nos propongamos siempre hay etapas más cercanas que necesariamente tenemos que alcanzar. Siempre hay ciudades en las que pararemos en nuestro largo viaje, u objetivos intermedios que tenemos que alcanzar antes de la gran meta.

Si planificamos (desde la comodidad del sillón) todos los miles de pasos que hacen falta para llegar a muchos grandes objetivos de Marketing lo que va a ocurrir es esto:

En las primeras acciones siempre surgirá algún retraso, o cierta estrategia no funcionará como estaba previsto, o habrá un inconveniente, o bien resultará que algo ha salido mejor de lo pensado…

El caso es que la mayoría de las veces las cosas no resultarán como estaban previstas en nuestra cabeza y comenzaremos torciéndonos un poco. El problema viene cuando las siguientes acciones y estrategias planificadas para más adelante descansan sobre las primeras.

Si es así, estas comenzarán a sufrir retrasos o variaciones, que a su vez comenzarán a afectar a las siguientes etapas de nuestro gran plan.

Todo eso va haciendo un efecto de bola de nieve que afecta a nuestros objetivos del plan de marketing.

Pocos objetivos para el plan de marketing

2. Pocos objetivos en el plan de marketing

Esto deriva de lo anterior. Necesariamente, si queremos cumplir los objetivos del plan de marketing, estos tienen que ser pocos.

Y pocos es, idealmente, uno o como mucho dos. Si queremos ventas, ventas. Si queremos rentabilidad, rentabilidad. Lo que sea, pero una cosa.

Poner un plan de marketing que tenga como objetivos mucho tráfico web, incrementar nuestra de lista de correo, los seguidores en redes y además las ventas, hará que no consigamos ningún objetivo.

Objetivos del plan de marketing centrados en lo importante

3. Objetivos centrados en lo prioritario

¿Qué es lo realmente prioritario? Porque he estado en muchas empresas y, si soy sincero, la mayoría de objetivos de marketing son metas de puro ego y nada más.

¿Para qué queremos 300.000 seguidores en redes si no vendemos en ellas? ¿Para qué aumentar el tráfico web si eso no va a acompañado de nuevos leads o interesados?

Debemos saber qué queremos y, si somos pequeños, lo que queremos son ventas y ese debe ser el objetivo del plan de marketing más habitual.

Control de objetivos del plan de marketing

4. Un plan de marketing controlado

No hay manera de conseguir un objetivo de plan de marketing, ni cualquier otro objetivo, si no controlamos dicho objetivo y le damos seguimiento.

Es más, en cuanto no estemos encima, los objetivos del plan de marketing son como niños pequeños, hacen lo que quieren y se escapan para todas partes. Menos para donde deben, claro.

Un plan de marketing no es un documento estático que finaliza cuando se termina de redactar. Es algo vivo, un instrumento de gestión.

Cuanto más encima estemos de la evolución de un objetivo, más probable será que lo cumplamos.

Poner fechas cercanas a los objetivos

5. Con una fecha de cumplimiento cercana en el tiempo

Con los objetivos del plan de marketing tenemos que sentir un poco de presión positiva. Si no, si la fecha es demasiado lejana, procrastinaremos.

Es pura naturaleza humana y el antídoto es acercar la fecha de cumplimiento de los objetivos.

Recordemos los tiempos de instituto. Cuando teníamos un trabajo y nos daban un mes de tiempo, lo hacíamos los dos últimos días. La vida no deja de ser el instituto y somos personas, si sentimos cerca la fecha de cumplimiento del objetivo del plan de marketing, es más probable que trabajemos en él. Si no, lo dejaremos para los dos últimos días.

Sé que estos principios van en contra de muchas cosas que creemos, porque a todos nos gusta soñar en grande y ser ambiciosos. Del mismo modo, todos creemos que no procrastinaremos cuando imaginamos las cosas, pero luego viene la realidad a ponernos en nuestro sitio.

Esto es lo que funciona, en serio. Lo que me ha funcionado a mí y a mis clientes para cumplir los objetivos de sus planes de marketing.

Simplicidad y pasos pequeños, estos 5 pasos.

Ir arriba