Qué vender en Internet
Qué vender en Internet

El otro día estaba hablando con un amigo que quería emprender. Me estaba contando su idea y sus planes de acción (porque las ideas de negocio están muy bien, pero sin acción, no son nada) y, cuando terminó, le pregunté:

«¿Y la vertiente de Internet?».

Su idea versaba sobre un producto y un servicio muy personalizados, y su captación de clientes iba a ser completamente offline, esa parte la tenía bien trabajada. Todo era muy artesano, queriendo retomar un poco ese gusto actual por lo analógico y lo antiguo, ahora que la nostalgia vende tanto y hay una vuelta al pasado y a pagar por él.

Así que no veía el sentido a que hubiera nada relacionado con la red.

Mi respuesta fue la siguiente:

«Entiendo lo que dices, y no te falta razón. Pero aunque una idea de negocio no tenga nada que ver con la red, ni venda ahí, no puede permitirse ignorarla».

Y es que Internet ya no es algo «ajeno, diferente o adicional», sino que está tan integrado en el día a día, que hace mucho tiempo ya que, como emprendedores no podemos ignorarla. No importa que operemos o no directamente en ella.

¿Cuál es la primera reacción ante un negocio o producto nuevo que te llama la atención?

Buscarlo en la red.

Aunque tu marketing sea todo físico, cuando vea tu folleto o abra el buzón y tu promoción me despierte la curiosidad, mi primera reacción va a ser siempre saber más. Y si quiero saber más, ¿qué hago? Voy a Google, es automático.

De hecho, es que ya no tengo que encender el ordenador para eso, mientras subo en el ascensor con tu folleto en la mano, estoy buscando quién eres y dónde estás, si es que me has llamado la atención.

Es normal y lo que cualquier cliente potencial hace. ¿Y qué ocurre si no nos encuentra? Que le resulta raro.

No puede saber más de nosotros, no aparecemos por ningún lado… Estamos perdiendo esa primera atención que habíamos conseguido y eso no va a contribuir a nuestras ventas, por mucho que no sean a través de Internet.

Así que no, no importa a lo que te dediques o qué idea tengas, no puedes ignorar la importancia de la red.

Por eso le dije que, aunque no fuera necesario que montara una tienda online ni nada parecido, sí le recomendé que encontrara un buen Diseñador Web Freelance, (porque las primeras impresiones son muy poderosas y es aún peor tener una web poco profesional que ninguna) igual que también le recomendé que contactara con una Agencia SEO para optimizar esa página y hacerla más visible. Porque estar en la red ya no es suficiente si nadie te ve.

Su misión no tenía que ser la de vender en Internet o plantearse estrategias de Marketing Online, le recomendé que en su página se presentara, hablara un poco sobre sí mismo, que contara su historia y la de su negocio como me la había contado a mí, y por qué lo iba a crear. Como mínimo, debía tener eso, un sitio al que los clientes potenciales acudieran a saber más. Luego, si ya quería interactuar en redes sociales y participar en la conversación que, inevitablemente se va a producir sobre nosotros en la red, era su decisión, pero también se lo recomendaba encarecidamente, y no tenía que quitarle tiempo.

Aunque no estés vendiendo en Internet, los clientes se ven persuadidos de ir a verte (o no) y comprarte, a través de la red.

Hoy día ninguna idea de negocio se puede permitir darle la espalda a Internet. Es una columna más de la actividad, plenamente integrada en cualquier operación de negocio, por muy artesano y offline que sea.