triplicar-el-marketing
triplicar-el-marketing

No basta con "hacer marketing". Una de las lecciones aprendidas como emprendedor (da igual lo que hagas) es que sin Marketing no llegas a ningún lado, pero no basta con "hacer Marketing".

No basta porque como con todo, gran parte de los frutos que recoges dependen no de lo que haces sino de cómo lo haces, porque hay maneras de enfocar el Marketing que sólo llevan a escasos resultados, dinero perdido y una sensación de que uno emplea Marketing pero no funciona.

En esos casos uno siempre está pensando si no debería recortar ese precioso dinero empleado en Marketing, si no es un gasto inútil y si no resulta un invento eso del Marketing en el caso de pequeños emprendedores.

La efectividad del Marketing va a depender principalmente de si lo estamos enfocando de una manera "pasiva", considerándolo una especie de mal necesario que tenemos que sufrir por aquello de ser emprendedores o si, por el contrario, forma parte importante de nuestra iniciativa, teniendo una actitud proactiva, de reconocer su importancia, dedicarle tiempo y recursos.

Si nos quedamos tras nuestro sillón con nuestro plan de marketing sin tocar, con nuestras acciones olvidadas, o bien acudimos a ese evento de nuestro sector, pero estamos mirándonos el reloj y deseando salir de allí porque uno tiene "verdadero trabajo que hacer", entonces enfocamos el Marketing de una manera en la que siempre va a resultar un gasto y no parece dar mucho rendimiento.

Pero si hacemos un hueco para ir controlando si el plan de marketing se está ejecutando y retocándolo según las circunstancias, si las acciones están claras en nuestra agenda y le hacemos un espacio diario (para dedicar tiempo y esfuerzo a esas llamadas, visitas o correos) y si acudimos a ese evento y tenemos iniciativa a la hora de hacer contactos entonces es que estamos teniendo un enfoque activo, estamos poniendo al Marketing en el lugar que le corresponde y es mucho más probable que nos dé frutos y sea una inversión rentable.

Si dos empresarios tuvieran esas dos actitudes y se les preguntara ambos contestarían que sí, que hacen Marketing, que hacen de hecho prácticamente lo mismo, tienen un plan, realizan actividades similares… sin embargo el resultado de "hacer lo mismo" resultaría muy distinto en un caso y en otro.

Entonces si no sólo depende de lo que hagamos sino de cómo lo hagamos, ¿por qué ocurre esto? ¿Por qué enfocamos el Marketing de manera pasiva y como si fuera un inconveniente en vez de una herramienta?

Las razones pueden ser muchas, pero las más comunes vistas por experiencia son:

  • El miedo.

Sí el miedo, el Marketing supone realizar actividades con las que la mayoría de las personas no nos solemos encontrar precisamente cómodos.

Introducirnos a desconocidos, pedir cosas a otros, establecer relaciones con gente nueva… La mala noticia es que eso no suele salir de manera natural, que muchas veces llamar, dar una charla o simplemente preguntar es un camino cuesta arriba.

La buena noticia es que como todo lo relacionado con el miedo gran parte es sólo una invención de nuestra mente. Ningún rayo va a caer por levantar el teléfono y nadie se va a reír de nosotros mientras estemos hablando.

Otra buena noticia es que una vez empiezas ves que eso es así y todo va resultando más fácil la siguiente vez.

  • La extrañeza.

Muchos pequeños emprendedores son buenos profesionales, excelentes en su trabajo y con alguna habilidad especial que les distingue, pero no entienden muy bien qué es eso del Marketing, es como una cosa que viene con la empresa pero no saben muy bien en qué lugar ponerlo o cómo funciona.

La buena noticia es que hoy, más que nunca, es muy sencillo acceder a información sobre el tema y que, realmente, no es tan difícil. Términos como segmentación, posicionamiento, análisis psicográfico, etc. pueden hacer que arqueemos una ceja y pensemos que necesitamos años de carrera sólo para entender cómo hacer un plan de marketing.

Pero es un mito, la enorme mayoría de pequeños y medianos emprendedores no necesitan términos complicados ni planes de marketing de 80 páginas. Eso no sirve en el mundo real…

Siendo pragmáticos hay tres cosas que tenemos que tener muy claras:

  • El marketing es lo que hace que consigamos clientes. Así que ya podemos hacerle un lugar privilegiado en la agenda diaria y el presupuesto.
  • La efectividad no va a depender tanto de que hagamos marketing, si no de "cómo" hacemos ese marketing.
  • A nadie le resulta fácil la primera vez, nadie nace enseñado, nadie acierta siempre…