marketing-online
marketing-online

Muchos pequeños emprendedores creen que, si no venden a través de Internet, no tienen necesidad de hacer marketing online. Nada más lejos de la realidad.

Hoy las fronteras entre lo online y lo offline se han diluido más que nunca y esa es una tendencia que va a crecer, todavía mucho más, en el futuro.

Toda pequeña empresa, se dedique a lo que se dedique y venda o no a través de Internet, debería hacer un marketing online, y estas son las tres principales razones para ello.

1. Estemos o no en Internet, los clientes nos van a buscar primero allí

¿No tenemos una tienda online? Da igual, lo primero que se hace hoy día es buscar en Google sobre nosotros. ¿Quién es esta empresa? ¿Son de fiar? ¿Dónde están exactamente? ¿Qué dicen los demás sobre ella?

Puede que seamos un humilde bar sin web, pero estaremos en Tripadvisor y páginas similares, puede que seamos un abogado que trabaja solo en un despacho y hace todo su negocio cara a cara, pero van a buscar nuestro nombre.

Por eso precisamos estar ahí, dominar o al menos influir un poco y participar en esa conversación, que cuando nos busquen, encuentren lo que nos gustaría que encontraran, no cualquier cosa que desconocemos y está fuera de nuestro control.

Por eso necesitamos estar ahí, hacer un marketing online, que no sólo consiste en poner anuncios, eso es promoción, una sola y aislada dimensión de lo que es el marketing globalmente hablando. Queremos estar, responder a dudas y cuestiones si aparece nuestro nombre, dar una imagen adecuada. Todo eso también es marketing.

Es inevitable que se hable de nosotros y es mucho mejor si nosotros participamos también de esa conversación.

2. El marketing online puede tener un excelente retorno de la inversión

Por supuesto si se hace bien y si se escogen los medios adecuados. ¿Y cuál es el más adecuado? Hoy día es el email marketing, sin duda el rey de los medios de marketing online, con unas tasas de efectividad, conversión y retorno de la inversión muy superiores al resto de opciones disponibles, como puedan ser anuncios de pago por clic o marketing en redes sociales.

Si no estamos usando el email en todo su potencial, nos estamos dejando un montón de dinero sin recoger en la mesa. Es así de simple.

La realidad es que la mayoría de pequeños emprendedores no tiene un gran presupuesto para marketing, y es normal, porque no somos Apple ni Coca-Cola, pero precisamente por eso deberíamos estar buscando los medios más asequibles y mejores retornos dan.

Por eso deberíamos mirar al marketing online y, dentro de él, al marketing por correo electrónico.

No sólo el email marketing ha sido el rey del marketing online todos estos años, es que según los datos no tiene visos de que eso vaya a cambiar en los próximos años. El email sigue siendo ese rey e incluirlo en nuestra estrategia de marketing es prácticamente un imperativo.

Si somos pequeños, encaja con esa situación endémica de no tener mucho presupuesto. En esos casos, nuestra misión es dominarlo, saber qué funciona, ser los mejores en su uso.

3. El marketing online sirve para persuadir, vendamos o no en Internet

No me importa que un emprendedor no tenga tienda online o no cierre negocios por Internet. El marketing online también tiene un papel, y muy importante, en nuestras ventas.

¿Por qué? Porque ese marketing online nos puede ayudar a:

  • Mostrar autoridad y que sabemos lo que hacemos, a través de un marketing de contenido útil o un marketing de educación dentro de esa estrategia de email marketing de la que hablábamos.
  • Mostrar prueba de que lo que hacemos funciona. A través de casos de éxito y casos de estudio que mostrar en nuestra web, por ejemplo.
  • Mostrar prueba social de que otros clientes confían en nuestro negocio, enseñando quiénes trabajan con nosotros, su número si es elevado, las marcas con las que estamos codo con codo.

¿Y qué son esos tres puntos anteriores? Tres de las formas más poderosas de persuasión. Puede que no tengamos dinero para publicitarnos en revistas del sector o en televisión, pero es que hoy día no hace ya falta y la búsqueda de información se está escorando, de manera masiva, a la red.

Por eso, aunque toda nuestra actividad se desarrolle fuera de la red, podemos usar el marketing online para todo eso y «pre-convencer» a quien nos busque, de manera que, cuando contacte con nosotros, ya hayan sido objeto de una cierta persuasión.

Internet permite democratizar las reglas del juego en cuanto al marketing, y deberíamos tener una visión amplia sobre el marketing online, porque este es mucho más que una herramienta para tiendas online o gente que ofrece sus servicios a través de la web.

Es una herramienta muy poderosa para cualquier tipo de emprendedor, sin importar el sector o el presupuesto que tenga.