Una vez nos hemos puesto en marcha, con un producto, una web funcional y la decisión de hacerla llegar lejos, la mayor parte del tiempo la vamos a tener que dedicar a una cosa: Marketing.

Es decir, llevar el nombre de nuestra iniciativa cada vez un poco más lejos, poner la web delante de unos cuantos ojos más.

Dicho de otra manera para una empresa en Internet, vamos a tener que generar, tráfico, visitas, una audiencia. Ese es el paso número uno. Una vez hecho esto, ya podremos hablar de cultivar y nutrir esa audiencia para que vuelva, pero básicamente, lo primero que necesitamos es ese tráfico.

Como en casi todo lo que afronto, la manera más sencilla para comprender algo es desmenuzarlo en sus piezas básicas e ir viéndolas una a una. Siguiendo esa premisa y, en general, el tráfico web lo podemos conseguir de tres formas:

  • 1. Comprándolo: eso significa pagar por anuncios, casi siempre anuncios de pago por clic (ni se moleste en banners y similares, no funcionan). En esos anuncios, ya sean de Facebook, Google o similar, pagamos un determinado dinero cada vez que alguien hace clic en ellos y va a la página que hemos enlazado con el anuncio.
  • 2. Ganándolo de manera orgánica: esta debe ser nuestra estrategia a largo plazo. Significa que los buscadores nos indexan y, si nuestro contenido es relevante para una cierta búsqueda, actualizamos a menudo la web, creamos contenido de calidad, etcétera, iremos ganando puestos e iremos apareciendo cada vez más alto en los buscadores, teniendo más posibilidades de que nos encuentren.
  • 3. Consiguiendo visitantes de aquellas personas y webs que ya los tienen: es decir, que nos exponemos en sitios que ya han conseguido esas audiencias relevantes (que tienen el perfil de cliente que buscamos). Eso significa participar en comunidades, escribir para otros blogs, conectar con posibles aliados y que nos den a conocer…

Así que, en general, el tráfico lo compramos, lo ganamos poco a poco de manera natural a través de buscadores o lo tomamos prestado de aquellos sitios que ya tengan a los usuarios que nosotros queremos también.

Mis impresiones estos años con respecto a cada tipo de tráfico

En este tiempo, he probado de múltiples formas a generar todo tipo de tráfico. Sé que hay más métodos marginales, redes sociales y demás, pero en general estas son las tres «armas» a utilizar y en las que centrarnos, si queremos algo más que resultados que sean migajas. Para cada una de ellas, esto es lo más importante que he aprendido.

1.  Tráfico pagado

Es útil y he obtenido buena rentabilidad con ello, teniendo siempre en cuenta dos cosas:

  1. Hay que aprender las reglas del juego sobre el servicio concreto que vamos a contratar, así como las mejores prácticas de cada uno. Cuando empecé con Google Adwords, primero me familiaricé comprando una guía con buena reputación sobre el tema, fue una de mis mejores inversiones. Esos servicios de publicidad son un juego en el que, muchas veces, «compites» contra otros expertos. Así que si no sabes jugar el juego, al menos en lo básico, vas a perder mucho dinero.
  2. El Marketing es Marketing, así que hay que seguir sus reglas. Encabezados atractivos y ofrecimiento de algún incentivo para hacer clic es la clave para que los anuncios funcionen.
  3. Hay que dejar este tipo de Marketing para que acudan directamente a páginas de venta de productos o servicios. Optimizar dicha página (llamada en inglés landing page) es la clave del éxito. En general, mandar tráfico de pago por clic a nuestra página principal o a artículos de contenido es la manera más rápida de perder dinero.
  4. Hay que medir muy bien la conversión y la rentabilidad (o no) que estamos extrayendo. Este es un juego en el que estar muy encima, o perderemos rápido.

2. Tráfico orgánico

La manera de conseguirlo es a largo plazo y creando, consistentemente, contenido de calidad respecto al tema que buscan los usuarios a los que apuntamos. Insisto en lo de largo plazo (hoy día, mínimo un año para empezar a ver algún resultado) y en la necesidad de crear bastante contenido, para aspirar a lo que se llama la «larga cola». Ese concepto consiste, básicamente, en ir generando un tráfico grande mediante la suma de pequeño tráfico que llega a muchos artículos distintos.

En general, el Marketing de contenido debe ser piedra angular de nuestro negocio en Internet, hagamos lo que hagamos. Al fin y al cabo es la única manera de (con paciencia y tiempo) aparecer en buenos puestos de los buscadores. Google no nos va a aupar a la codiciada primera página con trucos baratos, un puñado de texto o una página cualquiera.

3. Consiguiendo tráfico que ya generan otros

Esta fue mi manera cuando comencé en varias de mis iniciativas y hasta que conseguí establecerme y conseguir tráfico orgánico propio. Publicaba artículos para portales empresariales como el de Microsoft y otros similares, donde se enlazaba a mi web.

No hay otra, aquí cambiamos trabajo y contenido por exposición y, si estamos empezando, es fundamental establecer relaciones con aquellos que ya están teniendo el tráfico que deseamos, así como ofrecerles un trato rentable para ambas partes.

Acudir a foros a promocionarnos si no hemos participado de antemano, así como hacer spam en las redes sociales, no tiene nada que ver con todo esto y es la forma más rápida de empeorar la situación.

Recomiendo básicamente estos tres métodos a todo el que comienza, y son los pilares sobre los que crear nuestra estrategia para conseguir tráfico. El primero es el más rápido y caro, el segundo el más lento, pero el que más nos dará a largo plazo y el tercero también puede ser rápido, pero es costoso encontrar buenos aliados y que quieran trabajar con nosotros.

En general, y siguiendo la regla del 80/20, cualquiera que quiera tráfico, debe centrarse en estas tres estrategias, son las que más resultado real proporcionan en el mundo real.