10 buenas ideas de regalos de Navidad para nuestros empleados

Regalos de Navidad para empleados

Se acercan las Navidades y es hora de reconocer el esfuerzo de los que trabajan para nosotros. Ha sido una época difícil y aún quedan algunos tiempos turbulentos por delante. Para subir la moral, he aquí algunas ideas sobre posibles regalos de Navidad para empleados.

La premisa básica con este tema es la misma que con cualquier otra cosa cuando se trata de un negocio: tratar de ir un poco más allá de lo de siempre de lo que hacen los demás.

Eso mostrará que los que trabajan para nosotros nos importan y, seguramente, también hará que a ellos les importe más su trabajo y se sientan valorados y a gusto.

Comenzamos la lista con un clásico, al que podemos dar un giro respecto a lo de siempre.

1. Una comida o cena de Navidad, pero con un punto más…

Es habitual organizar una cena de empresa para los empleados durante las fechas navideñas. Sin embargo, lo que muchas veces es un trámite, podemos mejorarlo.

Por supuesto, lo ideal es que la comida corra por cuenta de la empresa y en ella, podemos ir un poco más allá y hacerles pequeños obsequios.

Desde vasos personalizados, hasta gadgets, como pequeños auriculares, power banks o incluso bombones, velas, etc.

Las opciones son muchas y la clave es la siguiente. Esos pequeños regalos, por sí solos, se quedan cortos a la hora de reconocer los méritos a quienes han trabajado mucho y bien.

Sin embargo, la combinación de cena más regalo sí que da la sensación de ir un paso más allá.

2. La clásica cesta de Navidad, con un giro inesperado

Como vemos, una de las formas más fáciles de hacer algo nuevo es darle un giro a lo de siempre, haciéndolo distinto o más especializado. Este consejo de negocio general también es aplicable a los regalos para empleados y, en concreto, a la estrella de las fiestas, la cesta de Navidad.

Esta no tiene que ser la cesta clásica, con vino, cava, jamón y dulces. Por ejemplo, puede ser una cesta de productos de cuidado personal, que siempre vienen bien.

O como norma general, cestas más especializadas y personalizadas. Para quien le guste el buen vino, unas botellas de calidad, paquetes de bombones diferentes a los habituales para los golosos, o bien cestas especializadas de quesos o embutido gourmet, ideales para los amantes de este tipo de comida.

Hoy día, la oferta de cestas originales o personalizadas es amplia. Con una breve búsqueda en Internet, podemos encontrar muchas ideas.

3. Tarjetas regalo

Pueden ser tarjetas regalo para Amazon, tiendas de la zona o incluso para tiendas digitales, como iTunes, Google Play o tiendas de juegos para los más gamers.

Sin duda, este es un regalo estrella y siempre acertaremos, porque serán ellos mismos los que puedan comprar lo que deseen.

En caso de querer premiar una labor especialmente buena de nuestros trabajadores, una tarjeta de este tipo es el añadido perfecto a cualquier otro regalo de esta lista.

4. Entradas para eventos

Entradas para eventos como regalo de empresa

Se ha demostrado una y otra vez que los mejores regalos son los que permiten vivir experiencias y no los que solo son objetos que, muchas veces, quedan olvidados o en desuso al poco tiempo.

Así que, en esta línea, podemos pensar en entradas para eventos como partidos, conciertos, museos, cines, teatro…

Todo dependerá, claro está, de las preferencias del equipo.

Como estamos viendo, una de las premisas principales para triunfar con los regalos de nuestros empleados es conocerlos e ir un paso más allá, personalizando según los gustos de cada cual.

5. Vales para otro tipo de actividades

En la misma línea que lo anterior, no solo podemos regalar experiencias en forma de entradas, también usando un vale para actividades que gusten a una mayoría.

Dos ejemplos son masajes relajantes o una cena para dos fuera de casa.

Probablemente, habremos visto esas cajas de experiencias que, por un precio fijo, permiten realizar una actividad de este tipo, a elegir entre muchas. Esta siempre es una buena opción para no fallar.

6. Una bonificación económica inesperada

Afrontémoslo, siempre viene bien y es agradecida. Y más ahora, en tiempos de incertidumbre y subida de precios.

Muchas empresas se devanan los sesos tratando de fidelizar a los trabajadores y aumentar su implicación. Dan comida gratis, organizan eventos o remodelan la oficina para que sea más cómoda o haya acceso a actividades relajadas o divertidas. Pero muchas veces, la respuesta correcta es más sencilla, reconocer la labor con una compensación económica adicional.

Por eso, una bonificación inesperada será un regalo con el que nunca fallaremos.

7. Un regalo personalizado según los gustos

El dinero siempre viene bien, pero queda un poco diluido como regalo, especialmente si no es mucho. Por eso, es posible que podamos dar esa bonificación en especie.

Si el equipo no es muy grande y existe confianza y amistad, es posible sorprender con un regalo personalizado para cada uno. Estableciendo un límite de presupuesto, cada obsequio se adaptaría a la persona.

Por ejemplo, para ese programador o diseñador, unos buenos auriculares para concentrarse. También libros para los más lectores y, para ese otro que siempre habla de su afición a los juegos de ordenador y mesa, un obsequio de este tipo.

Esto demuestra dos cosas, primero, que los empleados son personas para nosotros, no números o nombres sin cara. Segundo, que escuchamos y nos hemos preocupado de tomarnos el tiempo y la molestia necesarios para conseguir un regalo adecuado.

8. Tiempo libre

Especialmente para unas fechas donde lo más importante es pasar tiempo con la familia, el mejor regalo que podemos hacer es ese tiempo.

Examinemos la planificación y veamos cómo podemos regalar un día, algunas tardes o unas cuantas horas para que nuestros empleados puedan pasar más tiempo con los suyos.

9. Algo para la oficina que mejore el trabajo en ella

Siempre se pueden mejorar las condiciones de la oficina y hacer que se trabaje mejor en ella. Esto lo podemos convertir en regalo de Navidad y, por ejemplo, instalar una máquina que haga un café premium, con suministro anual gratis.

O bien algo curioso, que sirva para desconectar en las pausas, como sillones de siesta, algún equipo de fitness, un futbolín o incluso un saco de boxeo, que se utilice para reírse un poco.

Lo ideal es no ir a lo que es básico y sirve para trabajar. Por ejemplo, sillas nuevas y cómodas es algo que la empresa debería proporcionar de serie, no como «regalo».

10. No reconocer el mérito solo en Navidad

Cuando llegan estas fechas, pensamos en cómo hacer que nuestros empleados se sientan a gusto, además de reconocer su trabajo.

Pero uno de los mejores regalos que podemos hacer es no esperar a momentos concretos. Reconocer cuando alguien trabaja bien, y que se sienta valorado, es algo que podemos (y debemos) hacer en cualquier momento.

De nuevo, los estudios han demostrado que, una vez se tiene un sueldo adecuado (lo más importante y la base de todo lo demás), el reconocimiento y la sensación de ser valorado influyen mucho en el bienestar y la productividad de un empleado.

Muchas veces perdemos la oportunidad de hacer un cumplido y no debemos dejarla pasar cuando suceda.

Como vemos, opciones para hacer regalos a nuestros empleados por Navidad hay muchas, y solo tenemos que elegir la que mejor se adapte a nuestra empresa.

Ir arriba