lenguaje no verbal

Hace poco llamó mi atención un programa de gestión de Recursos Humanos llamado Factorial, que prometía una gestión cómoda de empleados y una plataforma segura donde cada empleado podía acceder a sus nóminas, su información, centralizar toda la (engorrosa a veces) documentación relativa a contrataciones, bajas, nóminas…

Y como siempre digo, el principal motor de los negocios es, y debe ser siempre, el egoísmo. Es decir, que tus clientes deseen lo que vendes porque les soluciona un problema, les provoca deseo o cubre su necesidad. Uno de los puntos clave de Factorial es que es una solución basada en la nube que es completamente gratis.

No estoy hablando de que tengan un plan limitado y gratuito que siempre se queda corto y pone limitaciones, estoy hablando de que uno de los puntos principales de venta de esta herramienta es su total gratuidad, manejes a dos empleados o a doscientos.

He visto ir y venir tantas aplicaciones de este tipo, que he perdido la cuenta. Esa volatilidad casi siempre tiene un motivo: no hay detrás un modelo de negocio, es decir, no hay detrás una manera de hacer dinero, sólo de crear una audiencia con el gancho de la gratuidad, sin tener claro cómo van a poder hacer dinero posteriormente.

Factorial sí genera esos ingresos de una manera muy curiosa, tiene acuerdos con los proveedores de beneficios para empleados que permiten cubrir los costes de la plataforma. Cuando una empresa ofrece beneficios a través del software, llegando así a la audiencia de la aplicación, el proveedor paga una parte a Factorial.

Francamente curioso y parecido a lo que sería un modelo publicitario. Lo que es importante notar es que, al contrario que la mayoría de esos modelos, en este caso no nos encontramos con algo intrusivo que se interpone en la usabilidad de la herramienta.

Qué hace Factorial

Factorial no es un programa para hacer nóminas, es un programa para centralizar todo lo relativo a los Recursos Humanos, especialmente su documentación y la gestión de aspectos como retribución fija y variable, vacaciones, ausencias y demás.

Su principal clave es que, en un entorno seguro, tanto la empresa como los trabajadores pueden acceder a toda la documentación necesaria: como nóminas, contratos y demás, así como comunicar vacaciones, aprobarlas, notificar ausencias y que todo el mundo sepa en todo momento lo fundamental.

Nada de intercambios interminables por email, nada de confusiones, nada de estar rebuscando donde están las cosas o esa nómina de febrero que ahora no ubicas.

De hecho, con respecto a las nóminas, se pueden subir a la herramienta o importar desde el programa A3.

Probando Factorial

Así que, estando ahora en colaboración con un par de startups en fase de creación que prevén adquirir tracción pronto y contratar empleados, decidí echar un vistazo, y pasar un tiempo con la herramienta para gestionar las vacaciones, nóminas, equipos y demás.

El proceso de alta es rápido y sencillo. Uno de los principales problemas de este tipo de servicios es que, a veces, para acceder a él y darse de alta, piden tantas cosas y hay que dar tantos pasos que el rozamiento que provocan echa para atrás. En un minuto estás dado de alta, el correo de confirmación llegó instantáneamente… Buen comienzo.

La pantalla principal

Con un diseño limpio y agradable, la pantalla principal te informa de las posibles tareas pendientes y de los últimos acontecimientos, como altas de nuevos empleados, etc.

Pantalla principal de Factorial HR
Pantalla principal de Factorial HR

Los apartados principales

Cuatro grandes apartados simplifican la gestión de la herramienta:

  • Empleados: Donde tenemos la información de cada uno.
  • Calendario: El nodo principaldonde podemos gestionar y ver vacaciones, ausencias, etc.
  • Archivos: Donde encontraremosnóminas, contratos, etc.
  • Beneficios: Algo que veremos con más detalle.

Obviamente el acceso de la empresa es distinto al acceso de los distintos empleados que se van dando de alta en la aplicación. Así, la empresa tiene un vistazo y acceso general, mientras que los empleados tienen acceso a lo suyo propio.

Por ejemplo, dentro del apartado de empleados, podemos ver y modificar lo pertinente desde el punto de vista de la empresa, como retribuciones, puesto altas, bajas, ausencias, documentos (contratos, nóminas, DNI, etc).

La pantalla de empleado, desde el punto de vista de la empresa.
La pantalla de empleado, desde el punto de vista de la empresa.

La pantalla de beneficios

La pantalla más curiosa es la beneficios, donde conectamos con el modelo de negocio de Factorial, que le permite ofrecer la aplicación gratis. En ella puedes acceder a beneficios para empleados que te proporcionan otras empresas, como cuotas de gimnasio en condiciones favorables, seguros médicos y otros tipos de beneficios y retribuciones en especie para atraer y retener talento.

Pantalla de beneficios en Factorial HR
Pantalla de beneficios en Factorial HR

Como se puede apreciar, no es intrusiva, no se interpone a la usabilidad de la aplicación.

La conclusión

La conclusión es que durante años he trabajado con nóminas, empleados, etcétera. La conclusión es que como economista, creo que pocas veces hay más caos y confusión que en este área. Envíos de nóminas por email, malentendidos de quién está dónde y si va a venir o no hoy.

Factorial pone simplicidad y orden donde casi siempre hay un caos. Y no me canso de decirlo, una manera de tener un buen producto no pasa necesariamente por hacer algo espectacularmente innovador o lleno de características, al contrario. Una de las principales ventajas diferenciadoras que podemos abrazar es hacer fácil lo complicado.

En un entorno donde cada vez esa complicación es mayor, Factorial hace sencillo lo complejo. Todo el que consiga eso, venderá.

Y es completamente gratis, 100%, sin trampa ni cartón. Así que no se me ocurre ningún motivo por el que no recomendarlo a cualquier empresa o emprendedor.