¿Cuándo es el mejor momento para emprender?

cuando es el mejor momento para emprender

Con la actual crisis del coronavirus y el cierre que están sufriendo gran cantidad de negocios, muchos que tenían planeado un proyecto de empresa se preguntan: ¿Es este un buen momento para emprender? Porque parece que es el peor posible…

Todo el mundo tiene una opinión sobre este tema, hasta yo la tengo, pero mucho mejor que una opinión es tener los datos.

Así que vamos a ver, con los números en la mano, cuándo es el mejor momento para emprender, y si, como parece lógico, lo ideal es hacerlo en tiempos de bonanza económica.

Qué dicen los datos sobre cuál es el mejor momento para emprender

Algunas de las empresas más exitosas de la historia, como Microsoft o Apple, nacieron en periodos de recesión económica, pero otras, sin embargo, surgieron en épocas de crecimiento. Puedes encontrar muchos ejemplos de uno u otro tipo, lo que ya da una pista de la respuesta objetiva.

El momento en el que emprendes, y si es un periodo de crisis o crecimiento económico, es irrelevante para el éxito de la empresa (o su fracaso).

Ahora mismo, tengo clientes y contactos que lo están pasando francamente mal, mientras que otros están vendiendo tanto que no dan abasto. Mi proyecto más exitoso en términos económicos surgió en medio de la crisis de 2008, pero también es cierto que otros nacieron en épocas mejores y resultaron rentables. Del mismo modo, los fracasos se reparten igual a lo largo del tiempo en mi caso personal y el de muchos de mis clientes.

Al final, las crisis no afectan a todos por igual, ni mucho menos.

Sin embargo, no me parece profesional dar una respuesta general basándome en mi experiencia, así que echemos un vistazo a unos datos muy interesantes.

Examine la gráfica de abajo. Representa las tasas de supervivencia de nuevas empresas en Estados Unidos durante sus primeros 5 años. En rojo, están las cifras de supervivencia en años para las empresas creadas entre 1989 y 2000, es decir, un periodo de expansión en la economía norteamericana. En azul, las creadas entre 1977 y 1988, cuando la economía no estaba en buena forma. la fuente es el U.S. Census de negocios.

Creación y supervivencia de nuevas empresas en años de crisis o bonanza económica.

Como podemos ver, las curvas de supervivencia son idénticas.

Desglosando de otra manera esos mismos datos de 23 años, podemos ver las tasas de supervivencia de nuevas empresas durante todo ese periodo, diferenciando si estas se crearon en un año de crecimiento de la economía dentro de ese intervalo de 23 (línea roja) o bien durante un año de contracción económica (línea azul).

Emprender en recesión o expansión económica.

De nuevo, vemos en el desglose que da igual cuando se creara la empresa. Tanto en épocas de recesión como de expansión, la tasa de supervivencia es idéntica.

Como vemos, los datos objetivos corroboran que el momento en el que se crea una empresa no influye en sus probabilidades de supervivencia.

El momento de creación y la situación de la economía no es lo importante a la hora de tener éxito o no.

Ahora, aunque eso es así y corrobora mi experiencia personal, es importante hacer una serie de matices.

No se puede adivinar el futuro

Algunas crisis como las de los años 70 del siglo pasado vienen dadas por materias primas básicas, como el petróleo. Otras son financieras, como las de 2008. Otras, como la del coronavirus, son casi impensables y globales, ya que no ocurría una pandemia así desde hace más de 100 años.

Eso significa que no todas las crisis son iguales y que es imposible predecir el futuro y garantizar que dicho futuro sea igual que el pasado. Pero, hasta ahora, el momento de emprender no ha tenido influencia en el éxito de una empresa.

No todas las crisis son iguales

Por ejemplo, durante la financiera de 2008, muchos bancos vieron peligrar su supervivencia y cerraron el grifo del crédito que estaba abierto de una manera demasiado generosa en lo hipotecario y lo personal.

Las crisis en general, pero sobre todo las de este tipo, hacen que la posibilidad de financiación ajena sea complicada. Los bancos no querían tomar riesgos, de manera que ahogaron a muchos negocios, echando sal en la herida de la irresponsabilidad que habían tenido.

Si para empezar nuestra iniciativa dependemos de obtener financiación y crédito, es cierto que tendremos más complicado el acceso en épocas de crisis.

Del mismo modo, la naturaleza de las distintas crisis hace que no todos los negocios que se emprendan vayan a tener la misma facilidad para despegar, dependiendo de a qué se dediquen.

Por ejemplo, tras la burbuja punto com de principios de los 2000, nadie se fiaba mucho de esas iniciativas al estilo de la malograda Terra. Del mismo modo, en la crisis actual, pocos inversores verán atractivo en abrir un bar o un cine, pero otro tema muy distinto son los proyectos de comercio electrónico, que está teniendo el boom definitivo.

En conclusión, ¿cuándo es el mejor momento para emprender? La respuesta parece clara, pero sobre todo, la pregunta no parece tener demasiada importancia.

Como dice el proverbio, si nuestro proyecto es bueno, el mejor momento era hace un año y el segundo mejor momento es ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba