tres-emails
tres-emails

Yendo al grano, la versión 2.0 del esperado Pack Cómo Conseguir Clientes no va a salir finalmente el 14 de marzo como estaba previsto. Esa es la mala noticia.

El motivo no es que no esté preparada sino que ese día 14 no es, decididamente, una buena fecha de salida, ya que están muy próximas las vacaciones de Pascua, con casi todo el mundo pensando más en los merecidos días libres que otra cosa.

Sin embargo esta situación va a encerrar algo muy positivo para los usuarios y clientes de Recursos Para Pymes, algo que ha despertado un gran interés y reacción.

Cuando ocurren cosas como esta y uno tiene que cambiar los planes, se aprenden lecciones francamente valiosas, algunas de las cuales se quieren compartir aquí.

Lección aprendida número 1.- No siempre se puede acertar.

Si uno es un emprendedor tiene que aprender a convivir con los reveses que surgen. Son compañeros inevitables del camino y es imposible esquivarlos siempre.

Aprender a aceptar que las cosas no van a salir siempre como habíamos previsto es una habilidad muy valiosa en un emprendedor.

Hay cosas que salen bien y esas victorias hay que celebrarlas, el proyecto Zen Marketing por ejemplo fue de esas veces donde todo va sobre lo previsto y se cumple, pero no se pueden meter esos goles siempre y lo que es más importante

El que más acierta es el que más falla.

Siguiendo con el símil futbolístico quien mete más goles suele ser el que más tira a puerta y la mayoría de las veces que tira fallará, pero es así como funcionan las cosas y al final cuenta el marcador definitivo.

¿Se ha fijado en algún emprendedor que haya llegado donde se ha propuesto? Si analizamos a fondo las peripecias de todos y cada uno de ellos, esta situación es cierta siempre.

Lección aprendida número 2.- Los planes no deben estar escritos en la piedra.

Ver que nos dirigimos hacia un iceberg y no cambiar el rumbo, porque en el plan dice que tenemos que seguir todo recto, supone ser esclavos de nuestro plan y sobre todo supone que nos vamos a estrellar.

Un plan es un mapa pero si vemos que de repente hay una enorme piedra en el camino que no estaba indicada, lo que tenemos que hacer es esquivarla, adaptarnos al terreno y no seguir ciégamente lo previsto.

El problema de muchos planes es que son estáticos y realizados desde la comodidad del sillón, pero como emprendedor habrá comprobado que la realidad de una pyme es de todo menos estática y cómoda.

El mejor estratega no es el que acude al campo de batalla con el mejor plan, sino el que mejor se adapta a la situación.

3.- Hay una habilidad todavía más valiosa para un emprendedor que afrontar los reveses

Como se ha comentado saber encajar golpes es una habilidad imprescindible para ser emprendedor, pero hay algo todavía más valioso.

Ser capaz de sacar algo bueno de todo ello.

Hay dos maneras de afrontar estas situaciones, una es apretar los dientes y encajarlas y otra es, además de eso, preguntarse:

¿Qué puedo sacar en positivo de esta situación?

En muchas ocasiones, con esta mentalidad y dedicando tiempo a reflexionar sobre la pregunta surgen ideas con las cuales eso que parecía tan negativo puede ser lo mejor que nos ha pasado.

Vivimos en el mundo real, es cierto que no siempre vamos a hacer de un imprevisto la mejor situación de nuestra vida, pero en casi todas las ocasiones algo bueno se puede extraer, aunque sólo sea un ENORME aprendizaje.

En el caso del pack 2.0 había dos opciones, seguir con el plan previsto o cambiarlo, pero si se cambiaba tenía que ser, necesariamente, proporcionando algo mejor, algo de valor, si no, simplemente se seguía lo planificado, ese era el reto.

Y al final surgió la idea. La salida del pack será unas semanas después pero mientras tanto se va a aprovechar para ofrecer algo de mayor valor para todo el mundo, ya lo verá.

(Por cierto un pequeño inciso, si es usted cliente de la versión 1.0 del Pack, está leyendo esto y no ha recibido un e-mail sobre este tema de la versión 2.0 no dude en contestar este correo y comentarlo, igualmente si lo adquiere, no dude en contactar por este tema).

Lección aprendida número 4.- Cuando estas cosas pasan hay que reconocerlo

Las personas somos fascinantes a veces, en ocasiones nos defendemos como gatos panza arriba cuando algo no sale como estaba previsto, intentamos justificarlo, intentamos taparlo… pero casi siempre esos esfuerzos son en vano y al final resultan mucho peores que reconocerlo.

Poner una fecha cercana a unas vacaciones para un lanzamiento no fue acertado, el empacho de polvorones que siempre hay a principio de año no lo justifica.

El caso es que todos somos humanos, unas veces se acierta, otras se falla. Nadie se libra.

Si reconocemos un fallo, intentamos sacar lo mejor de la situación y somos dignos afrontándolo, la enorme mayoría de la gente nos entenderá, porque todo pasamos por ahí. Una actitud defensiva e infantil no lleva a ningún lado.

Alguien habrá que haga leña injustamente del árbol caído y que comience a ensañarse sin motivo y sin medida. Entonces habremos descubierto a ese jefe, ese cliente, ese compañero o esa persona que nos conviene tener bien lejos. Aunque sólo sea por ese hallazgo a veces merece la pena pasar un mal trago.