color y marketing

Hoy, en esta sección Premium, vamos con un caso personal de Recursos para Pymes que resulta fascinante.

Hemos visto a menudo que los pequeños detalles (sin importancia aparente para la mayoría de las personas) pueden influir enormemente en la efectividad de nuestro Marketing.

Pues bien, he aquí otra prueba de eso realizada en Recursos Para Pymes.

Observe las imágenes más abajo, como puede ver, se trata de 2 anuncios exactamente iguales en composición e incluso en lo que dicen. De hecho la frase para atraer la atención e incentivar a que realicen la acción que deseamos es idéntica, lo único que cambia es el color de la misma.

prueba de marketing

Tómese un momento para examinar dicha imagen, e intente averiguar cuál de los dos anuncios resultó más efectivo. Una vez crea que lo tiene, siga leyendo para encontrar la solución.

El resultado de la prueba

El resultado de este test de marketing fue el siguente: el anuncio con el texto en azul consiguió un 45,24% más de interés y clics que el anuncio escrito en rojo.

Parémonos un segundo a examinar bien las implicaciones de esta prueba.

Una misma frase, en la que sólo cambia el color en el que está escrita, puede influir para que, con el mismo anuncio y el mismo presupuesto, un 45% más de gente llegue a hacer lo que deseamos.

Esto implica que lo que digamos puede llegar a tener un efecto muy distinto dependiendo del color con el que lo digamos.

Que el color es algo crítico para la efectividad es conocido en el Marketing Directo desde hace mucho tiempo, pero muy pocos emprendedores le dan la importancia que merece y están enviando campañas donde sólo cambiando los tonos podrían aumentar enormemente su respuesta.

Vamos a ver cómo aplicarlo.

Lecciones aprendidas que puede aplicar en su caso

El color de lo que digamos importa si estamos realizando anuncios visuales. Por eso probablemente querrá tener en cuenta estas conclusiones que vamos a ver fruto de infinidad de tests, no sólo este que estamos viendo hoy.

1.- Si está realizando una campaña en Internet y lo que quiere es que se pinche en un anuncio el mejor color para la llamada a la acción, en las pruebas propias de Recursos Para Pymes (no sólo teniendo en cuenta la reseñada aquí sino muchas otras) es el azul.

Si su público está en Internet y quiere conseguir ese efecto tenga en cuenta que dicho público está muy condicionado a asimilar el color azul con algo escrito en lo que debe hacer clic.

2.- El color que históricamente más atención consigue en un anuncio escrito a la hora de leerse es el rojo.

Puede no quedar muy bonito, puede no ser muy elegante, pero la realidad es que a la hora de comenzar nuestra comunicación escrita con un encabezamiento poderoso, el color rojo (si estamos hablando de un fondo blanco) es el que más atención atrae cuando nos salimos del entorno de Internet.

Está demostrado por cientos de tests a lo largo de muchos años de marketing directo que es el color al que más caso se le hace y de hecho el que más respuesta provoca casi siempre.

El segundo color más efectivo en comunicaciones escritas que no son online, cuando se trata de un título o comienzo, es el azul (sobre fondo blanco de nuevo).

Por supuesto eso no implica que debamos escribir todo nuestro texto en rojo o en azul, sólo nos estamos aquí refiriendo al encabezado, al comienzo de esa carta o folleto en el que especificaremos normalmente un beneficio poderoso para el cliente (ejemplo de encabezado: «Cómo conseguir su ordenador a precio de coste») o bien algo que atraiga la atención para que siga leyendo (ejemplo: «Descubra el secreto para invertir en bolsa sin perder dinero»).

3.- Muy importante. Realice sus propias pruebas de color para averiguar si es así o no en su caso.

Si bien se suponía que el rojo llama más la atención, en las propias pruebas de Recursos Para Pymes funciona mejor el azul en la web, incluso en aquellas frases en las que no se pretende que el usuario haga clic.

Esto se debe, principalmente también, a que encaja más con el diseño general de las páginas en las que aparece, de modo que el anuncio parece «menos publicidad» que si fuera algo chillón y rojo, que no encaja con el resto de la página.

De hecho, en lo personal tengo la impresión de que para empresas y clientes profesionales el uso del azul para destacar puede dar una imagen más profesional que el resto, pero no se fíe. No lo haga a ciegas, realice algún envío limitado y vea lo que pasa en la prueba.

La cuestión con la efectividad histórica del rojo en cartas de ventas, folletos y demás para llamar la atención es que gran parte de la muestra que concluye eso está compuesta por anuncios destinados a particulares. No es lo mismo ese público que una empresa. De todas formas, insisto, pruebe.

4.- Use el color de manera limitada y coherente.

Que el rojo y el azul sean dos buenos colores para llamar la atención no implica que deba usarlos constantemente. De hecho, cuanto más los usemos en un mismo anuncio, más se diluirá su efecto.

Sólo destaque lo muy importante con esos colores, como por ejemplo el encabezado principal y otros títulos y sub-encabezados fundamentales a lo largo del elemento de Marketing, pero no nos pasemos.

Para que atraigan la atención deben ser muy escasos. Si los encabezados de color y fuente grande son lo más habitual en el elemento de marketing perderán su eficacia de destacar.

5.- Por las pruebas propias es importante mantener el elemento de marketing escrito legible, limpio y claro.

Eso ayuda a concentrarse en la lectura y a que, cuando haya un título en otro color o con fuente más grande, este llame más la atención.

Constantes cambios de color y de fuente distraen, dan una imagen poco profesional y han mostrado menos efectividad en pruebas propias.

Recuerde: probar es la diferencia en la que radica el hecho de que, para el mismo gasto que hacemos de Marketing, podamos conseguir un beneficio mucho mayor.