¿Ha visto esos anuncios que prometen hacerse rico en Internet? ¿Esas imágenes de gente en la playa, trabajando con un portátil y un cóctel en la mano? Bueno, pues son mentira.

En el mundo real, lo que parece demasiado bueno para ser verdad, acaba siendo demasiado bueno para ser verdad.

Especialmente al principio, un negocio es una tarea ardua, porque crear algo de la nada no es sencillo. Y un negocio online no es distinto.

Por eso, en estos primeros artículos, donde me gustaría establecer bien las bases de emprender en Internet de manera realista y con una mínima garantía (si es que eso existe en el mundo de la empresa), me gustaría que hoy quedara claro lo siguiente.

Si está en una situación económica precaria, en la que necesita dinero ya, no crea que lo va a conseguir emprendiendo online. Al contrario.

Todos esos anuncios de «gane mucho dinero en poco tiempo», o de sistemas infalibles que le harán rico desde casa sólo quieren sacarle el dinero.

Emprender Online requiere:

  • Haber realizado una tarea de elección de un mercado adecuado. Lo cual no es fácil, ni siempre fructífero.
  • Tener un producto que vender que sea superior al resto. Lo cual lleva tiempo.
  • Generar una audiencia mínima para que haya ventas. Lo cual es una labor constante, muchas veces frustrante, que al principio dará pocos frutos. Cada día deberá salir ahí y generar un poco más de tráfico, ya sea a través de nuevo contenido, optimización de su página, colaboración con otros, redes sociales, participación en comunidades… Y eso requiere tiempo.

Por eso, si uno necesita dinero ya, no ponga un negocio online.

Si bien emprender en Internet tiene ciertas ventajas, también tiene inconvenientes, uno de ellos es que se puede ganar dinero, pero muy raramente de la noche a la mañana.

Si ya tiene un producto preparado y, por lo que sea, tiene acceso a una audiencia que lo desea, la cosa cambia. Pero en general, nunca recomiendo arriesgarlo todo por un negocio no probado y, si alguien necesita pagar el alquiler de este mes porque no le queda suficiente en la cuenta, lo que tiene que hacer es buscar un trabajo remunerado.

La dificultad de generar una audiencia

La clave de la dificultad está sobre todo en generar ese tráfico a nuestra web.

Hoy día, la atención es el bien más escaso y todo el mundo está gritando y compitiendo por llevársela.

Cuando haya iniciado su marcha, verá que tiene que estar todos los días haciendo algo para ir sumando un poquito más a su tráfico. Verá que tener una web no es suficiente y que, con suerte, genera apenas unas pocas visitas.

Esa será, normalmente, la tónica general durante los primeros meses, durante los que es más fácil desfallecer y cerrar, porque aunque puede obtener resultados emprendiendo en Internet, no suelen ser rápidos.

Generar tráfico es una labor de largo plazo que resulta muy poco gratificante al principio. Nada hay más deprimente que ver que nadie entra a la web y, además, saber que, si además queremos compras, hemos de conseguir muchas visitas.

Tal y como está el panorama de buscadores de Internet, por ejemplo, la única manera de conseguir visitas rápidas y en abundancia si somos nuevos (y no tenemos contactos y nadie nos conoce), sería con anuncios de pago por clic. Pero claro, esos anuncios requieren dinero, inversión, que a veces se nos puede ir de las manos fácilmente.

Con esto volvemos al principio. Aunque emprendamos en Internet, esto es el mundo real y sus reglas se aplican. Si no tenemos algo hemos de comprarlo y, si para empezar estamos en una situación en la que ya necesitamos dinero, es difícil que podamos hacerlo.

Emprender en Internet no debe ser visto como solución a problemas económicos. De hecho, debemos tener una situación bien asentada en ese sentido para empezar.

El problema de percepción en Internet

Como todo es instantáneo en la red y, además no paramos de oír sobre ésta y aquella iniciativa que han triunfado de repente, parece que Internet es el camino rápido a la riqueza. Nada más alejado de la realidad.

Cuando a un ejecutivo de Facebook le preguntaron por el éxito que tuvo la iniciativa de la noche a la mañana, la respuesta fue:

Si por «de la noche a la mañana» entiende seis años de duro trabajo…

Hemos de ser conscientes de que las historias que se oyen sólo aparecen retratadas en su rostro más rápido y atractivo, pero no es real.

Todos esos éxitos fulgurantes, que ayer no se escuchaban y hoy están en todas partes, son el resultado de mucho tiempo de trabajo en la sombra.

Internet es un camino, pero no es rápido y no es para todos. Debido al contexto actual y a la situación en cuanto a generar tráfico, pasarán primeros meses en los que no venga nadie y, después, con tiempo y esfuerzo, empezaremos a ver algún fruto.

Así que, si ve anuncios sobre métodos infalibles y rápidos para ganar dinero en Internet, o para hacerse rico desde casa, son simple y llanamente, timos.

Una constante en los negocios es que los principios siempre van a ser difíciles. Por eso, no sólo no debemos emprender como solución a conseguir dinero rápido, sino que, muy al contrario…

Deberíamos disponer de fondos y dinero previo que nos permitan poder operar esos primeros meses de travesía del desierto sin tener que cerrar.

Y esa es la verdad, así que miremos nuestra situación económica y tengamos el tema del dinero bien atado antes de lanzarnos. Cualquier otra cosa que le intenten vender, no acabará bien.