¿Hay mejor sensación que la de tachar ese objetivo cumplido? ¿Especialmente cuando nos ha costado y era lo que llevábamos persiguiendo bastante tiempo? Hay mejores sensaciones, seguro, pero esa puntúa por lo más alto en la escala.

Una pena que sea tan escasa muchas veces, porque muchos de nuestros grandes objetivos, ya sean vitales, personales o profesionales, descarrilan por el camino.

Es una realidad de la vida y nos pasa a todos, pero no crea que es por su culpa o porque no vale para esto. Es algo muy humano, que llevamos «programado» dentro de nosotros.

No hace mucho, la revista Forbes publicaba un interesante artículo explicando por qué no conseguimos muchos de los objetivos que nos proponemos, especialmente aquellos que requieren un medio largo plazo.

De hecho, citaban un par de estudios recientes, muy interesantes, que detallaban por qué abandonamos esos objetivos importantes, incluso cuando estamos cerca de conseguirlos.

Así pues, para cumplir nuestros objetivos y que no nos pase como a esa mayoría, vamos a ver aquí los motivos por los que se produce el efecto y cuál es la solución. Eso nos permitirá conseguir más objetivos importantes, sean del tipo que sea.

Por qué tendemos a sabotear nuestros objetivos y abandonarlos

El problema con los objetivos importantes que requieren un medio-largo plazo es que, según un estudio de la Universidad de Pensilvania, cuanto más tiempo estás persiguiendo una meta, más lejana parece, incluso si su consecución ya está cerca.

Es decir, que si llevamos mucho tiempo trabajando en ello, nuestra cabeza nos dice que el final está muy lejos, sea verdad o no.

La clave por la que nuestro cerebro hace eso no está en que sea nuestro enemigo, sino en la incertidumbre sobre cuándo se conseguirá esa meta.

Toleramos muy mal la incertidumbre, por eso ser emprendedor es difícil (y meritorio).

El ejemplo que pone uno de los autores del estudio para explicar este principio es el de llamar por teléfono y que nos pongan en espera. No sabemos cuánto van a tardar, pueden ser 10 segundos o 10 minutos.

El caso es que, cuando ya llevamos un par de esos minutos, empezamos a pensar que esto ocupa más tiempo del previsto y somos más proclives a mandar todo a paseo y colgar conforme corre el reloj, a veces quedándonos a escasos segundos de conseguir lo que queríamos.

Es contraintuitivo, pero nuestro cerebro funciona así, cuanto más tiempo esperas para conseguir la meta, más lejana parece.

Como habrá podido comprobar, los grandes objetivos de nuestra empresa, esos que de verdad queremos alcanzar, siempre son a medio-largo plazo y nunca sabremos realmente cuando los conseguiremos.

La vida es así, nada que sea importante será nunca simple. Ni seguro, ni se conseguirá en un minuto. Y esa vida nos juega con un sentido del humor bastante irónico, porque tenemos este mecanismo natural que hace que tengamos la tendencia innata a abandonar lo importante.

Entonces ¿qué podemos hacer para minimizar este efecto en los objetivos que nos pongamos en nuestro negocio (y en general en la vida)?

La solución al problema

El remedio se basa en dos cosas.

1) Concretar todo lo posible objetivos y acciones.

2) Poner objetivos intermedios, con un punto final más cercano.

Con nuestros negocios lo que queremos es una seguridad económica y una libertad, para hacer algo que nos gusta y que aporte valor a los demás. Esos son mis objetivos al menos, pero como podemos ver, no son precisamente algo concreto, con un punto y final claro ni cercano.

Por eso lo que tenemos que hacer con esos grandes objetivos es concretarlos en la medida de lo posible e ir poniendo hitos intermedios más cercanos en el tiempo.

Citando a uno de los neurocientíficos del estudio:

«La mejor manera de persistir hacia una meta financiera grande es hacerla lo más concreta posible. Si tienes un tiempo específico en mente, es más probable que te atengas al plan y resistas el impulso (natural) de abandonar y usar los recursos y el dinero para otra cosa».

Y quien dice meta financiera o de negocio, dice meta personal, de salud o del tipo que sea.

Los objetivos a largo plazo no funcionan, es algo que siempre he intentado inculcar a mis clientes. La clave está en:

Dividir esos objetivos en otros más pequeños y cercanos.

De esa manera, no nos pasaremos tanto tiempo inmersos en ese objetivo y sufriremos menos el efecto natural de que nos parezca cada vez más lejano, aunque en realidad estemos más cerca.

Personalmente me pongo objetivos diarios, semanales y a varios meses para mis diversos proyectos. Si tengo algún objetivo de largo plazo (y todos los importantes van a ser a largo plazo), lo que hago es dividirlos en otros más pequeños y asequibles, creando esos hitos intermedios a cumplir a corto plazo.

Al final, lo configuro de una manera en que no tengo que cumplir el objetivo a largo plazo, sino ir venciendo a cada uno de esos pequeños objetivos, de manera que el objetivo más grande se cumpla de manera automática cuando se conquisten los más pequeños.

Y ese es el secreto para evitar sabotearnos al conseguir nuestros grandes objetivos.

1 Comentario

  1. Excelente articulo y una gran pregunta ; ¿Cómo conseguir los grandes objetivos e impedir la tendencia natural a abandonarlos ?
    Esto es mucho mas complicado de lo que parece, recuerda la época de los buscadores de oro en Estados Unidos , que escavaban y buscaban el sueño de su vida y en muchas ocasiones lo dejaban a unos pocos pasos de conseguirlo. No he leído el articulo de forbes sobre por que fracasan en su búsqueda de objetivos o por que algunos los consiguen ,pero si que he leído bastante sobre el éxito y las estrategias en la vida moderna. Todo ha cambiado , no hay que preguntarte y pedir ya el CV a nadie es suficiente googlear y conseguir la información necesaria.
    Formación y educación en las nuevas tecnologías y tendencias , no habrá empresa que no tenga presencia en Internet han dicho algunos cerebros hace tiempo y es así.. pero las cosas cambian y para conseguir que seas alguien o conseguir tus objetivos no basta ya solo por tener una presencia o existencia en Internet. No basta solo por tener una idea , hay que saber a promover esta idea y posicionar la entre millones de ideas y objetivos ya conseguidos. El uso de SEO SEM SMO no solo puede ayudar a conseguir tus ideas , pero también a promover las y posicionar las delante de tu competencia.
    No se debe de seguir un camino equivocado porque seria igual a un fracaso y tiempo perdido en la búsqueda de una idea perfecta. Pero también es verdad que cuando no sabes que camino escoger para conseguir tus ideas o sea que no sabes a donde ir – en este caso cualquier dirección que eliges te puede levar hacia la solución. Un saludo

Comments are closed.