precios psicológicos

Cómo influenciar la elección de un cliente con precios psicológicos (2)

Vimos, no hace demasiado, una técnica de precios psicológicos basada en el «anclaje» que es inevitable que hagamos a la hora de valorar las cosas y también en la disposición correcta de dichas opciones de precio. Hoy quiero retomar esa técnica para explicarla algo mejor, respondiendo a ciertas dudas que han salido.

Lo que veremos aquí es como usar en la práctica esa técnica para cualquier situación, producto y negocio, de manera que consigamos esa ventaja a la hora de que el cliente elija el precio que nosotros deseamos.

Además de eso, veremos la única manera posible en la que podemos pedir más precio por lo mismo que está vendiendo la competencia… Y salirnos con la nuestra.

Vamos a ello y sí, la cerveza de la imagen tendrá algo que ver.

Casos de estudio reales de estrategias psicológicas de precio

Hoy vamos a ver estrategias psicológicas de precio en la práctica. Vamos a ver la explicación a cierta estrategia clásica y saber, exactamente, cuándo funciona y cuándo no. Además detallaremos una sencilla estrategia que puede aplicar hoy y los últimos datos sobre un nuevo precio psicológico que está surgiendo.

La leyenda dice que la tradición de terminar los precios en 9 (por ejemplo, 3,99€ en vez de 4,00€, se originó para evitar hurtos de empleados deshonestos. Al tener un precio terminado en 9 se aseguraban de que, para dar las vueltas, era necesario abrir la caja y, por tanto, marcar la venta, en vez de echarse el billete al bolsillo. Ese proceso hacía más difícil robar a la tienda.

Pero otros atribuyen esos precios a que, realmente, hay un proceso psicológico por el cual percibimos un valor menor del real cuando vemos esos precios.

Veamos qué es real y qué no, además de lo que funciona y cómo, en esta estrategia de precios y otras similares. Porque no todo es tan sencillo y directo.

Tenga éxito en su idea con el Curso GRATIS para emprendedores

Ir arriba