Hace nada (y cada cierto tiempo) hablaba de la eterna búsqueda de un software de facturación para Recursos para Pymes. Ahora, muchas otras veces también hablo de la necesidad de delegar las tareas administrativas y centrarnos en lo que realmente tenemos que hacer como emprendedores, es decir: Marketing y producto.

Esas dos áreas deben ser a las que dediquemos el 80% de nuestro tiempo, porque es lo que nos va a traer ingresos. Francamente, pelearnos con nuestra aplicación de web o con hacienda no nos consigue ningún cliente y, es más, nos los quita. Porque eso es precioso tiempo que podríamos estar empleando en mejorar nuestro producto o hacer otra llamada para extender el nombre de nuestra empresa.

Entonces, ¿cómo se reconcilia que yo recomiende delegar y que yo mismo me encargue de facturación e impuestos? Muy sencillo, porque la verdadera clave de delegar o no es ésta:

Si no eres un experto, deja que lo haga un experto.

Personalmente he trabajado muchos años como asesor tradicional, así que, precisamente, esa fue mi rama de experiencia durante muchos años, de modo que no sólo no me cuesta nada hacerlo, sino que delegar en otros me costaría mucho más. Tanto en términos de tiempo como de paz mental. Pero si no hemos estudiado cinco años de economía con una especialización y no hemos trabajado muchos más en ese campo, delegue en una asesoría.

Si no, el tiempo que perderá en actividades que no generan beneficio directo (como son las de apoyo y administración) no compensará. Literalmente estará perdiendo dinero y, ya se lo aviso, paz mental con respecto a la administración y su manía de enturbiar las aguas legislativas cambiar requisitos cada dos por tres.

Muchas veces, compañeros emprendedores o que trabajan en empresas, me preguntan si yo no volvería a mi viejo trabajo para ellos. La respuesta es que rontundamente no, de modo que les presento a algún asesor de confianza.

Para el caso general, suelo recomendar alguna asesoría, especialmente online de modo que se pierda el menor tiempo posible en trámites con ellos y con la administración.

Francamente, no hay premio especial por el esfuerzo en esas tareas, lo que supone una obligación por el hecho de tener una empresa hay que quitárselo de en medio cuanto antes.

Una búsqueda rápida en Internet nos resolverá la papeleta, aunque un ejemplo de este tipo de servicio es Ayuda-t Pymes, una asesoría online que ofrece todos esos servicios y, además y esto es lo interesante para este artículo, herramientas gratuitas de gestión documental y facturación. Todo online y sin necesidad de ser sus clientes. Esto viene al caso porque siempre que publico algún artículo sobre herramientas y software, alguien me pregunta si hay alguna alternativa gratuita. Pues bien, en lo que se refiere a facturación, con las características que yo mismo busco, esta es ahora mismo la opción.

ayudatpymes asesoría online

Así que si está buscando asesoría para delegar (mi consejo por defecto) o bien aplicaciones de facturación que sean completamente gratis y online, eche un vistazo.

Tener un asesor a un correo o llamada de distancia le va a dar esa paz mental, porque recuerde, lo importante es el Marketing y el producto. Si se pasa el día peleándose con la web sin ser informático, o con Hacienda sin ser economista, está perdiendo dinero.

Uno de los conceptos más importantes que uno aprende en economía es el llamado «coste de oportunidad», algo que a veces cuesta de entender cuando no estás acostumbrado al concepto y el pensamiento de negocios.

El coste de oportunidad es el coste de lo que no estás haciendo por haber elegido otra opción a la hora de hacer.

Si yo elijo pelearme con el formulario de hacienda y su presentación en la web, estoy perdiendo dinero que podría haber empleado en captar clientes o trabajar. Creemos que por estar dos horas infernales y no pagar a un asesor, nos ha salido la jugada gratis. pero en realidad: ¿Cuánto valen dos horas de su trabajo? ¿A cuánto las facturaría a un cliente? Porque ese es dinero que está perdiendo, y tener en cuenta ese coste es la manera en la que piensa un verdadero emprendedor.

Así que no, no hay contradicción aparente en la búsqueda de herramientas de facturación y el consejo de delegar, siempre que uno sea un experto en la materia. Pero si no, tenga un asesor, un abogado o un informático para esas tareas, y «gane dinero».