Es obvio que el primer artículo de esta web tenía que comenzar por el principio, por dónde empezar a la hora de emprender en Internet.

La respuesta es: Por el mismo sitio que cuando se trata de un negocio del tipo que sea, por el mercado.

Hay reglas fundamentales que se aplican siempre en el mundo de los negocios, sean negocios online o que se desarrollen íntegramente en el mundo físico. Emprender en Internet es simplemente una forma más de hacerlo, así que ignorar esas reglas fundamentales del juego es el camino más rápido para que nuestro castillo se nos caiga

Lo primero que hemos de hacer, antes de tocar una web o empezar siquiera a realizar el producto es analizar si hay un mercado en la red que sea:

  1. Lo suficientemente grande como para ser rentable.
  2. Lo suficientemente ansioso como para pagar por una solución como la que ofrecemos.
  3. Lo suficientemente accesible como para que podamos ser visibles sin morir en el intento.

La gran mentira de seguir tu pasión

«Pero yo tengo una pasión y estos son tiempos maravillosos para emprender en Internet, es más fácil que nunca». Bien, no me importa, y lo que es peor, a los posibles clientes tampoco les importa la pasión que tengamos o la ilusión que pongamos.

De hecho, parte del problema está ya en esa frase: «es más fácil que nunca». Eso hace que las barreras de entrada sean muy bajas, lo que significa que nosotros podemos y que miles de personas más también pueden.

¿No le ha ocurrido alguna vez que parece que todo lo que ha pensado ya lo ha dicho alguien en Internet (y muchas veces de manera más ingeniosa)? Lo mismo pasa con esto. Vas a emprender en cualquier nicho que parezca rentable, y ya hay un montón de gente ahí, dándose codazos. Por eso la importancia del punto 3.

«¿Y todos esos artículos motivadores de sigue tu sueño y el dinero acabará viniendo?», son bonitos, pero eso no hace que sean ciertos.

De hecho, en lo personal, tras miles de clientes y de ver cuántos se han quedado por el camino, son un problema. Lo de que la pasión basta es una de las mentiras más peligrosas que nos podemos creer.

La gente te aplaudirá, te sonreirá y te dará palmadas en la espalda diciendo que mucho ánimo con la idea, que qué envidia y que eres un valiente al que quizá admiren. Pero eso es muy distinto a que vayan a abrir la cartera y darte dinero.

Del aplauso a la venta, hay un enorme abismo.

Muchos emprendedores, animados y motivados (al principio) no comprenden esto y después de que les hayan dicho mil maravillas y preciosas palabras de ánimo, empiezan, no consiguen apenas ventas y no entienden qué ha pasado, cómo es que todo el mundo parecía a favor y, cuando toca pagar, todo el mundo ha desaparecido.

La diferencia entre tener un hobby y tener un negocio

La primera diferencia es el mercado que está dispuesto a comprar.

Es genial que a mí me apasione viajar y que quiera montar un blog al respecto. Es posible incluso que incluso consiga muchas visitas, pero la cuestión es: ¿quién de todos esos que me miran con envidia desde sus sillas de trabajo va a coger su escaso dinero para que yo siga viajando a su costa, libre como el viento? Prácticamente nadie.

Puede que a mí me encanten los juegos de mesa sobre Star Trek, que mi conocimiento sea enciclopédico, ¿pero cuántos más como yo hay ahí fuera? Probablemente no los suficientes como para ganar el equivalente a un sueldo mensual.

Por eso, todo empieza por el mercado si quieres un negocio y no un hobby. Y entiendo que si está leyendo esto, es porque quiere tener un negocio por Internet que un día le mantenga, no una mera afición.

Primero el mercado, luego todo lo demás

Antes de «tocar» nada, es necesario analizar si hay un mercado para lo que queremos que cumpla las tres condiciones del principio de este artículo.

Si lo hay, entonces aún queda mucho trabajo por hacer todavía, pero parece que al menos vamos en la buena dirección. Y si tras un análisis sincero (importante lo de sincero), no existe ese mercado que reúna las condiciones, mejor dejarlo.

Si no existe el mercado, todo el trabajo, todo el esfuerzo y las lágrimas y las noches en vela no van a servir para nada. La última vez que lo comprobé (y llevo ya muchos años haciéndolo), no hay medallas al esfuerzo. He visto caer a muchos buenos que trabajaron como el que más.

Y duele, y quizá es injusto y es duro. La vida a lo mejor tendría que ser un poco más sencilla para los que se esfuerzan, pero la vida es como es y juega así.

Bien, ahora que tenemos claro el qué, vamos a ver el cómo. Para eso, veremos en breve una forma sencilla de empezar a valorar si hay un mercado.

7 Comentarios

    • Espero de veras que resulte útil, se quiere mostrar todo lo que funciona y, sobre todo, acabar de una vez por todas son esos mitos sobre emprender en Internet que son muy dañinos y sólo sirven para que unos pocos ganen dinero.

  1. Quiero ingresar al negocio del internet y esta informacion la estaba buscando, para iniciar bien el proceso desde cero , gracias estare muy atento

    • Me alegro de que resulte útil, seguiremos viendo paso a paso cómo enfocar un negocio en Internet para que tenga probabilidades de ser rentable.

      Obviamente no se puede garantizar el éxito total, porque esto es el mundo real, pero sí veremos lo que tiene más probabilidades de dar resultados.

Comments are closed.