Las 7 cosas que debe saber sobre tráfico y posicionamiento en buscadores antes de empezar

He trabajado buena parte de mi vida intentando enseñar y asesorar. En ese tiempo, me he dado cuenta de que la parte más importante es gestionar las expectativas, porque la mayoría de gente las tiene muy distorsionadas y exageradas.

A la hora de posicionar bien en Google (o cualquier otro buscador) muchos creen que hay trucos mágicos y balas de plata. No existen.

Para empezar, cualquiera que crea que es más listo que los ingenieros de Google (que deben estar entre las personas más inteligentes que hay) y que puede batir al buscador con trucos, técnicas black hat que nos acabarán penalizando, etc, está mintiendo o vive engañado.

Para seguir, todo el mundo cree que necesita menos tiempo y trabajo para posicionar del que realmente hace falta.

Veremos que es inevitable un período de espera antes de ver resultados. Este puede ser largo en algunos casos, mientras que en otras situaciones resulta más rápido. Estamos hablando, como mínimo, de varias semanas y casi siempre de varios meses.

Teniendo en cuenta esto, pongamos los puntos sobre las íes sobre 7 cosas, para aclarar bien lo importante.

1. Cómo se posiciona bien en Google

Esto es lo que ocupará, el 99% de veces, la primera página de Google:

El «mejor» contenido posible sobre el tema que se está buscando. Punto.

Veremos en detalle en qué consiste y qué entiende Google por «mejor» (porque a veces diferirá de nuestra opinión). Para eso, veremos cómo descubrir exactamente qué quiere poner el buscador en las primeras posiciones, pero esto ya nos dice algo importante:

Nos vamos a tener que esforzar por crear contenido de calidad, muchas veces extenso, experto y que proporcione una excelente experiencia visual y de lectura.

Sin eso no hay nada y no hay otra manera de posicionar bien. Cualquier otra estrategia no centrada en eso está condenada a fracasar.

Dicho de otra manera, creer que con trucos técnicos o un puñado de artículos de 500 palabras, redactados de cualquier manera, vamos a obtener algo hoy día, es engañarse.

2. De qué depende la dificultad de posicionar

La primera página de Google es un objetivo muy deseado por todos.

Como en un mercado cuando se trata de vender, la dificultad de alcanzar los primeros puestos en un buscador dependerá principalmente de la competencia que haya.

Si hay mucha, estamos hablando de que grandes empresas han puesto recursos y tiempo en elaborar contenido de calidad contra el que competiremos. En otros casos, veremos páginas muy establecidas, como la Wikipedia, que acaparan los primeros puestos porque:

  • Suelen estar escritas por expertos.
  • Dan una respuesta amplia y exacta a lo que se busca.
  • Se actualizan a menudo.
  • Son páginas que pertenecen a webs enormes y poderosas.
  • Están muy enlazadas por otras webs cuando hablan de esos conceptos.

Es por eso que, en estos casos, tendremos difícil desbancar a esas páginas de su posición.

Sin embargo, veremos un método para calibrar la dificultad de posicionar y cómo elegir términos que traigan tráfico y en los que tengamos posibilidad de alcanzar la primera página.

3. La gestión de expectativas en cuanto a tiempo necesario

Mucha gente desconoce el tiempo que hace falta para posicionar y tiene expectativas muy distorsionadas sobre el tema.

Posicionar bien en Google, especialmente con contenido nuevo, no es cuestión de días, sino de semanas y casi siempre de meses.

Por eso, hay un período de espera inevitable, que además se ve condicionado por variaciones en las posiciones, a veces bruscas y a veces lentas, junto con subidas y bajadas hasta que dicha posición se estabiliza.

Es como una montaña rusa, en ocasiones va despacio y en ocasiones es un poco desesperante. Personalmente, ejecuto las estrategias que vamos a ver y «me olvido», porque estar mirando posiciones cada día es la fórmula de la frustración.

Lo que hago es seguir creando contenido valioso y centrarme en este objetivo: Dar lo mejor posible a los que me visitan.

Quien no esté dispuesto a eso, mejor que se dedique a otra cosa. Aquí estamos hablando de estrategias para negocios reales a largo plazo.

4. La gestión de expectativas en cuando al punto de partida

Para conseguir posicionar bien en Google, la veteranía es un grado.

Las webs que sean nuevas o estén comenzando lo tienen más difícil que las que sean más antiguas, poderosas y establecidas.

Google ha visto cómo se crean miles de webs nuevas cada día que acaban olvidadas a las pocas semanas. Por eso, cuando algo es nuevo, tiene mucho cuidado y lo suele meter en lo que llama su sandbox, o «caja de arena».

Por eso, al principio Google no tiene muy en cuenta a las webs que están empezando y las suele marginar, al menos hasta que pasa un tiempo y ve que son iniciativas que perduran y se mantienen, creciendo en tamaño y calidad.

Algunos consideran que ese sandbox no es real, otros creen firmemente en él y en que, por lo menos el primer año o medio año de vida de una web, te puedes ir olvidando de aparecer orgánicamente en los buscadores, al menos en alguna posición visible.

En mi experiencia, la discriminación de Google hacia las webs nuevas es real aunque pueda no ser total. Lo que sí he comprobado una y otra vez es que, por defecto, siempre va a favorecer a las más webs más establecidas.

Además de la veteranía, el poder también importa para Google.

En bastantes ocasiones, las primeras posiciones no están copadas por aquellos que tienen realmente el mejor contenido, sino por las webs más poderosas.

Esto significa que yo puedo crear un contenido excelente sobre un tema pero, si una web potente, como la del diario El País, decide escribir sobre lo mismo, seguramente posicionará por encima de mí.

Es lo que hay y, como vemos, Google se parece bastante a la vida real y hay un sesgo favorable hacia los poderosos.

5. La gestión de expectativas en cuanto al trabajo necesario

La mayoría de las veces, en términos de búsqueda mínimamente competidos, el contenido que hace falta para posicionar bien requiere bastante tiempo y trabajo de creación.

Si no estamos dispuestos a dedicarlos, mejor que nos dediquemos a otra cosa.

Si cree que algunos de contenidos que vamos a analizar en este curso como ejemplos costaron apenas una hora o un par de horas de redacción, tenemos una visión muy distorsionada y errónea.

Los contenidos que posicionan bien costaron días de trabajo.

La ventaja es que ese trabajo da resultados durante muchos meses o incluso años. Por tanto, resultan una excelente inversión.

6. El principio del 80/20 aplicado al tráfico web

Cualquiera que ha seguido mínimamente Recursos para Pymes sabe que creo firmemente en el Principio de Pareto o Principio del 80/20.

En el caso de aumentar nuestro tráfico y posicionar bien en Google, este principio también se aplica y por eso:

El 80% del tráfico que conseguiremos vendrá de un 20% de páginas bien posicionadas.

Los porcentajes son solo indicativos y podrían ser el 90/10 o incluso el 95/5, eso me da igual. Lo que importa es que es un principio inevitable, pero lo aprovecharemos para ahorrarnos trabajo.

7. El vídeo y el contenido de texto

En este curso nos vamos a centrar en contenido de texto escrito. Es mi especialidad y lo que mejor resultado me ha dado.

Sin embargo, el contenido en vídeo posiciona muy bien y, para muchos temas, todavía está menos competido que el escrito, especialmente en español.

Así que, todo lo que veremos se puede aplicar a la realización de un contenido en vídeo o, mejor aún, a la combinación de contenido escrito complementado o añadido a un contenido en vídeo sobre el mismo tema.

Si lo hacemos así, conseguiremos mejores resultados todavía.

Hasta aquí lo mínimo fundamental que tenemos que saber antes de empezar. Si estamos dispuestos a asumir cómo son las cosas, es hora de saber qué es lo que realmente posiciona bien en Google.

Ir arriba