Paso 1: Encontrando buenos términos de búsqueda que traigan tráfico

No tiene sentido emprender un negocio en un mercado que no compra o que no tiene una demanda activa lo bastante grande. Por ejemplo, dedicarse a fabricar máquinas de escribir hoy día no tiene mucho sentido porque casi nadie, excepto un puñado de coleccionistas, las compra.

Cuando se trata de aumentar el tráfico de nuestra web, pasa lo mismo:

No tiene sentido esforzarnos en crear contenido para cosas que no se están buscando. Es trabajo perdido.

Y no importa lo bueno que sea ese contenido, igual que no importa lo bueno que sea un producto si no hay una demanda para él.

Elegir un mercado adecuado es lo más importante que determinará el éxito o fracaso del 90% de empresas. Cuando se trata de aumentar tráfico en nuestra web, ocurre lo mismo.

Si el tema al que nos dedicamos no se está buscando en Internet y no tiene una audiencia, será imposible conseguir buenas cifras de tráfico.

Aunque esto parezca obvio, no ha sido esa mi experiencia con bastantes clientes a lo largo de estos años.

Juntando los términos principales de la actividad de muchos de ellos, apenas sumaban unos pocos miles de búsquedas mensuales. Y hay que tener en cuenta que no vamos a poder conseguir todas las búsquedas que hagan los usuarios, sino solo un porcentaje no muy alto.

Sin embargo, estos clientes esperaban más visitas incluso que el número de búsquedas totales que los usuarios realizaban sobre los temas a los que se dedicaban, algo matemáticamente imposible.

Añadido a eso, está la cuestión del idioma español, que tiene ciertas sutilezas que no se suelen tener en cuenta cuando hablamos de tráfico y posicionamiento en buscadores.

Si yo tengo una empresa de formación en España, por ejemplo, normalmente no me interesarán demasiado las búsquedas que haya en México o Argentina. Aunque pueden hinchar mi ego, al final estamos intentando conseguir tráfico para que haya ventas. Y si no puedo desplazarme a México para formar a alguien, poco me importa que allí haya miles de búsquedas sobre lo que hago.

Lo mismo ocurre con páginas locales.

Si mi ámbito es Madrid, me interesa centrarme en las búsquedas de esa zona y las otras me dan igual. Si hay 1000 búsquedas de los términos: «Formación en ciberseguridad», en realidad mi objetivo es: «Formación en Cibersguridad en Madrid», que será un porcentaje mucho más pequeño, pero me da una idea de a qué puedo aspirar realmente.

Todo esto viene porque muchos emprendedores creen que lo que están haciendo se está buscando mucho en la red, pero no es así.

Esas expectativas están distorsionadas y, por eso, antes de esforzarnos en cualquier otra cosa, tenemos que calibrar la verdadera dimensión del tráfico al que podemos aspirar.

¿Cómo?

Cómo usar el Planificador de palabras clave de Google Adwords para sondear nuestro potencial de tráfico

Hay muchas herramientas para analizar volúmenes de búsqueda y algún que otro método «manual» pero, en general, prefiero irme a la fuente y usar las herramientas que hay en Google Adwords, el servicio de publicidad de pago por clic de Google.

Si no tiene una cuenta en Adwords, ábrala usando el enlace anterior, nos será muy útil.

No vamos a usar anuncios de pago por clic, aquí nos interesan las herramientas que nos darán datos sobre búsquedas. En este caso, volumen mensual de dichas búsquedas.

Una vez tenga cuenta en Adwords, haga lo siguiente:

Vaya a la parte superior derecha, en el menú gris, donde pone: «Herramientas y Configuración».

En el desplegable que aparece, seleccione «Planificador de Palabras clave» dentro del Apartado «Planificación». Observe la imagen, las opciones que nos interesan están resaltadas en rojo.

En la nueva pantalla, elija: «Consulta el volumen de búsquedas y las previsiones» (pulse en la flecha azul que hay en ese apartado).

En la nueva pantalla que le sale, escriba palabras clave relacionadas con la actividad de su empresa y pulse en el botón «Empezar».

Por el momento, no ponga demasiados términos ni sea demasiado estricto con esos términos, o no le saldrá nada. De momento, nos interesan conceptos generales para hacernos una primera idea.

Siguiendo con el ejemplo de antes, he rellenado algunos términos genéricos de la temática de una web de ciberseguridad y me salen las cifras. Eche un vistazo, hay varias zonas marcadas en rojo que son las que me interesan:

  • La primera es la columna «Impresiones» (donde he resaltado 4 valores en rojo además de la cifra global principal que está en grande). Ella me dice cuántas veces al mes saldría mi anuncio más o menos para cada término. O dicho de otro modo, el volumen de búsquedas de ese término.
  • Otro dato interesante lo tengo en la parte superior de la pantalla, donde pone Ubicaciones. Está marcada que es España, con lo cual, me estoy restringiendo al país que he establecido en mi cuenta y mis preferencias de Adwords, ya que he abierto la cuenta desde España.

Si mi web enseña ciberseguridad en cursos online destinados a cualquier lugar hispanohablante, puedo hacerme una idea cambiando la ubicación y borrando España. Cuando quito el país, salen los números de búsquedas en español (ya que ciberseguridad es una palabra de nuestro idioma) para todas las ubicaciones.

Como vemos en la imagen de abajo, el volumen de impresiones y búsquedas ha aumentado mucho.

Todo eso me permite hacerme una idea de si mis temas se buscan o no, y a qué puedo aspirar en términos generales. Obviamente, no será al total de ese volumen, sino solo a un pequeño porcentaje del mismo.

¿Cuánto? Esa es una excelente pregunta.

Porcentajes de tráfico a los que puede aspirar si está en la primera página de Google

De todo ese volumen tráfico general que estamos viendo, solo podremos aspirar a una parte si conseguimos estar en la primera página de Google.

Si no llegamos a ella, apenas tendremos nada, excepto el clic de algún despistado. Como se suele decir: «La segunda página de Google es el mejor lugar para esconder un cadáver», ya que nadie mira allí.

Según datos del análisis de 5 millones de búsquedas, apenas el 0,78% de personas llegan a la segunda página de resultados de Google.

La primera página significa estar entre los 10 primeros resultados y, de esos 10 puestos:

  • La primera posición se lleva un 31,7% de clics de media según los datos.
  • La segunda posición se lleva un 24,71% de los clics.
  • La tercera posición se lleva un 18,66%.
  • La cuarta posición se lleva un 13,60%.
  • La quinta se lleva un 9,51%.
  • La sexta un 6,23%.
  • La séptima un 4,15%.
  • Estar en posiciones del 8 al 10 da prácticamente el mismo resultado, alrededor de un 3%.

Es decir, que de esos volúmenes globales que estamos calculando, el rey de los resultados de búsqueda en esos términos genéricos se llevaría aproximadamente un tercio.

La prueba de fuego

El primer objetivo de este paso no es calcular cifras concretas, sino que nos sirva de prueba de fuego y por tanto, comprobar que lo que hacemos se esté buscando y esté «demandado» en Google.

Si es así, podemos sumergirnos en la creación del contenido. Si no, mejor dedicarnos a otras estrategias porque la del tráfico nos va a dar migajas a cambio de demasiado esfuerzo.

¿Y qué parámetros usar para decidir si merece la pena o no tratar de conseguir tráfico?

Esto es lo que suelo hacer cuando analizo a un cliente o analizo yo mismo un tema en Internet, para ver si merecería la pena dedicarme a él y generar contenido (pues a lo largo de estos años, he tenido proyectos de todo tipo, además de Recursos para Pymes):

  1. Busco en el planificador de palabras clave el término más genérico que defina mi actividad. Como el de ciberseguridad, por ejemplo. No pasa nada si hay más de un término para definirlo (como sería también el de «seguridad informática»), si es así, mejor, ponemos ambos.
  2. Observo el volumen de búsquedas mensuales.
  3. Mi criterio básico es que, si hay menos de 3.000 búsquedas ni me molesto en seguir. No merece la pena generar tráfico.
  4. En general, si hay menos de 5.000 búsquedas mensuales, sigue siendo una locura, pero si estoy muy apasionado por el tema y disfruto escribiendo y hablando sobre él, me lo pienso y echo un vistazo a la competencia que parece hacer (veremos cómo en el siguiente paso).
  5. A partir de 5.000 búsquedas ya me resulta más interesante.

El problema de la fiabilidad de los datos de búsqueda mensuales

El problema con fiarse demasiado de los datos de búsqueda que nos dan las herramientas es que no suelen ser muy precisos en mi experiencia. Ni siquiera los del propio Google, aunque parezca increíble.

Además, como hemos comentado antes, el tema de las palabras clave está de capa caída, y si posicionamos bien, podemos llevarnos más tráfico de búsquedas que no encajan con esas palabras clave, pero sí tienen que ver con la temática.

Conforme Google mejora su algoritmo y comprende en global el significado de un contenido, va posicionándolo también para otros términos que, a lo mejor, ni siquiera se nos habían ocurrido. Esto es bueno si de verdad nos estamos dedicando a dar valor y no a usar trucos.

Es verdad que el planificador de palabras clave permite generar búsquedas relacionadas con lo que ponemos, con lo que podemos hacernos una idea global más acertada, pero todavía hoy, esas palabras clave relacionadas que genera dejan un poco que desear.

Lo principal que quiero que entienda es que no estamos mirando el volumen de búsquedas general para hacernos una idea del tráfico concreto.

En el ejemplo, ciberseguridad tiene más de 17.000 búsquedas por sí misma. A priori, es una buena actividad para generar tráfico. Pero eso no significa ni mucho menos que ese sea el tráfico máximo a aspirar, o que el 30% de esas 17.000 búsquedas sería mi tope, porque es lo que me llevo si soy número 1 en Google con ese término.

Hay cientos de conceptos relacionados con el término general que suman búsquedas y que podemos atraer, especialmente porque Google comprende, abarca y agrupa cada vez mejor la semántica y esos términos que tienen que ver con el tema principal.

En el ejemplo hemos visto que un término como «seguridad informática» tiene por sí solo más de 2.000 búsquedas, «hacking ético» más de 200. Así a bote pronto se ocurren docenas de términos relacionados que pueden sumar (nombres de aplicaciones de seguridad, términos técnicos de la actividad…).

Echar un vistazo al volumen del término genérico me sirve solamente de brújula para ver si algo es rentable o no, pero no me dice mis posibilidades concretas de tráfico.

Aplicando el primer paso de la estrategia en nuestro día a día

Lo anterior de calibrar genéricamente un tema lo hacemos solo una vez al principio.

Durante nuestro día a día, así es como aplicaremos en la práctica el primer paso:

  1. Pensamos un término de búsqueda para el que queremos posicionar.
  2. Comprobamos las búsquedas mensuales del término con el planificador de palabras clave de Google tal y como hemos visto más arriba.
  3. Si la cifra nos parece adecuada, vamos al siguiente paso.

De esta manera podríamos trabajar, pero como veremos no es eficiente. Estar pensando en temas desde cero suele ser costoso y pesado. Además, la mayoría de veces no se nos van a ocurrir las mismas cosas que a los usuarios, y estos tienden a buscar términos que ni imaginamos.

Es por eso que, dentro de un par de lecciones, vamos a ver 7 técnicas prácticas para encontrar rápidamente y sin mucho esfuerzo un montón de términos que se estén buscando y nos pueden traer tráfico.

Pero el volumen de búsquedas no es el único factor a tener en cuenta, así que antes de ver esas 7 técnicas vamos a tratar el siguiente paso de la estrategia, cómo analizar la dificultad de posicionar.

Ir arriba