Tengo miedo

Uno de los puntos que más me han comentado por email sobre el libro gratuito de confesiones de un emprendedor es el de que todos los emprendedores tenemos miedo, lo queramos reconocer o no, es así.

Por eso me gustaría aquí ahondar un poco más en ese tema, para intentar compartir mi experiencia y, sobre todo, algo útil que pueda llevarse y aplicar.

Supongo que el que los mensajes hayan sido privados y no en los comentarios de la página se debe a que es un tema incómodo, a poca gente le gusta reconocer que tiene miedo, creemos que no va a estar bien visto, que van a pensar que no tenemos lo que hay que tener.

Pero todos tenemos miedo, y lo tenemos porque somos personas normales.

Ser emprendedor es nadar cada día en pura incertidumbre y ese es uno de nuestros puntos débiles.

Cuando los soldados de las guerras napoleónicas se lanzaban a la batalla el momento en el que tenían más miedo (y era más probable que salieran corriendo) era justo antes de empezar a darse porrazos con el ejército de enfrente, esto se debía a que antes de tomar contacto con el enemigo había un profuso fuego de artillería por ambos bandos, de manera que todo el campo de batalla quedaba sumido en humo y no había manera de ver nada. Así que las tropas, una vez terminado el bombardeo, avanzaban a ciegas entre toda aquella humareda, y era en ese momento de incertidumbre (porque te movías en la niebla) cuando era más probable la huida. No se veía nada, sonidos terribles y gritos a izquierda y derecha, la mente empezaba a jugar sus malas pasadas, desatando imaginaciones horribles sobre lo que iba a suceder… Curiosamente cuando tomaban contacto real con el enemigo las probabilidades reales de huir bajaban enormemente y los generales respiraban más aliviados.

Esto es una muestra de que, por naturaleza, la incertidumbre es peor que la realidad y una de las cosas a las que más tememos, y si somos emprendedores nos hemos casado con la incertidumbre y ahora tenemos que vivir con ella cada día.

Vivimos en la humareda de la batalla, lo que la mayoría de la gente teme resulta que es nuestra casa.

Así que no hay nada de lo que avergonzarse, principalmente también porque todos aquellos que nos pudieran echar en cara que alguna vez fracasemos como emprendedores le aseguro que, como pone en confesiones de un emprendedor, se mojan los pantalones con la sola idea de intentar hacer algo en vez de criticar a los demás.

Además el miedo no es malo, está ahí porque tiene la función de mantenernos a salvo, el miedo es positivo porque sin él nos meteríamos alegremente en callejones oscuros y haríamos cosas insensatas que no acabarían bien.

Sin embargo hay otro miedo, llamémosle “miedo negativo”, que no tiene que ver exactamente con una situación de supervivencia, ese es el que nos atenaza y nos incapacita para esas cosas de la vida que sabemos que hay que hacer pero no nos atrevemos, es el que dibuja en nuestra cabeza escenarios terribles para casi cualquier cosa y, sobre todo, nos impide movernos.

No es difícil distinguir el miedo positivo del miedo negativo, y al segundo hay que enfrentarlo. 

Si miramos sinceramente dentro de nosotros cuando no hacemos algo, podemos distinguir bien si está actuando el miedo que impide que toquemos la estufa (positivo) o el que nos impide hacer llamadas para promocionar nuestra empresa (negativo). Luego podemos dar mil excusas, pero en el fondo de nosotros mismos diferenciamos muy bien el motivo.

La mala noticia es que no hay fórmula mágica que funcione siempre para afrontar esa clase de miedo, lo más práctico que he visto ha sido quizá comprender que: 

  • La gran mayoría de las cosas terribles que nuestra mente imagina que ocurrirán, luego no se cumplen en la realidad. 
  • Que muchas situaciones que imagina nuestra cabeza, luego no son para tanto cuando ocurren.

Por supuesto no estoy diciendo que eso sea así siempre (ojalá) pero sí en una gran parte de ocasiones.

Yo tengo miedo, y si es emprendedor usted también debería tenerlo, es como un compañero de piso que no se va a ir nunca y uno de los aprendizajes más importantes es que no hay manera de eliminarlo. 

Es un mito ser una persona sin miedo, y si ese es su objetivo, prepárese para frustrarse intentándolo.

Lo único que se puede hacer, como con ese compañero de piso que no se va, es aprender a convivir con él, con la práctica, enfrentándose a menudo, empezando poco a poco, dándonos cuenta de que muchas veces nuestra cabeza lo pinta peor de lo que suele ser luego, reconociendo que temblamos como cachorros pero aceptándolo y haciéndolo de todas formas.

Sólo con acciones podremos quitarle algo de poder y ganarlo nosotros, que la fuerza con la que nos sujeta no sea tanta y, aunque sea asustados, tragando saliva, al menos nos movamos. La primera vez nos tiembla todo, la segunda sudamos un poco menos, a las siguientes nuestro paso ya es un poco más firme, no se va a ir nunca la incomodidad, pero al menos no nos atenazará.

Steven Pressfield cuenta en su excelente libro “The war of art”, la anécdota de que tras incontables años sobre los escenarios y en películas, Henry Fonda vomitaba antes de salir a escena, estaba nervioso, estaba asustado, tanto como para que el estómago se le encogiera, pero incluso así ponía un pie delante del otro y lo hacía. El miedo le apretaba, pero no le inmovilizaba.

Sí, yo tengo miedo y ya no me esfuerzo en erradicarlo, comprendo su papel, unas veces me gana y otras soy yo quien se lleva la pequeña victoria, pero ya no me dejo llevar por el mito de erradicar mis miedos.

De hecho si alguien le promete vivir sin temor, tenga miedo de esa persona, porque probablemente sólo quiere sacarle dinero a cambio de algo que no funciona.      

12 Comments

  1. Buen artículo!!
    Aportar dos cosas: el miedo nace de la precaución. Ser precavido es útil pues asegura la supervivencia. Cuando somos pequeños, la precaución excesiva de los adultos nos “adiestra” a ser nosotros también exagerados. Entonces, nace el miedo, que es una precaución excesiva.
    Para hacer frente al miedo, que es una emoción, podemos voluntariamente situarnos en una zona de comodidad, segura, interiormente: en el instante que sentimos miedo (preocupación, ansiedad, etc.) nos preguntamos “¿con qué senimiento agraqdable puedo conectar ahora mismo?” Nuestra mente responde y hallamos algo que nos hace respirar hondo y nos tranquilizamos. Funciona de verdad. Y podemos hacerlo tantas veces como lo necesitemos. La consecuencia es que vamos asociando en nuestra mente que podemos dominar al miedo, y eso es a todas luces, fenomenal y muy práctico.
    Gracias por escuchar, un saludo

  2. Hola Isaac,

    Seguro que algunos compañeros estarán pensando lo mismo que yo: “parece que has escrito estos comentarios pensando en mí!” Sin embargo, hay días en que me siento muy bien y contenta aunque no lleguen los clientes. Yo sé que mi emprendimiento es una actividad poco conocida en España, la Asistencia Virtual, y que posiblemente me he puesto una meta más difícil de alcanzar que la media, porque no es sencillo mostrar y convencer a los potenciales clientes sobre cosas que todavía no conocen. Sin embargo, tengo fe en mi proyecto. Estoy convencida que este tipo de servicios es muy beneficioso para todo tipo de empresas, me consta que es bueno tanto para el cliente como para quienes lo ofrecemos, pero no es fácil.

    Te confieso que después de haber trabajado más de 20 años en dependencia tengo la impresión de que tener un empleo fijo tampoco es nada seguro. Quizás lo fué en el pasado, pero ya no lo es. He visto muchos que han perdido sus empleos luego de 15 y más años de dedicación a la misma empresa, se han quedado en el paro y por su edad ahora ya nadie quiere contratarles, pero tampoco están como para jubilarse, y ahora se preguntan por qué no se atrevieron a ponerse algo por su cuenta. Es porque tuvieron miedo, como yo lo tengo también.

    Creo que los emprendedores somos muy valientes, pero por desgracia no nos reconocen muchas veces nuestros esfuerzos. Por lo demás, no es posible ser valiente si no se tiene miedo.

    Saludos.

  3. Hola Ana y Susi.

    Antes de nada gracias por los comentarios.

    Hay un punto importante que no se suele entender mucho, cuando yo comenté lo de ponerme como emprendedor, no gustó demasiado en mi familia y algunos de mi círculo social. Era lo típico:

    “Búscate otro trabajo fijo”, “oposiciones…” y todas esas cosas que se resumían en que debía buscar la seguridad, pero lo que no concebimos es que conseguir la “seguridad” es el mito y el gran engaño que nos venden, porque no existe…

    De hecho vendemos nuestros sueños por seguridad, vendemos nuestras pasiones por la comodidad y la verdad, con eso hacemos el peor negocio del mundo…

    Saludos y buen fin de semana.

    Isaac

  4. Buen dia, estoy leyendo este artículo desde Olavarria, Argentina, con los primeros mates del día(7 am), me encanta llegar a la mañana y tener algo de recursos para pymes para leer, me hace pensar, y me siento identificado muchas veces, mi día arranca de otra manera.
    Sencillamente gracias.

  5. Hola Isaac,

    Casualmente un amigo con “trabajo seguro” ya está próximo a finalizar su prestación por desempleo sin haber logrado otro trabajo seguro. Por fin ha decidido emprender una actividad por su cuenta, y yo procuro animarlo, siendo prudente y humilde. Si bien inicialmente sus proyectos eran los habituales y tirando a descabellados, ayer me sorprendió con una brillante idea para un negocio que todavía no existe, por lo menos que conozcamos, en nuestra zona y de la forma que él lo plantea.

    En estos tiempo difíciles que vivimos y que tanto miedo nos genera y tanto nos inmoviliza, da gusto ver estas cosas. De alguna forma nos da ánimo y en mi caso me reafirma en mis valores.

    Recientemente leí que la vida consiste en 4 cosas: amar, sufrir, luchar y vencer, ya que el que ama sufre, el que sufre, lucha y el que lucha vence. Para mí el sólo hecho de luchar ya significa que has vencido, pues pienso que la vida (en este caso la profesional) es constante movimiento, no la parálisis que nos induce el temor.

    Señalar por tu anterior comentario, que en este caso mi amigo no preguntó mucho a otras personas, ya que la contestación la conocemos (estas loco, cómo vas a hacer eso en estos momentos, etc…). Por desgracia es un indicador del País en el que vivimos, ya que al decírcelo a otros amigos que llevan años viviendo y trabajado en el extranjero sus contestaciones fueron muy distintas (parece interesante, tienes los medios y conocimientos, con quien te vas a asociar para desarrollarlo, etc…)

    Saludos.

    • Hola a todos:

      Sí David, tu amigo hizo bien, la sordera es una habilidad imprescindible para emprender, para hacer cualquier cosa en esta vida. Estar sordo para quien siempre está con la queja y el no es fundamental.

      Es innegable que la derrota duele, pero no haber luchado siquiera te lleva a no conseguirlo y además a marchitarte por dentro ya que no lo intentaste, y esa sensación de que se te ha quedado dentro lo que deberías haber intentado es mucho más amarga que la peor de las derrotas.

      Saludos a todos, gracias Roberto y “buen combate”.

      Isaac

  6. Hola Isaac,
    Espero con gusto leer tus aportaciones cada viernes.
    Sobre el artículo de hoy sólo comentar que, aunque hay que ser constantes en lidiar con ese miedo que no acaba de marcharse nunca, también hay que hacer incapié en saborear esas pequeñas victorias que aparecen de vez en cuando en el día a día: un cliente que te felicita por el trabajo bien hecho, un nuevo contrato vía otro cliente que nos recomendó… Esos momentos son oasis de felicidad en donde ni el miedo entra.
    Buen fin de semana!

  7. Excelente artículo, en realidad comparto la idea de que no es fácil y es que la mayoría de los que hemos decidido dar el paso para emprender proyectos por nuestra cuenta nos enfrentamos en algún momento a este tipo de miedo.

    Lo que en lo personal puedo aportar es que siempre que sea posible tengan a su alrededor gente que pueda motivarlos en esos momentos de duda o temor, ya que la individualidad en los negocios no es muy buena y si logran armar un equipo de gente con la que comparten objetivos y metas el trabajo será mucho más fácil.

    Felicidades por el artículo. Saludos.

  8. Hola que tal a todos.
    A los 17 años ya me inicié como autónomo siempre a mi espaldas con la frase de “estas loco y la cabeza no te sirve para nada”, eso no era lo peor, lo peor era que lo decía mi familia, aquellos de los que esperaba animos y suerte.
    Tengo 35 años, he iniciado y cerrado muchas iniciativas que he llevado a cabo, siempre he tenido miedo y dudas, cada vez que me levanto y miro a mis hijos y mujer.
    Pero sólo con mirarlos a ellos y con la iniciativa que llevo ahora me hace ver el miedo de otra manera, con mis logros y fracasos inicio nueva jornada afrontando con mi forma de ser , que no es más que ver las cosas tal y como son, y no como creemos que son y sobre todo cuando las vemos en momentos de fustración y confusión.

    El miedo es parte de nosotros, y es parte de las cosas que nos hace ser activos o más bien proactivos si queremos un mejor resultado a la larga.
    Por otro lado ver y cegarnos con nuestro miedo, nos puede llegar a paralizar en nuestra actividad y no consiguiendo lo que hay que conseguir, “reacionar y actuar”.
    Para mi todo el mundo tiene miedo cuando está pediente de resolver algo, y pensando el resultado.
    ¿Quizás no es mejor ver la solución a ese miedo y adelantarse a el ?
    Si le debes 1000€ al banco, ¿no es mejor pensar y crear acciones para solucionar eso y no pensar en que mañana te embargarán ?
    ¿ Si no tienes clientes no es mejor reaccionar y hacer por atraer clientes que lamentarse y encerrase en ese miedo que nos retuerce el estómago?
    El miedo siempre es parte de uno mismo y no se puede evitar pero si que se puede averiguar por qué nos atormenta, por lo tanto si vemos el origen veremos la sailda más fácilmente.

    Saludos a todos.

  9. Interesante para nosotros, los que hemos elegido una actividad emprendedora, reconfortante el leer que a veces lo que sientes, esos temores, esos miedos sean parte de la actividad, acostumbrarse es mas complicado, pero, no imposible, llevo diez años trabajando asi, y cuando no siemtos esos sentimientos me preocupo mas. Como decia el hermano de Argentina, en estos tiempos dificiles, si es verdad pareciera que todo es mas dificil ahora, quizas siempre fue asi solo que no estabamos ahi en ese tiempo donde parecia todo mas facil. El emprendedor esta solo generalmente todo el tiempo porque a diferencia del resto (los con trabajos seguros)ellos se acompañan en sus lamentos y no tienen tiempo para pensar para ellos mismos, no asi el emprendedor que su bienestar depende de el, debe resolver, decidir, etc. su propio destino.
    El articulo es muy apropiado, gracias por compartirlo y espero mas como estos.

  10. Gracias por el artículo y los comentarios. En momentos como los actuales reconforta saber que lo que uno siente no es una excepción, y es que yo siento miedo a menudo. Miedo a que todo falle y las deudas superen a los ingresos, miedo a que los clientes dejen de darte su confianza, miedo a que la familia se canse de “verte sufrir” y llegar derrotado cada noche cuando llegas del trabajo, etc.
    Todos los días busco una razón para levantarme y emprender un nuevo día, intento motivarme estando todavía en la cama para salir y conseguir lo mejor para mi empresa y frecuentemente encuentro estos argumentos pensando en las personas, confiando en los valores de mis clientes que no me van a dejar caer porque, aunque esto sea un negocio y todos busquemos los mejores precios, también cuenta y mucho la forma de ser de las personas.
    Cada día veo más imprescindible mantener la honradez, sinceridad y demás valores que nos han hecho llegar donde estamos, aunque parezca que hacerlo nos pueda alejar del resultado es tan sólo un espejismo pasajero.
    Saludos.

  11. Siempre se puede sentir un poco de miedo al intentar cambiar de habitos. Sin embargo una de las maneras de reducir el miedo es aumentar el exito para ello tienes que apoyarte en la sabiduria y la experiencia de otros que han tenido exito en la vida.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Tweets that mention Tengo miedo | Recursos Para Pymes – Información y Software para emprendedores -- Topsy.com - [...] This post was mentioned on Twitter by susigrau, Antonio Jurado Marti, Negocios en internet, Lucia Valbuena, Negocios en internet …
  2. ¿Qué podemos hacer para crear empleo? « Pyme Activa - [...] Tengo miedo, en Recursos para pymes. [...]
  3. Anónimo - [...] [...]
  4. Tengo Miedo « Esteban Muñoz Valdés - [...] extraido de: http://www.recursosparapymes.com/tengo-miedo/ Categorías:Emprendedor, estrategias Etiquetas: Miedo …
  5. Tengo miedo | Activa Negocios - [...] es normal, ¿qué haremos al respecto? www.recursosparapymes.com/tengo-miedo/ Nada, excepto afrontarlo. Enlace extraído de www.recursosparapymes.com . . …

Recuperar contraseña

Escriba su email.
El sistema le enviará una nueva contraseña a ese email.