Hacer menos es la solución

Uno de los mejores libros que he leído últimamente (y probablemente el mejor publicado en 2010) ha sido “Rework“, de los fundadores de la empresa 37 signals, una pequeña y mediana iniciativa muy exitosa y a la que sigo desde hace tiempo, ya que tanto su filosofía como sus productos me parecen un ejemplo a seguir.

Y también porque dicha filosofía suele ir en contra de la “sabiduría popular”, pero funciona, y muy bien.

Algo que ellos proclaman, y que he visto en mi caso que es totalmente cierto, es que hay muchas veces en la que la solución para nuestra situación es hacer menos.

¿Cómo? ¿Es una errata o algo?

Es cierto que todo el mundo dice lo contrario, que si no ves resultados la solución es echar más horas, hacer más llamadas o pasar más noches en vela, pero hacer más de lo mismo  y esperar un resultado diferente es la definición de locura (dicen que lo dijo Einstein, pero no estoy seguro).

Antes de seguir me gustaría aclarar bien que la filosofía de “hacer menos” no es una excusa para hacer el vago, no intentar nada y luego echarle la culpa a cualquier otra cosa externa, pero como ya asumo que si está leyendo esto no es de esos, podemos proseguir.

Recuerdo cierta etapa en la que un proyecto me absorbió total y completamente el tiempo, de manera que muchas de las otras actividades con las que llenaba mi (extremadamente) ocupado día, tuvieron que quedar en segundo plano.

Sensación de culpa y de desastre rumoreaban en el fondo de mi cabeza, pero cuando el proyecto terminó y me puse a revisar los resultados del mes… Lo cierto es que apenas habían cambiado. 

Al principio estaba un poco sorprendido, pensaba que era todavía la inercia del movimiento constante anterior y luego recordé una de las pocas cosas que te enseñan en economía y que son totalmente ciertas. El principio de Pareto, o principio del 80/20.

Básicamente lo que quiere decir es que el 80% de resultados que obtenemos provienen de un 20% de acciones importantes, mientras que el 20% restante del resultado viene motivado por ese 80% de acciones que dan mucho trabajo y poco rendimiento.

Cuando comprobé si era el 80/20 o la inercia la que seguía dándome buen resultado, vi que era lo primero.

La existencia de ese principio de Pareto es lo que permite “hacer menos” y seguir teniendo buenos resultados.

Y lo peor de todo, ese 80% de trabajo que apenas da resultado es lo que nos mina la moral de mala manera en nuestro día a día.

Hay una enorme diferencia entre “estar ocupado” todo el tiempo (cosa que le pasa al 99% de emprendedores) y estar haciendo un trabajo que dé buen resultado.

Por desgracia el “estar ocupado” es una dolencia muy común y, por desgracia también, mucho de ese trabajo que incluye “estar ocupado” forma parte precisamente del 80% de cosas que luego apenas nos van a dar nada.

Para cada emprendedor la situación es distinta, pero estoy seguro de que muchos reconocen enseguida ese síndrome de tenr algo que hacer todo el tiempo y la sensación de que, aún así, parece que no avanzamos casi nada en nuestros objetivos.

“Hacer menos” no es excusa para bajar los brazos y dejarnos llevar, pero es que además “hacer menos” implica HACER MEJOR que los demás esas pocas cosas críticas.

37 signals, la empresa de la que hablábamos al principio, se dedica a realizar software para pequeños negocios, y su filosofía de producto es que sus aplicaciones hacen menos cosas que las demás, tienen menos opciones, menos botones, menos lucecitas y menos adornos, pero esas pocas cosas que hacen las hacen mucho mejor que la competencia, han identificado el 20% importante y lo refinan constantemente.

Sus productos son más sencillos, más intuitivos, requieren menos aprendizaje y, lo que es más importante, aquello que de verdad buscan quienes los utilizan, es mejor que en las demás opciones.

Al final nuestros clientes nos compran y se deciden por un pequeño puñado de motivos, si somos esos que conocen a fondo dichas dos o tres razones, no vamos a necesitar poner adornos inútiles ni engordar artificialmente nuestras promociones y productos para vender.

Sin embargo la solución que más empresas aplican es la otra, hacer más, poner más características al producto, otro botón, otro adorno, pero si no vemos resultado así, entonces la  clave seguramente radica en hacer menos y hacerlo mejor.

Personalmente desde que me apliqué esa filosofía mis resultados son los mismos o mejores y, sobre todo, se acabó la losa de estar condenado en ese infierno cotidiano que es “estar ocupado”.

Ojo, días de trabajo sin parar, o fines de semana que vas a tener que sacrificar, son algo de lo que no te libras nunca si eres emprendedor, pero de lo que hablamos aquí es de no estar cada día así… Es algo muy diferente. 

Recuperar contraseña

Escriba su email.
El sistema le enviará una nueva contraseña a ese email.